Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Inicio de sesión

2016 Las humanidades en la universidad

Las humanidades en la universidad

​Las humanidades en la universidad


María M. Andrade 2017.jpg

María Mercedes Andrade


Doctora en Literatura Comparada y Magíster en Filosofía y Literaturas Hispánicas. Es Profesora Asociada en el Departamento de Humanidades y Literatura de la Universidad de los Andes y anteriormente fue Profesora Asociada en el City University of New York



Si bien no existe una única clasificación de qué disciplinas constituyen lo que hoy en día conocemos como las “humanidades”, en general podría afirmarse que se trata de disciplinas reflexivas que proponen una interpretación del mundo y del ser humano a la vez que se preguntan sobre su propio acto de interpretación, como dice Edward Said en Humanismo y crítica democrática.

Las humanidades tienen como antecedente el trivium —término que designaba el estudio de la lógica, la retórica y la gramática— y junto con el quadrivium —que comprendía la aritmética, la geometría, la astronomía y la música— eran el eje de la universidad medieval. Sin embargo, fue gracias al humanismo del Renacimiento y dentro de la universidad renacentista que surgieron las disciplinas humanísticas, tales como la literatura, la filosofía, la historia y la historia del arte, caracterizadas por su enfoque secular. Estas disciplinas ocuparon también un lugar fundamental en la universidad moderna ilustrada.
 Podría decirse que solo en épocas más recientes el lugar de las humanidades en la universidad se ha convertido en motivo de debate. Según Walter Mignolo, en “El rol de las humanidades en la universidad corporativa”, la llamada “universidad corporativa”, cuyo surgimiento él sitúa después de la Segunda Guerra Mundial —regida por leyes de mercado y con una tendencia a verse a sí misma como proveedora de servicios a estudiantes entendidos como “clientes”— ha llevado a cuestionar el papel de la formación humanística. Para este autor, así como para muchos otros, este cuestionamiento se debe a una comprensión empobrecida del papel de la universidad en el mundo actual e, incluso, a un abandono de los ideales de las universidades en otras épocas. En mi artículo “La enseñanza e investigación en humanidades: más allá de una propuesta modesta” discuto de qué manera este modelo de universidad, a través de los criterios que utiliza para evaluar tanto la investigación como la docencia, descuida con frecuencia el valor y la función de la formación humanística en la educación superior.

Si bien no existe una única clasificación de qué disciplinas constituyen lo que hoy en día conocemos como las “humanidades”, en general podría afirmarse que se trata de disciplinas reflexivas que proponen una interpretación del mundo y del ser humano a la vez que se preguntan sobre su propio acto de interpretación, como dice Edward Said en Humanismo y crítica democrática



humanidadesBibliotecaNYC.jpg


Foto tomada de: Shutterstock