Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Inicio de sesión

2016 Poema sin titulo

Poema sin titulo

"Segundo Concurso de Poesía Inédita, Poesía Sin Rostro

Compartimos con ustedes los ganadores del primer y segundo puesto del "Segundo Concurso de Poesía Inédita, Poesía Sin Rostro.


Categoría Estudiantes 

Primer PuestoJuan Sebastián Calderón Reyes
Ingeniería Industrial I

Sin Titulo 

La casa del sur que vio mis rodillas empolvadas,
ese aire fresco que me detuvo en sus andenes
y el que guardó mis gritos, haciéndolos risas de sus sueños
las gradas, la vieja casa, los fantasmas escondidos,
los árboles, sus ramas lánguidas, sus hojas en la tierra,
los amigos corriendo, jugando a atraparse los sueños,
el manjar que se desvanecía enredándose en los pasos
que crecían poco a poco.
Los zapatos cansados, moribundos,
El balcón, las rejillas, el sótano escondiendo sombras,
Las puertas grandes y rechinantes,
La tina y ese olor al abandono inquieto
Y a ese suspiro, que se quedó en las baldosas gastadas de la hermosa casa amarilla,
el suspiro de la infancia.

Calde

Segundo PuestoValentina Coral
Derecho Diurno


17 de noviembre:

Escribiendo sobre identidad.
Son las dos de la mañana y te veo esculcando sobre mi rostro, todo es luz.
Luego te veo a lo lejos y huyes, huyes de mí entre tus sueños, acortando el paso propio de mis pupilas. Estás atorado entre las constelaciones, no sabes que con ellas estás más cerca.
¿Qué buscas que no logras observar? ¿Acaso te ha comido el cianuro con su magnificencia?
Retomo paso sobre ese cordón de plata, atisbando tus sueños; noto que no estoy dentro, me siento desahuciada, apolínea.
Regreso la mirada al cielo, al suelo, de pronto todo es oscuro, confuso, falso.
Me encuentro puesta sobre mí misma. Margaritas florecen entre mis labios; estaba recitando para que volvieses.
Olores petulantes invaden el terreno, tus dedos se apilan a mis caderas en señal de un beso. Cedo.
Eres el fantasma de ésta, mi noche, ¿Seré yo, la musa de tus recuerdos?
¡Sed de venganza! –susurras, pero he contado cada una de tus pestañas y sé cuándo lo que dices se te vuelve cenizas.
Lo soplas; entonces te tengo y me tienes.
Eres capaz de mover mi aura estruendosa y patética. Me siento llena cuando no estás, pero reboso cuando me complaces mintiendo.
Alguna vez lo dijo Galeano en otros términos: es que tengo un hombre atravesado en los sueños.
Coral