Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Inicio de sesión

2015 Con un pie en el arte y otro en el Derecho

Universidad Cooperativa de ColombiaCampus CaliSala de prensa2015Con un pie en el arte y otro en el Derecho

Con un pie en el arte y otro en el Derecho

​Academia

Con un pie en el arte y otro en el Derecho

DSC_5355.JPGPara llegar a la Universidad Externado de Bogotá donde estudió Derecho, lo primero que hacía Fernando Charria, era pasearse por los teatros y sentarse al lado de su otro yo para hablar de arte y cultura, encantamiento que nunca dejó de lado y que hoy gracias a su empeño y dedicación conjuga con el Derecho. Para su fortuna, una universidad de España creó el doctorado en Derecho de la Cultura, estudio que no dudó en realizar. “Cuando me enteré de esto, pensé – esto está hecho para mí” apunta el profesor al tiempo que ríe como si fuera primíparo.

El profesor Fernando llega en 2014 a nuestra Universidad a la Facultad de Derecho, es Magister en Estudios Políticos de la Universidad Javeriana de Cali y actualmente realiza su tesis doctoral sobre ‘Derecho del Patrimonio Cultural en Colombia’.
Lector, dedicado a la investigación, actualmente desarrolla tres ensayos, el primero tiene que ver con Derecho turístico, otro sobre el Derecho a la Educación Artística Especializada en Colombia y otro sobre el conflicto aparente entre el concepto de cultura que trae la Constitución Política de Colombia. Igualmente presentó un proyecto de investigación que espera el resultado para finales de año sobre Cultura del Derecho Autoral en Colombia, específicamente para indagar sobre la cultura que tienen los estudiantes de arte en Colombia a nivel universitario.

​Pie de foto: El profesor Fernando Charria García será el primer doctor en Derecho de la Cultura de Colombia, doctorado único en el mundo, que realiza en la Universidad Nacional de Educación a Distancia Uned y Carlos III de España.

En el momento, en sus ratos de ocio, adelanta un libro sobre introducción al derecho en el que “sería interesante que se vincularan algunos estudiantes, esto es primicia y hay que hablarlo con el Decano” menciona.

La docencia, también hace parte de la vida del profesor Charria, quien asegura es en el salón de clase donde se realiza como persona, ya que al interactuar y compartir lo que conoce y ha investigado por años, le permite saber que su trabajo no muere sino que permanece y renace en la mente curiosa de los estudiantes “Siento que el estudiante de primer semestre que ingresa a la universidad está ávido de conocer y cuando uno le abre un poco la ventana queda muy sorprendido porque se le agranda el mundo. Por otro lado creo que la clase de Introducción al Derecho le permite al estudiante darse cuenta si es o no la carrera que le gusta o apasiona, es importante que se dé cuenta de ello en primer semestre y no en uno más avanzado.

El estudiante hace un notorio esfuerzo por estudiar a pesar de las circunstancias, tiene un espíritu de batalla enaltecedor. Siento que hay un gran agradecimiento de los estudiantes y a su vez me siento agradecido con ellos.

Los docentes no buscamos volvernos millonarios, somos profesores porque queremos y sentimos un gusto por transmitir la experiencia y debatir entorno a ello. Lo que uno desea es un reconocimiento afectuoso y generoso por parte de los estudiantes”.
Durante el tiempo que lleva en la Universidad, la percibe como una institución en la que prima el respeto, un ambiente de trabajo agradable fundamental para el desarrollo y permanencia de una organización. “Esta sede está creciendo de manera sorprendente para todos y esto habla bien de lo que sucede al interior de la Universidad. Veo que está haciéndose un trabajo serio, estructurado, viable y realista en términos de la investigación, porque una universidad que no investigue no es universidad”.


Sobre sus inicios y un poco más sobre su experiencia profesional

DSC_5371.jpgFernando Charria tiene tiempo para todo. La lectura es una de sus aliadas, pero también lo es la poesía, la escritura y la música. Ha escrito varios libros sobre derecho y cultura, derechos de autor y uno sobre poesía titulado “Aguaceros de Vida”.
En Bogotá, aunque litigó, fue la enseñanza lo que lleno todo su tiempo. Empezó a dictar clases en la Corporación Unificada Nacional de Educación Superior, CUN y desde ahí quedó con el ‘gusanito de la docencia’.
Al trasladarse a Cali inició como profesor en la Universidad Javeriana, posteriormente en la Universidad Icesi, dictando clase en todo lo que no había estudiado, pero que le apasionaba profundamente: el arte. Fue así como compartió clases de poesía, expresión oral y escrita, narrativa trabajo con acuarela, plastilina, cerámica y demás posibilidades de expresión artística que pudiera explorar junto con los estudiantes. 

Luego ingresó al Instituto Departamental de Bellas Artes, dictando una cátedra sobre Derecho y Cultura para una especialización en Gerencia para las Artes que tenía la institución. Años después, vuelve a la institución pero como Rector entre 2010 y 2013.
En su paso nuevamente por Bogotá, estuvo vinculado con LEGIS en un proyecto en el cual tuvo a cargo la organización y estructuración de la normatividad del Ministerio de Cultura.

Fue asesor jurídico para la transformación Distrital de Cultura y para el Instituto Distrital de Cultura y Turismo en Bogotá, así como consultor en el Centro Regional para el fomento del libro en América Latina y el Caribe (CERLALC).

Estuvo vinculado en la Secretaría de Cultura y Deporte de Bogotá, como Subdirector de Política y Fomento.
En la Universidad Externado de Colombia dictó clases en Políticas del Patrimonio Cultural en la Facultad de Restauración, Arqueología y Museología.

En Tuluá trabajó en la UCEVA en metodología de investigación científica, direcciones de grado y unas clases sobre historia de las ideas políticas y derechos de autor con el programa de ingenierías.

También tuvo la oportunidad de estar en La Radio en Musical FM en Bogotá con un ciclo de música oriental y en la Javeriana presentando música tradicional de Cuba y Gregoriana.