Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Inicio de sesión

2016 Yakeline, mujer de constancia

Yakeline, mujer de constancia

​​​​Pasajero sorprendente

Yakeline, Mujer de constancia

DSC_8820.JPG 

Con tan solo 16 años Yakeline Martínez Villalba se vinculó a la Universidad Cooperativa de Colombia, para hacer realidad su mayor deseo, en ese entonces era estudiar Administración de Empresas. Recuerda que a esa edad, su padre no podía apoyarla con una carrera profesional, sin embargo su interés  fue tal, que la llevó a alternar su tiempo para estudiar y trabajar para la misma Institución.​

Escuchando los consejos de una vecina de cómo vincularse a la Universidad, encontró el apoyo en profesores y directivas que creyeron en sus capacidades, inmediatamente la convirtieron en personal de confianza, hoy su lealtad  y compromiso, la caracterizan en su rol como Decana de la Facultad de Administración de Empresas.

Ella agradece al Dr. Fernando Mosquera, quien en ese tiempo, era el director de Sede y fue guía laboral. Dice que aprendió de su amor por la educación superior y la entrega por sacar el buen nombre de la Institución, y llevarla a ser reconocida como la mejor Universidad de educación superior de carácter privado en Barrancabermeja.

Han pasado más de 20 años, donde Yakeline se ha dedicado a la Institución.  Inició como auxiliar en biblioteca, ocupó cargos como secretaria de Facultad de Psicología, Coordinadora del Consultorio Psicosocial, docente de cátedra, docente medio tiempo y tiempo completo, Coordinador Académico de Facultad de Psicología, pero su deseo inmensurable fue ser la Coordinadora de Admisiones Registro y Control del cual estuvo al frente cerca de dos años.

En su rostro y en el brillo de sus ojos, no puede ocultar que añora aquella época en la que siendo muy joven se esforzó para hacer realidad  una parte de sus sueños, sin embargo, no esconde que tuvo situaciones difíciles, de mucho trabajo que la hicieron cometer equivocaciones, como el no escuchar que su hijo la llamara mamá.

Fueron muchos años agotadores para Yakeline, sus largas jornadas laborales a las que ella se sometía de manera personal, por el interés de costearse los gastos de la  Universidad, no le permitieron diferenciar un domingo de un lunes.

Con el tiempo, la Institución también se convirtió en la Universidad de su vida, ya que tuvo que enfrentar problemas familiares, crianza de su hijo, asumir cargos y roles, enfrentar halagos y críticas de compañeros,  una de las que más recuerda, fue cuando la señalaron de 'moño verde', moño por lo 'excesivamente' comprometida; esto a Yakeline la hizo robustecerse para mejorar su temperamento y ser una mejor persona.

La Universidad no solo le dio oportunidades en el tema profesional y laboral, allí conoció el amor, con el que actualmente se encuentra  casada y ha formado su hogar. Estar en la Universidad le recuerda cada momento de felicidad y de esfuerzo por los logros que he alcanzado al lado de los seres más queridos y cercanos.

La clave para esta mujer, ha sido su constancia y cree que como lección de vida ha aprendido a administrar el tiempo, distribuyéndolo equitativamente entre familia, empresa, amigos y hogar. Ahora su meta es seguir fortaleciendo las competencias de la Facultad de Administración de Empresas.

Para Yakeline su convicción es trabajar porque la Universidad se le reconozca el importante papel que ha jugado en el municipio y la región por su incidencia en la cultura, política, aporte de egresados y desarrollo económico. Afirma que le complace escuchar y leer, cuando en decanatura y en reuniones solicitan por parte de empresas externas la vinculación de la Universidad en diversos proyectos​