Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Inicio de sesión

2013 Skip Navigation LinksLa-Pramer

La Pramer

​La Pramer

Muleta invención de estudiantes de la Universidad Cooperativa de Colombia

Tomado del Diario del Huila


 Pramer_1.jpgA nadie le gusta caminar con la ayuda de muletas. Estas resultan ser demasiado incómodas y molestas de cargar. Si usted ha sufrido algún accidente por el cual ha tenido que valerse de las mismas, puede dar fe de lo que aquí se afirma.
Seguramente ha pensado en ¿por qué no podrían ser más cómodas, prácticas de llevar, y modernas a la vez? Bueno, dos jóvenes huilenses han patentado la respuesta a este interrogante.
Después de sufrir una operación de ligamento cruzado realizada este año, Maiker Fierro de 24 años estudiante de quinto semestre de Ingeniera Industrial de la Universidad Cooperativa de Colombia, sede Neiva, tuvo que usar una muleta por tres meses. Lo que le resultó más incómodo de esta experiencia era tener que transportarse en su moto, medio de transporte predilecto desde hacía varios años, y tener que sentarse encima de la muleta o recurrir a un bolso, sin cargar nada en él, para poder colgarla, apoyándola contra los espejos de su moto.
Aburrido de esta situación, decidió una noche, coger una libretica amarilla y empezar a dibujar bocetos sobre cómo podría modificar la muleta que su amigo Daniel Quiñonez de 25 años, estudiante de séptimo semestre de Ingeniería Industrial de la misma universidad, le había prestado tras haber sufrido una operación de menisco en el 2005. Estos dos amigos no solo tienen en común las operaciones de rodilla por lesiones al jugar fútbol, o el compartir la misma carrera y muleta, son amigos desde hace 15 años y se inventaron la muleta Pramer.
 
-¡Oiga quiero hacer realidad esta idea!
-Sí, listo, yo lo apoyo.
Ese fue el diálogo que ocurrió hace dos meses, en medio de una visita de Daniel para saber sobre la recuperación de Maiker y que concretó la idea de modificar la muleta.
Práctica y de método retráctil, la muleta Pramer, como decidieron llamarla estos dos estudiantes por sus características adaptadas para necesidades de movilidad, se encuentra en proceso de adquirir patente.
 
Pramer_2.jpgPramer_3.jpg

El “Fibrero”
Los dos amigos guiados por sus conocimientos sobre lugares de venta y manejo de elementos industriales, llegaron hasta la carrera cuarta, entre la avenida Circunvalar y la Primera, donde se encuentra el negocio del señor Heriberto, mejor conocido como el “Fibrero”.
 
El “Fibrero” no tiene título profesional, pero sí una larga experiencia que le otorga este alias y su buena reputación. Aportó sus conocimientos en manejo de fibra de vidrio para esta muleta de método retráctil, y asesoró la ubicación de los pines y la rosca de seguridad.
 
Otros materiales empleados en la Pramer, son aluminio, tuercas de seguridad, y fome. Los dos estudiantes de ingeniería reconocen que existen materiales más económicos reciclables y resistentes que la fibra de vidrio, como el polietileno de alta densidad, pero es por falta de recursos económicos que no han podido diseñar un molde que utilice inyección para emplear este tipo de material industrial.
 
Premio por innovación
Hace unos días se llevó a cabo en las instalaciones de la Universidad Cooperativa de Neiva, la Feria de Innovación que se realiza anualmente. Contó con evaluadores de la Cámara de Comercio de la ciudad, quienes tras analizar los diferentes productos exhibidos le otorgaron el premio de innovación a la muleta Pramer, ganando por ser novedosa y práctica.
Las críticas recibidas por parte del estudiantado se referían a la simplicidad del producto, pero lo que la mayoría desconocía es que no se había fabricado una muleta tan particular y retráctil que puede llegar a dejar atrás a la convencional en el mercado.
 
Según la altura
Este par de ingeniosos jóvenes acudió a tiendas donde venden instrumentos ortopédicos, para preguntar sobre las muletas, encontrándose con el detalle de que estas se venden por tallas. “S” para los niños, “M” para adolescentes y de ahí en adelante acorde con la altura que se clasifica según un rango de cinco longitudes.
 
La ventaja de la muleta Pramer es que cuenta con la capacidad de graduar la talla según la altura, no hay necesidad de adquirirla condicionada a la talla. Su altura máxima es de 1,90 metros y mínima de 1,30 metros.
 
“Ella no se dobla, se recoge, es distinta, es cómoda de fácil acceso, si tienes una muleta convencional y te vas a subir a un taxi es un complique. En cambio con esta muleta es mucho más fácil porque simplemente le sueltas la rosca de seguridad, hundes el pin y se recoge y ya nos montamos y nos fuimos.” Así la describe Daniel Quiñonez cuando se refiere a la utilidad de la Pramer.

 Pramer_4.jpg“Aseguramos la idea”
Al preguntarles por este proceso, los dos amigos lo describen como “complejo, muy complejo”. “En parte se debe a que aún somos estudiantes y toca golpear muchas puertas asesorándonos. Hemos contado con el apoyo de la Cámara de Comercio de Neiva, el Sena y la Universidad, que nos ha respaldado bastante”, señala Maiker Fierro, el creador de esta idea.
Daniel agrega “la patente está en trámite, lo que hicimos fue asegurar la idea, ya la idea es de nosotros, lo que podemos seguir es trabajando la muleta para sus modificaciones”.
Hasta el momento la muleta Pramer no ha salido al mercado y no ha tenido contacto con ninguna empresa, hasta no definir la patente en su totalidad.
“Después de patentarla quieren montar la empresa como tal, para la distribución y fabricación. Tal vez surjan otras ideas de instrumentos ortopédicos, pero por ahora están concentrados en la muleta Pramer.