Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Inicio de sesión

2014 La magia de creer que es posible

La magia de creer que es posible

​La magia de creer que es posible

 

DSC_9910.JPGNini Johana Jiménez Boyacá, estudiante del programa de séptimo semestre de Administración de Empresas, no podía creerlo, sus ojos se llenaron de lágrimas al darse cuenta de la gran sorpresa. Miles de pensamientos rodearon su mente y entonces una sonrisa se dibujó en su rostro y se dijo así misma ¡ES POSIBLE!

Convocada por la Universidad a una reunión, Nini Johana se dio cuenta que era una de las seleccionadas para participar en una de las becas Fondo Pasaporte entre seis que citaron. Su felicidad no pudo ser mayor, ya que entre sus planes estaba suspender sus estudios en la Universidad  para cursar octavo semestre por falta de recursos y aunque en algún momento averiguó la posibilidad de realizar un semestre en el exterior lo creyó imposible. Sin buscarlo, la oportunidad llegó para ella y desde ese momento no paro de soñar. “Muchas veces pensar en "no puedo te limita", pero cuando cambias de pensamiento todo se transforma para bien. "Dios puso en mi camino esta oportunidad y apenas me di cuenta de ello dije yo sí puedo y quiero irme”.

La estudiante se postuló para dos universidades en México: la UNAM y la UDEM, las dos Instituciones aceptaron su solicitud pero ella se decidió por la primera para cursar octavo semestre.
Las puertas se abrieron  cuando Nini le contó a dos de sus compañeras más cercanas, estas le transmitieron todos los ánimos y le dijeron “te lo mereces, eres muy dedicada a tus estudios y será lo mejor para ti”. Una de ellas incluso le dio el dinero para que sacara inmediatamente el pasaporte y fue el “ángel” –como dice Nini- que le ayudo a iniciar un negocio que le permitió ahorrar para el viaje.

Fue así como empezó a vender tamales cada 15 días en el centro de Cali “La verdad es que yo perdí la pena hace mucho rato, en la Universidad vendía mecato y he trabajado como asesora comercial. Me gusta mucho interactuar con las personas” y ese contacto con la gente y la amabilidad que la caracteriza fue la que le ayudó a seguir y seguir con la venta de tamales, pulseras y mecato para ahorrar cada vez más.

Faltaba decirles a sus familiares, para ello organizó una reunión con motivo de su cumpleaños y enIMG_20140726_194747.jpg medio de un brindis en el que agradecía a los compañeros que la apoyaron y a su familia por estar presente, entregó la gran noticia. Su mamá fue la más sorprendida pero a la vez surgió una inmensa alegría en ella - su hija es la única de la familia que realiza una carrera profesional y ahora iba a tener una experiencia en el exterior que pocos logran realizar-. Su padre por su parte, visitó la Universidad para asegurarse de la seguridad de su hija y del proceso.

“El apoyo no ha faltado. Todos están felices. Mi familia está muy emocionada, soy un ejemplo para ellos. No he parado y no lo haré, con mi esfuerzo logré conseguirle la casa a mi mamá y ahora estoy cumpliendo este sueño.  Si te esfuerzas verás las recompensas. Agradezco a todos los profesores que me ayudaron, a mis compañeros y familia”.

Nini Johana está en Ciudad de México donde iniciará un camino sorprendente y en el cual esta comprometida con su Universidad a demostrar lo mejor y dejar en alto nuestro nombre.