Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Inicio de sesión

2015 Universidad sensibiliza a estudiantes sobre la importancia de la donación de órganos y tejidos

Universidad Cooperativa de ColombiaCampus BarrancabermejaSala de prensa2015Universidad sensibiliza a estudiantes sobre la importancia de la donación de órganos y tejidos

Universidad sensibiliza a estudiantes sobre la importancia de la donación de órganos y tejidos

Falta mucha cultura de donación de órganos ​

Universidad sensibiliza a estudiantes​ sobre la importancia de la donación de órganos y tej​idos​​​

DSC_6687.JPG

Los mitos siguen incidiendo de manera contundente en la negativa de las personas a donar órganos para salvar vidas, así lo arrojan las estadísticas de la Fundación Cardiovascular de Colombia, quien fue invitada por la Universidad Cooperativa de Colombia sede Barrancabermeja, para sensibilizar a la comunidad universitaria sobre la importancia de la donación de órganos y tejidos.
 
Es un fenómeno que en nuestro medio se observa más marcado por las diversas culturas, religiones siendo e ideologías, dice Fernando Andrés Quintero, médico coordinador de trasplantes de la Fundación Cardiovascular de Colombia, quién lideró en la Universidad Cooperativa de Colombia un conversatorio sobre la materia.
 
Este profesional sostiene que con un poco de esfuerzo de las instituciones se podrá estrechar la brecha que tiene minada la decisión de las personas a la hora de preguntárseles si desea donar órganos para salvar una vida.
 
Quintero señala que las personas interesadas en ser donantes  deben contarles a sus familias en vida sobre sus intenciones, para cuando llegue la hora de la partida sus seres queridos procedan con la entrega de los órganos.
 
En nuestro medio –lamenta el coordinador de trasplantes de órganos de la Fundación Cardiovascular de Colombia- hay una cultura generalizada a no donar órganos, en comparación con Medellín y Bogotá, donde la población es más solidaria en este sentido.
 
“Las negativas familiares se han incrementado. El año pasado, por ejemplo, solo hubo 13 donantes en Bucaramanga, a pesar de los esfuerzos que se hicieron con las secretarías de salud de Bucaramanga y el departamento en tratar de promover la donación de órganos, no obstante las 1 mil 500 personas carnetizadas”, dijo Quintero,
 
El profesional señala que aún hay mucho mito intercediendo en la voluntad de las personas, porque le siguen dando crédito a las tabúes. La tasa de las personas que se oponen a las donaciones es del 60%, es decir, de diez personas que se entrevistan solo cuatro están decididas a ser donantes; antes era del 30%, dice Quintero.
 
Los mitos más comunes son que las personas piensan que les van a sacar los órganos en vida. “Nosotros solo extraemos órganos o tejidos de personas que se encuentren en muerte cerebral.”, sostiene Quintero.
 
Otro mito, es que las personas creen que el cuerpo lo vamos a entregar desfigurado. “Eso no es así”, dice el médico, quien señala que siguen existiendo conceptos errados, sobre todo cuando está de por medio la religión.
 
Explicó que la gran mayoría de personas que se niegan a la donación es porque no han querido entender todavía que sus seres queridos están muertos.
 
Las listas de espera de personas que esperan órganos son más altas parta las que necesitan un riñón (52 unidades), le siguen las que esperan un corazón (9), y por último las que necesitan un hígado (3).
 
En banco de tejidos hay 130 personas esperando el trasplante. Quintero señaló que en el departamento se requieren tejidos óseos, músculos, válvulas cardiacas, etc.
 
Dijo que la invitación a los barranqueños es para que se decidan. En vida se puede donar riñón, hígado, piel, tejido óseo, tendón, entre otros, mientras que después de fallecido los demás órganos.
 
La información sobre el tema, dijo Quintero, es mejor transmitirla personalizada que a través de medios como la televisión, la radio o las redes sociales. Es vital que las universidades y los colegios sirvan de semillero para la sensibilización de este tema entre la sociedad, dijo Quintero.
 ​