Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Inicio de sesión

2016 El peligroso avance de extremismos nacionalistas

Universidad Cooperativa de ColombiaCampus Ibagué-EspinalSala de prensa2016El peligroso avance de extremismos nacionalistas

El peligroso avance de extremismos nacionalistas

El peligroso avance de extremismos nacionalistas​​ ​​​Edgar Vieira PosadaDirector Centro de Pensamiento GlobalCEPEG Universidad Cooperativa de Colombia​El Centro de Pensamiento Global – CEPEG  tiene por objetivo facilitar la inserción de docentes y estudiantes  en las dinámicas de un mundo en proceso de globalización.El candidato Trump tiene posturas aislacionistas, contrarias a los TLC, en particular al NAFTA con México y Canadá, de construcción de un muro para cerrar la frontera con México, de subir los gravámenes de importación para proteger la industria estadounidense sin tener en cuenta compromisos multilaterales y regionales y el proceso de represalias comerciales que se extendería por el mundo, de expulsión de los inmigrantes ilegales que son el soporte de varios sectores de su economía, de control del ingreso de musulmanes alimentando posiciones xenófobas y peligrosas posturas internacionales que tendrían al mundo en permanente tensión, que podría traducirse en el estallido de complicados conflictos. Es el candidato de la guerra, del conflicto, del aislacionismo, de la autarquía. En Europa en los últimos años se ha generalizado el avance de movimientos y partidos de extrema derecha, que abren la posibilidad de triunfos electorales en países como Francia, donde la candidata del partido Frente Nacional seguramente pasará a la segunda vuelta en las elecciones presidenciales del 2017. En Gran Bretaña, la campaña por el retiro de la Unión Europea es defendida no solo por una fracción del partido conservador, sino por un nuevo partido de extrema derecha.      Imagen tomada de:http://bit.ly/1T3PUwu​ En territorio germano, la Canciller Merkel es presionada en su política migratoria por el nuevo movimiento Alternativa por Alemania y en su vecina Austria, pasa a segunda vuelta el candidato a la presidencia del derechista Partido de la Libertad, que tiene posiciones xenófobas y anti migratorias. En Hungría, el primer ministro Orbán considera que la democracia liberal, laica y de fronteras abiertas debe ser sustituida por la de una Europa cristiana, no liberal y de control del tipo de migrante; mientras en Polonia, el Partido Ley y Justicia en el poder, está siendo investigado por la Comisión Europea debido a las reformas hechas al Tribunal Constitucional y a los medios de comunicación que erosionan el sistema de equilibrios institucionales defendido por la Unión Europea.Y es que la Unión Europea como proceso de integración, sufre una crisis de gobernabilidad ante la reacción cada vez mayor contra las decisiones de las instituciones supranacionales en Bruselas, extendiéndose en varios países el nacionalismo y el populismo xenófobo, tan contrarios a la integración de las naciones. Como consecuencia surge la duda sobre la continuidad del espacio Shengen de libre circulación de personas al interior del espacio europeo, que se ha visto fuertemente erosionado con las olas migratorias de refugiados político que huyen de la guerra en Siria, Irak, Afganistán, Libia y Eritrea y de migrantes que buscan mejores condiciones económicas provenientes de países principalmente africanos, pero también asiáticos e incluso latinoamericanos.​A la presión migratoria de millones de personas que estimula posiciones xenófobas por la desviación de recursos locales para atender alojamiento, salubridad y otras necesidades de los migrantes, se agregan los ataques ocasionados por grupos fundamentalistas islámicos en España, Gran Bretaña, Francia, Dinamarca y Bélgica, que refleja serios problemas en la integración de grupos culturales diferentes, puesto que varios de los terroristas son nacidos en Europa, hijos de migrantes musulmanes. La situación ha sido caldo de cultivo de los grupos políticos xenófobos, y anti migratorios, que a su vez están asumiendo posiciones nacionalistas, aislacionistas, antieuropeas y anti integracionistas. Finalmente, es también preocupante la fractura en la Unión Europea entre el ESTE y el OESTE, pues en el Este antiguas naciones comunistas gobernadas por partidos nacionalistas con posiciones populistas xenófobas y antieuropeas, como los regímenes de Hungría  y de Polonia, asumen con los gobiernos de la República Checa, Eslovaquia y Rumania el rechazo del sistema de cuotas de los migrantes y asumen posiciones nacionalistas contrarias a su mayor vinculación con el resto de Europa. Esta posición se explica por los nuevos temores frente a la Rusia Imperial que pretende reconstruir Vladimir Putin, tal como lo demostró con su vecina Ucrania y por no sentir una identidad suficientemente fuerte con la Europa occidental que ha liderado el proceso de integración. El escenario anteriormente descrito ocasionaría la parálisis y el desmonte de los procesos de integración que han contribuido al crecimiento estas última décadas y reviviría situaciones de tensión político-militar ocurridas en la Guerra Fría, donde los nacionalismos extremos condujeron a dos guerras mundiales en el siglo XX. Habrá que estar muy vigilantes!