Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Inicio de sesión

2015 La pasión por el drama se convierte en arte

Universidad Cooperativa de ColombiaCampus CaliSala de prensa2015La pasión por el drama se convierte en arte

La pasión por el drama se convierte en arte

​La pasión por el drama se convierte en arte

DSC_2783.JPGNuestra universidad está llena de historias que vale la pena conocer. En esta ocasión te presentamos a Felipe Alejandro Cortés Instructor de Teatro de Bienestar Universitario, quien nos habla de su trabajo y un poco sobre cómo junto con dos amigos logró una Beca de Creación para transmitir las tradiciones orales de las Comunidades indígenas y afrocolombianas “saberes en escena”. Conoce su historia.

Felipe es Licenciado en Arte Dramático de la Universidad del Valle y desde hace aproximadamente 11 años hace teatro, desempeñándose en diversas áreas: escenografía, utilería, luminotécnica, asistente de dirección, actor y profesor.

Entre sus gustos y pasiones que soy muchos, está el conocer una comunidad, adentrarse en sus saberes y procesos. Acordar con ellos herramientas para la producción de obras y proyectos artísticos. Le apasiona creer y pensar que cada cosa que hace puede ayudar a generar consciencia en nuestro entorno, saber que el arte puede ser una herramienta de transformación.

Con esta afinidad, junto con dos amigos, crearon la Fundación Escénica Dulce Compañía, con el objetivo de trabajar en proyectos artísticos que impactaran la comunidad desde una mirada formativa, de manera que las personas se diviertan y aprendan al tiempo, una fundación en la que pudieran hacer lo que soñaban: talleres, capacitaciones, obras, investigación, siempre con el propósito de aportar al entorno.

“Con la Fundación hemos ejecutado proyectos con el Ministerio de Cultura, la Secretaría de Cultura de Cali, la Red de Bibliotecas Públicas, haciendo lo que queríamos: impactar de manera positiva nuestro entorno. Con Dulce Compañía hemos estado en el Pacífico, el Valle, Antioquia, con obras de teatro y talleres. Hemos logrado traer maestros de teatro que quieren compartir su conocimiento con los artistas de la ciudad, investigado sobre pedagogía aplicada a contextos específicos, también se ha buscado un espacio para la dramaturgia local. Se han hecho muchas cosas durante los tres años que lleva la Fundación.

1.jpgUno de estos procesos fue el trabajo con la comunidad de Playa Renaciente, que es el primer consejo comunitario afro descendiente de Cali y cuenta con una permanencia en el territorio de casi 200 años, siendo resultado de los esclavos liberados de la hacienda Cañasgordas. Allí llegan pobladores de diversas áreas del pacífico, conservando muchas de sus costumbres ancestrales.

Con ellos arrancamos el año pasado con una beca de formación de públicos para el teatro, otorgada por la Secretaría de Cultura de Santiago de Cali, con la cual comenzamos un proceso de animación teatral que consistía en desarrollar dos semanas de Teatro en esta comunidad, con talleres, conversatorios, muestras de trabajo y obras de teatro; con estas iniciamos un proceso de empalme con la comunidad, conocimos su historia, su forma de organizarse y su importancia cultural; hoy esta comunidad cuenta con un proceso de formación desde febrero, ofreciendo talleres de teatro a niños y jóvenes. Este trabajo se adelanta gracias al teatro La Máscara que ha decidido incluirlos en el proyecto Escenas Abiertas, que se hace en asocio con la ONG Medina y la financiación de la Unión Europea.

4.jpgLa beca que hemos recibido del Ministerio de Cultura es  la Beca de Creación Para transmitir las tradiciones orales de las Comunidades indígenas y afrocolombianas “saberes en escena”, que busca el fortalecimiento de estas comunidades a través de la creación de un montaje escénico que dé cuenta de sus formas de pensamiento, historias y tradiciones; la idea es poder constituir en la comunidad un grupo de trabajo que la represente en diversos espacios artísticos, pero que ante todo reciba a los individuos que dentro de la comunidad busquen un espacio para las manifestaciones escénicas, siendo a corto plazo el lugar que ocupen los niños y jóvenes que vienen siendo parte de los diversos talleres y experiencias formativas en la comunidad. De cierta forma es la oportunidad para concluir este proceso de la mejor manera, dejando en la comunidad además de la experiencia, la creación de un espacio en que el mismo consejo pueda apoyar sus necesidades expresivas.”

Experiencias y saberes compartidos: el juego como parte del aprendizaje

Muchas personas acuden a talleres de teatro para desligarse de la timidez y ser más abiertos ante el mundo, en ese sentido¿Qué nos enseña el teatro para la vida?
El teatro enseña a jugar, a gozarse todo lo que enfrentamos, a darnos cuenta que la escena y la vida están llenas de convenciones que hemos decidido creer y puesto que están allí como normas que debemos cumplir, la mejor forma es disfrutarlas y jugar de la mejor manera.

Quiero decir, el juego es una forma de transmitir conocimientos de una manera lúdica, en este sentido el teatro permite jugar a la vida de una manera menos prevenida, dándonos la oportunidad de simular cuantas veces sea necesario, siendo un espacio para hacer experimentación de situaciones, reparándolas, exagerándolas, modificando, etc. si es que a la vida nos referimos. Ya en términos expresivos, la capacidad de juego nos permite la exploración física y vocal, al tiempo que ganamos confianza.
¿Qué es lo primero que les enseñas a tus estudiantes?
A jugar, a jugar siendo honestos, a jugar siendo desprevenidos, a dejarse llevar por el juego. A veces estamos todo el día pensando en “cómo” hacer y nos cohibimos de explorar miles de posibilidades, este espacio está enfocado más hacia el goce, a la exploración y la consciencia.

¿Qué experiencia te ha dejado trabajar en la Universidad Cooperativa de Colombia?

Compartir con los estudiantes de la universidad y los colegas ha sido una oportunidad muy importante, ya que día tras día la universidad va proyectándose sobre nuestro entorno de una manera incluyente, su gente, toda, es de mucha calidad y la preocupación social que demuestra da fe de ello, en este sentido creo que mi pasaje por la Universidad Cooperativa de Colombia me ha dejado la certeza que si hay personas comprometidas con el mejoramiento de nuestro entorno; en mi área específica he encontrado un espacio para indagar sobre nuevos criterios y formas de abordar la enseñanza, pues cada clase que transcurre es un reto en el que los estudiantes hacen su aporte.

Desde tu formación y profesión, ¿cómo crees que aportas al desarrollo de la Universidad?

Como licenciado en Arte Dramático creo que mi aporte viene siendo el brindar espacios alternativos de aplicación del conocimiento en los que se puede apoyar la institución, mi labor es más práctica, más de la acción.
Los artistas cada vez estamos más cerca de la academia, nuestro aporte es más hacia la creación de espacios en los que la abstracción del conocimiento se rebele de manera creativa.