Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Inicio de sesión

2014 Un hidalgo con sentido social

Un hidalgo con sentido social

​Pasajero sorprendente​ sede Neiva

Un Higaldo con sentido soprofercito  ardila 2 editado.jpgcial 

Los ojos de Felipe,  el pequeño de 8 años que vive junto a su  numerosa familia en un asentamiento de Neiva, se iluminaron cuando vieron a lo lejos, la silueta de ese “hombre desgarbado, seco de carnes, enjuto el rostro, con los  ideales más altos a que aspira la condición humana, lo inalcanzable y lo sublime, la limpieza del alma y la grandeza espiritual”, como describen a ese gran personaje de la literatura Don Quijote de la Mancha, a quien se asemeja a más no poder.   Y no era para menos, era el profesor Ardila, sabía que con él, llegaba el pan que le aliviaría el hambre del día  y permitiría la atención médica que su  hermana mayor, con seis meses de embarazo necesitaba.
Fernando Ardila, el profesor de ética, penal general y procesal penal del programa de Derecho, ese personaje que parece salir de las páginas de los libros de caballeros, es quien durante varios años, ha promovido e incentivado a estudiantes, docentes,  y administrativos de la  Universidad Cooperativa sede Neiva,  a compartir un poco de lo que tienen  con quien no tiene casi nada, a través de las jornadas de solidaridad que se realizan a instancias de la institución y que  tiene como fin único brindar apoyo a las comunidades menos favorecidas de la capital opita.
Periódicamente la Universidad despliega, liderado por el profesor Ardila,  un equipo de profesionales de diversas áreas del conocimiento, para ofrecer totalmente gratis apoyo psicológico, atención médica y odontológica, asesoría jurídica a través del consultorio jurídico móvil, orientación empresarial, entre otros servicios, además de los mercados y medicamentos que entregan a las familias que habita estas zonas  de alta vulnerabilidad.
Estas jornadas, aunque nacieron  del profe Ardila y algunos de sus motivados estudiantes se han institucionalizado en la sede Neiva de la Universidad Cooperativa, lo que ha  permitido, no sólo crecer en número de voluntarios, sino también  de beneficiados. La meta es llegar cada día a más  familias  necesitadas.
Esta labor social, junto a la activa participación de la institución  en redes y organismos como  Concejo  Visible, Asamblea Visible, el Comité Humanitario del Huila, la Liga de Universidades de Protección al consumidor,  que permite  hacer un trabajo integral de responsabilidades social, propiciando y promoviendo  el respeto a los ciudadanos y la protección de los menos  favorecidos, mediante  una labor de veeduría y control social y político.
Estas acciones  de proyección institucional, le  significan a la Universidad el reconocimiento social y comunitario,  destacándose en la  región como una institución solidaria y comprometida, otorgándole un distintivo especial y diferenciador, que aporta al desarrollo de la región.
La Universidad Cooperativa de Colombia sorprende, por su sentido y responsabilidad social.