Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Inicio de sesión

2016 El Observatorio: una Herramienta para el Sector Social, Cooperativo y Solidario

Universidad Cooperativa de ColombiaSala de Conocimiento2016El Observatorio: una Herramienta para el Sector Social, Cooperativo y Solidario

El Observatorio: una Herramienta para el Sector Social, Cooperativo y Solidario

Economía Social

El Observatorio: una Herramienta para el Sector Social, Cooperativo y Solidario en la Región del Tolima, Colombia

Miguel Rivera.jpg

Miguel Ángel Rivera González
Profesor investigador
Magíster en Administración con énfasis en Finanzas Corporativas
Sede Ibagué







Las organizaciones sociales y solidarias en la región del Tolima que, siendo de iniciativa privada, desarrollan actividades para beneficio colectivo o social y buscan el mejoramiento de las condiciones de vida de los asociados y de las comunidades carecen de procesos de integración, articulación y visibilización. Como ejemplo de ellas, tenemos el conjunto de organizaciones de economía solidaria y las organizaciones solidarias de desarrollo. Debido a dicha carencia, este estudio consiste en la creación de un observatorio como herramienta para el sector social, cooperativo y solidario en el departamento. La ausencia de información para tomar decisiones y generar acciones colectivas es uno de los factores que oculta el quehacer de las organizaciones sociales, cooperativas y solidarias en el medio y en el entorno. Es claro que la educación y la formación son procesos que permanentemente deben llevar a cabo las organizaciones solidarias; sin embargo, no hay aún un criterio unificado de la importancia de lo urgente. La ausencia de información, dada en datos cualitativos y cuantitativos, sobre hechos reales del sector solidario no ha permitido el acercamiento entre la academia y las empresas, lo que hace indispensable que el referente estadístico-investigativo ofrezca una estrategia de visión, integración y cohesión, entre otras. 

El departamento del Tolima está conformado por 47 municipios, 30 corregimientos y 217 inspecciones de policía, así como por numerosos caseríos y sitios poblados. Los municipios están agrupados en 30 círculos notariales, con un total de 36 notarías; un círculo principal de registro con sede en Ibagué y 11 oficinas seccionales de registro con sede en los municipios de Ambalema, Armero, Cajamarca, Chaparral, Espinal, Fresno, Guamo, Honda, Líbano, Melgar y Purificación; un distrito judicial, Ibagué, con 9 cabeceras de circuito judicial en Ibagué, Chaparral, Espinal, Fresno, Guamo, Honda, Lérida, Líbano, Melgar y Purificación. 
La economía del departamento del Tolima está sustentada por las actividades agropecuarias, los servicios y la industria. La agricultura está altamente tecnificada e industrializada. Los principales productos son arroz, ajonjolí, sorgo, café, algodón, caña panelera, soya, maíz, tabaco, yuca y frutas. La ganadería es principalmente vacuna, también son importantes la crianza de porcinos y la pesca fluvial. Los servicios son comerciales, de transporte y de comunicaciones. La industria se concentra en la producción de alimentos, bebidas, jabones, textiles, cemento y algunos materiales para construcción. La minería está poco desarrollada, aunque se extrae petróleo y se explota oro en algunas zonas (Gobernación del Tolima, 2006). 

En el departamento del Tolima no se encuentran observatorios de economía social y solidaria, por eso se hace importante este documento. Según el último informe de la Confederación de cooperativas (Confecoop), la región cuenta con 134 cooperativas, 52 fondos de empleados y 1 asociación mutual con alrededor de 135.984 asociados (Confecoop, 2014). Los tipos de organizaciones solidarias pertenecen a los subsectores de agricultura, comercio, transporte, financieras, salud, ente otros. El cooperativismo se encuentra presente en 25 de los 47 municipios de departamento del Tolima (Confecoop, 2012b). No existen datos estadísticos recientes de las organizaciones sociales, en especial las de desarrollo solidario (asociaciones, fundaciones y corporaciones). Por tal razón, las organizaciones solidarias y sociales necesitan, de manera imperativa, lineamientos para resaltar la importancia de estos sectores en promoción, desarrollo e investigación. 

4.jpg

El porqué y el para qué: el observatorio 


En el Departamento del Tolima, el sector de la economía solidaria tiene más de 60 años de antigüedad, lo que hace que la dinámica social y económica esté permeada por organizaciones sociales, cooperativas y solidarias. Analizar el sector cooperativo y solidario nos permite ver cuáles de sus subsectores (de servicios, financiero, transporte, consumo, producción, agropecuario, agroindustrial, piscícola, de educación, de vivienda, entre otros) ha tenido un mayor auge. Se supone que debería ser el sector agropecuario, teniendo en cuenta que este ocupa el 70% de la dinámica económica de la región; sin embargo, no es así. El subsector financiero cooperativo es el que, por antigüedad y desarrollo, se ha consolidado, es el que más presencia tiene en lo social y económico, el que más activos tiene, el que más genera excedentes y más cooperados tiene. Además, sus beneficiarios son innumerables, teniendo en cuenta que una de sus iniciativas es elevar el nivel de vida de los asociados. 

De acuerdo con esta premisa, y teniendo en cuenta que en la región existen diversas organizaciones que soportan el sector social y solidario (como las entidades sin ánimo de lucro), es necesario articular y conjugar, a través de un observatorio, elementos fundamentales como la educación, la formación y la asistencia técnica para ofrecerlas a cada una de las personas que hacen parte de este sector de la economía. Por esta razón, la creación del observatorio sería una herramienta fundamental que impulse la promoción, el desarrollo y la investigación (especialmente hechos por la triada conformada por Universidad, Estado y organización) que generen hechos concretos en torno a la movilidad, la visibilidad, la importancia y la visión conjunta del conglomerado de organizaciones que hacen mucho por sus asociados, y por la comunidad en general, y que demuestran una gran debilidad en cuanto a la integración y la articulación. 

La creación del observatorio es una necesidad para la región del Tolima debido a que no existe una organización que en su conjunto direccione tantas de las actividades que constituyen el sector social, cooperativo y solidario. Igualmente, es necesaria para fortalecer y visibilizar las experiencias de las organizaciones del sector, lo que serviría como una alternativa para generar alianzas estratégicas entre las organizaciones. 

El observatorio tiene como propósito la promoción, el desarrollo y la investigación de la economía social, cooperativa y solidaria entendida como estándar de progreso económico con cohesión social. El observatorio contribuye al desarrollo sostenible identificando los actores; cuantificando sus principales componentes; actualizando periódicamente sus principales datos; contribuyendo a la formación de los directivos; colaborando con iniciativas de innovación empresarial; promoviendo estudios e investigaciones sobre la economía social, cooperativa y solidaria; evaluando el sector; e identificando y difundiendo los casos de buenas prácticas, el emprendimiento y la generación de empleo.

El observatorio se pretende crear con un compromiso con la comunidad Tolimense, el sector social y solidario. Él debe concentrar sus esfuerzos en el progreso del conocimiento, debe contribuir a un mayor desarrollo de la economía social, cooperativa y solidaria de la región, de sus empresas y organizaciones, de los valores y de los principios cooperativos. El observatorio nacería en la Universidad Cooperativa de Colombia, sede Ibagué, la cual tiene como propó- sito articular esfuerzos conjuntos que respondan a las dinámicas sociales y económicas, a la construcción y difusión del conocimiento, y que apoyen el desarrollo competitivo de la región y el país a través de organizaciones sin ánimo de lucro.