Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Inicio de sesión

2016 Huertas caseras, un miembro más de la familia

Universidad Cooperativa de ColombiaCampus BogotáSala de prensa2016Huertas caseras, un miembro más de la familia

Huertas caseras, un miembro más de la familia

​Huertas caseras, un miembro más de la familia​


  • ​Son mucho más que las "matas" del balcón, de la terraza o del solar; en su cuidado, todos los miembros de la familia se involucran.

 garden-883095_1920.jpg

Foto tomada de: ​http://bit.ly/2d1JXyR​

Especies ornamentales, aromáticas u hortalizas, como la menta, toronjil, manzanilla, cilantro, lechuga, tomate, laurel, tomillo, orégano son plantas que se pueden cultivar en la casa, en un proceso de cuidado que involucra a todos los miembros de núcleo familiar.

Así lo describe el proyecto Agroecología fase III de la Universidad Cooperativa de Colombia, sede Bogotá, que viene trabajando para fortalecer esta práctica en la ciudad.

Dentro de la pedagogía que adelantan los voluntarios que hacen parte del programa, insisten en que las huertas caseras traen muchos beneficios como el hecho de que es un objetivo común que se construye entre quienes habitan la vivienda; además, como ser vivo, se puede enseñar a los más pequeños las fases de crecimiento y la importancia del cuidado. Las huertas caseras unen a la familia porque se constituyen en un espacio de integración.

En cuanto a los beneficios, el profesor Carlos Alberto Castillo Beltrán, señala que la huerta tiene la posibilidad de que se siembren en ella alimentos saludables y esto genera una soberanía alimentaria al construir un sistema productivo propio.

Dentro de las recomendaciones para el riego, no se necesita de la misma cantidad de agua para una semilla acabada de cultivar, que una planta ya grande en su producción plena.

Si hay posibilidad de hacer riego por goteo, hacerlo y revisar que si la planta está cultivada en una maceta o directamente en la tierra

Para huertos urbanos, el profesor señala que se deben aprovechar las ventanas y zonas luminosas de la casa o apartamento. Espacios como terrazas, balcones, jardines, zonas comunes son perfectos para empezar a cultivar tus propios alimentos.​


Comunicaciones Bogotá / Patricia Avendaño​​