Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Inicio de sesión

2016 “Me estoy construyendo como maestro”

“Me estoy construyendo como maestro”

​​​​​Personajes ​​​

"Me estoy construyendo como maestro"



DSC_0174.JPG

                                                                                                                                                                          Profesor Gabriel Becerra Yáñez


Al compartir su experiencia como profesor, Gabriel Becerra Yáñez señaló que el ser humano nunca deja de aprender y que busca despertar el interés de investigación entre sus estudiantes. Acá su perfil.​

 

Un filósofo por naturaleza es el profesor de la Facultad de Derecho, Gabriel Becerra Yáñez, quien desde muy temprano, en su Cúcuta natal empezó a cuestionarse por su entorno y las relaciones entre los seres humanos.

 

Su trasegar ha estado marcado por los aprendizajes que le dejaron sus padres, por el liderazgo entre la comunidad que siempre lo caracterizó y por el impacto de vivir en una zona de frontera y en una de las muchas provincias del país.

 

El profesor Gabriel se siente muy cucuteño y cree que esto es un activo en su desempeño profesional y universitario porque tiene otra mirada sobre la realidad colombiana. Pero también se siente muy bogotano porque al desplazarse a la capital tuvo la oportunidad de potencializar sus cualidades de movilización social y acercarse a importantes líderes e intelectuales como Carlos Gaviria y Orlando Fals Borda o Víctor Manuel Moncayo, entre muchos otros.

 

Señala que su familia tenía un fuerte arraigo conservador y religioso, cuyos valores le transmitieron sin fanatismo. Precisamente, estos valores le facilitaron empezar a trabajar por causas locales en su tierra y ejercer una experiencia de liderazgo en el sector de Juan Atalaya en Norte de Santander, que fueron marcando su personalidad.

 

Con este carácter sensible hacia la sociedad, llegó a Bogotá y estudió filosofía en la Universidad Nacional, carrera que no terminó y posteriormente su pregrado se materializó en Derecho en la Universidad Autónoma de la capital, donde también realizó una especialización en Derecho Público. Además cuenta con una maestría en Estudios Políticos de la Universidad del Rosario y es candidato a Doctor en el área social.

 

Explica que, "Nosotros vivimos en Cúcuta, en la época de los "no venta", una época de quiebre desde muchos paradigmas (…) la generación de los noventa nos hicimos muchas preguntas y teníamos el grupo 'Los Comunes' y producíamos poesía, y el riesgo de hacerla pública nos llevó a que varios de los integrantes ganáramos el Concurso Departamental de Poesía".

 

Aunque ya no escribe tanto, actualmente se encuentra muy comprometido con defender una perspectiva ideológica de defensa de un cambio político en la sociedad.

Y lo hace de la mano de la docencia sobre la cual manifiesta que es la mejor etapa de su vida porque ha podido compartir su pensamiento, participar en la vida política y ser parte de importantes cambios relacionados con la educación y los movimientos sociales.

Lamenta que, en ese interés vivo de trabajar como líder estudiantil, padeció la muerte de muchos de sus compañeros y señala que a raíz de ello junto con un grupo de colegas crearon la Red de Universidades por la Paz.

En su condición de agente de cambio piensa que en Colombia la paz si puede llegar y se declara optimista porque, "un país no puede soportar seis décadas de guerra, un país debe ser capaz de madurar y proponerse manejar sus conflictos de forma madurada, y la sociedad va en ese camino", señala.

A raíz del evento Semana de reflexiones universitarias por la paz que se realizó en abril pasado y ante el llamado que debe atender la academia como una institución privilegiada en la era moderna, trabaja en un proyecto de investigación sobre justicia transicional tras el posacuerdo. Esto es, los cambios que se requieren normativamente para hacer posible y vivible el país.

Este cucuteño, padre de Gabriela de ocho años, compañero de Inéride y discípulo del fallecido jurista Carlos Gaviria, dice que, "Me estoy construyendo como maestro. Uno nunca deja de aprender en la universidad y en la docencia".

Incluso, su metodología es la de mostrar a sus estudiantes que el Derecho va más allá de los códigos, que la disciplina sufre de hipertrofia de leyes y que lo que se requiere es incentivar el ánimo investigador porque esto motiva el cuestionamiento y la generación de nuevo conocimiento.

 

 ​