Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Inicio de sesión

2016 En materia de paz, no todo es permitido jurídicamente

Universidad Cooperativa de ColombiaCampus BogotáSala de prensa2016En materia de paz, no todo es permitido jurídicamente

En materia de paz, no todo es permitido jurídicamente

En materia de paz, no todo 

es permitido jurídicamente


25813211733_9632010be4_o.jpg


El máster y doctor en Derecho de la Universidad Carlos III de Madrid, Mario Germán Sánchez González, dejó claro en su videoconferencia que en la negociación del conflicto, es necesario aclarar los conceptos.

Bogotá.- La aplicación de la paz resulta más compleja que la firma de un acuerdo entre el gobierno y un grupo alzado en armas.

La conclusión resulta de la videoconferencia, organizada por la facultad de ingeniería denominada Los derechos humanos y la paz en Colombia, con el experto colombiano Mario Germán Sánchez González, máster y doctor en Derecho de la Universidad Carlos III de Madrid en la Semana universitaria de reflexiones por la paz.


Con una amplia experticia en el ámbito jurídico internacional, le planteó al auditorio la definición de si la paz es un derecho humano y de si es fundamental. Dijo que, "Existe un conjunto de elementos derivados de los derechos humanos y de la paz misma que se imponen como un límite a la negociación en los acuerdos de paz".


Sánchez González considera que, "Para hablar de un derecho humano a la paz se debe hablar sobre su vinculación o no a otros derechos", dijo. Hizo un análisis sobre cuándo un derecho humano es considerado fundamental y señaló que la Constitución Política de Colombia en su Artículo 22 lo tipifica de este modo. Aclaró que los derechos humanos limitan y legitiman el actuar del Estado.

Estos son un conjunto de condiciones morales, de facultades, justificadas sobre la idea de la dignidad humana, necesaria para el desarrollo del ser humano y fueron consagrados en la Declaración Universal de los Derechos Humanos de Naciones Unidas en 1948 y otras normativas.

Los derechos humanos (DD. HH.) están reconocidos con carácter universal y los estados tienen la obligación de dar cumplimiento y ofrecer las garantías de los mismos para quienes pertenecen a su jurisdicción.


Los DD. HH. se convierten en fundamentales a través de su incorporación al derecho positivo y deben contar con mecanismos que permiten realizar su finalidad, dijo. Lo anterior se logra introduciendo dichos derechos en el ordenamiento jurídico de los países al igual que acciones para que las personas los reivindiquen frente al estado. Son dos elementos claves.


Indicó que paradójicamente, en el ámbito internacional se habla de Guerra Justa, que supone el derecho de un estado a no ser agredido violentamente por otro así como el derecho de la población frente a este estado de exigirle una política frente al tema.


En Colombia, el Título 2º., Capítulo 2º. consagra en su Artículo 22 que la paz es un derecho fundamental, explicó.

Sobre esto señaló que, "La norma no define qué debe entenderse por paz, ni mucho menos cómo debe garantizarse su cumplimiento obligatorio. La consecuencia de esto es que el derecho no pueda considerarse como un derecho fundamental pues no cuenta con una garantía efectiva de protección, que es un elemento de los derechos fundamentales, es decir, tenemos un derecho fundamental de contenido indefinido, y no se plasma el mecanismo para ejercerlo".

Ante esta ausencia de entendimiento, dijo, la Corte Constitucional señaló que la paz es no sufrir los efectos de la guerra.​

Manifestó que "el logro de la paz no depende de aplicación de normas sino de la voluntad política y su garantía judicial solo podría operar bajo esta normativa".​​​

 



Actividad de sensibilización

Así también, la facultad lideró una jornada de sensibilización bajo la pregunta ¿Qué es el posconflicto?

Ante una audiencia cautiva el profesor Paul Sánchez, docente del programa de Ingeniería Ambiental, mencionó la importancia del proceso de paz y de la necesidad de que Colombia sea una sociedad libre de violencia.

 

"Preferimos una paz con dificultades a una guerra infinita", con esta frase corta, pero contundente, el docente de la sede Bogotá hizo énfasis en la importancia que tiene para el país el llegar a un acuerdo que le posibilite a las futuras generaciones una  Colombia tranquila e incluyente.

 

La del docente fue una intervención que atrajo la atención de muchos porque dio paso a un debate que permitió entrever lo mucho que debe prepararse el país para el posconflicto. "La paz es una construcción permanente" afirmó, y dejó un mensaje claro sobre la necesidad de que los acuerdos incluyan el cuidado del medio ambiente.

​​