Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Inicio de sesión

2016 Un logro más desde las aulas

Un logro más desde las aulas

​​​

​Un Logro más desde las aulas​


Hace 2 años una pareja de colombianos del mismo sexo, decidió alquilar un vientre para poder procrear, pero las autoridades les negaron la posibilidad de registrar a sus hijos.   

photo.jpg

En la histórica discusión respecto a la sentencia SU 696/15 que permite a las parejas del mismo sexo inscribir a sus hijos concebidos mediante asistencia científica, en el registro civil de nacimiento, participaron la abogada Diana Isabel Molina Rodríguez, docente de Universidad Cooperativa de Colombia -Sede Pasto- y la Politóloga Nathaly Rodríguez Sánchez, doctoranda del Colegio de México COLMEX con una serie de conceptos en torno a la temática y la Corte Constitucional les dio la razón.

En apoyo a la tutela presentada por Colombia Diversa, las investigadoras construyeron una intervención ciudadana  que versó sobre 1) Los orígenes históricos de la desarticulación entre paternidad y homosexualidad en Colombia. 2) Los nuevos contextos científicos sobre procreación humana y la crisis que estos acarrean sobre el modelo tradicional de parentesco en Colombia, y   3) Los retos frente a una realidad como la homoparentalidad genética y la necesidad jurídica de mutar a un concepto de filiación que se ajuste.

La decisión del 12 de noviembre de 2015,  que fijó un plazo máximo de 30 días a la Registraduría Nacional para que implemente un modelo que no discrimine a los niños y a las niñas por su origen familiar, subrayó la siguiente posturas de las investigadoras "Conforme lo ha evidenciado, la Corte Constitucional en Colombia se presenta una urgencia normativa frente a los nuevos contextos históricos de familia diversa y de paternidad que requieren reconocimiento y trato acertado (sic) de parte del Estado y que han recibido solo respuestas anacrónicas y desfasadas desde el seno de los cuerpos legislativos en el país".

Además la Corte reconoció el "juicioso recuento histórico hecho sobre la "desarticulación entre paternidad y homosexualidad en Colombia", así como el "análisis pormenorizado de las transformaciones científicas alrededor de los métodos de procreación humana en el mundo" y coincide en afirmar que como "la filiación y el parentesco son instituciones sociales que se han venido reformulando a sí mismas en los últimos años y que terminan modificando de manera radical la tradicional estructura sobre la familia que antaño parecía tan unívoca"
Diana Molina.jpg
La Corte subrayó del diagnóstico de Diana y Nathaly en lo que tiene que ver con " los obstáculos que persisten en la inscripción del registro civil de menores que hacen parte de familias conformadas por parejas del mismo sexo y que tendrían derecho a la nacionalidad colombiana es el estereotipo estigmatizante (sic) por parte de los funcionarios del registro civil en Colombia que desvincula al homosexual del ejercicio de la paternidad".

Desde el 5 de noviembre de 2015 se aprobó la adopción igualitaria en Colombia lo que significa un gran logro en todo lo que tiene que ver con reconocimiento de derechos para la población LGTBI en nuestro país. Ahora bien, esta nueva sentencia proferida en el marco del activismo constitucional y académico permite a los hijos biológicos de  personas del mismo sexo, acceder a la nacionalidad Colombiana con todos los derechos y deberes que otorga nuestra Constitución a partir del registro civil. 
Diana Isabel Molina
Es decir que a partir de ahora los hijos por fecundación in vitro de parejas del mismo sexo  podrán ser registrados sin tener que adelantar un proceso de adopción y se les reconocerá  dos hombres o dos mujeres como sus padres biológicos sin ninguna objeción.
Nathaly Rodriguez.jpg
Adicionalmente, para las coadyuvantes, el caso resulta emblemático, pues la condición de paternidad que tienen Antonio y Bassanio sobre Bartleby y Virginia procede de "tecnologías de reproducción  asistida (por lo que) sus hijos fueron concebidos en el seno de una familia de carácter homoparental legalmente constituida a través de unión marital de hecho (sic)"[1]. Esto, según el escrito, hace que se deba reconocer la legitimidad de la paternidad de los accionantes pues su situación se ajusta a la perfección con lo establecido por el artículo 213 del Código Civil[2] relativo a la presunción de legitimidad de la paternidad o maternidad en la familia.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                              Nathaly Rodr​í​guez

Finalmente, la intervención concluyó que el presente caso le permitiría a la Corte analizar el tratamiento diferencial que se les otorga a las parejas que, por sus condiciones de procreación y paternidad, reciben un trato discriminatorio por parte de las autoridades de registro. Por esta razón es "muy importante promover desde la alta Corporación nuevos discursos de respeto en estas prácticas institucionales no obstante las diferencias presentes en los tipos de familia que acuden al registro de sus hijos"[3].
 
A lo que Diana Isabel Molina agrega "Frente a la deconstrucción del parentesco por procreación heterosexual que vive nuestra cultura, la reglamentación sobre filiación debe encarnarse a las nuevas, pero no por eso anormales, formas de parentesco para proceder a un reconocimiento legal de la paternidad generadora de derecho y obligaciones entre los padres y los hijos que reconozca los elementos necesarios para la formalización de los vínculos afectivos y de paternidad los cuales hoy ya no provienen exclusivamente del parto y/o de la adopción"[4].


​[1] Ibídem (folio 237; cuaderno auxiliar).
[2] Código Civil. Artículo 213. Presunción de Legitimidad. "El hijo concebido durante el matrimonio o durante la unión marital de hecho tiene por padres a los cónyuges o compañeros permanentes, salvo que se pruebe lo contrario en un proceso de investigación o de impugnación de paternidad".
[3] Op. Cit. Escrito de la Universidad Cooperativa de Colombia (folio 239; cuaderno auxiliar).
[4] Ibídem (folio 236; cuaderno auxiliar). ​