Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Inicio de sesión

2013 Por el amor hacia los animales

Por el amor hacia los animales

Academia​​​​​​​​​​​​​​​​​

Por el amor hacia los animales​

por el amor hacia los animales.JPG

“Mateo”, “Penélope” y “Gato”, son las mascotas consentidas de Carolina Villamizar, estudiante de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la Sede Bucaramanga. Dos perros y  un gato hacen parte de su familia, son quienes diariamente la acompañan, le roban miles de sonrisas,  son los que atiende diariamente en la Clínica Veterinaria de la sede Bucaramanga y le han inspirado generar iniciativas en pro de la salud y bienestar de estos animales.

“Por el enorme amor, cariño, aprecio y respeto hacia los animales fue que decidí estudiar Medicina Veterinaria, porque sé que ellos merecen un buen trato y necesitan apoyo médico y emocional para desarrollar sus vidas”.  Éstas y otras razones inquietaron a Carolina, por prologar la existencia de algunos animales y ante la preocupación de los propietarios de salvar la vida de sus mascotas, decide en su práctica profesional, apoyar la creación del “Banco de Donantes y Banco de Sangre Canino” y dar solución a una problemática social que siempre ha existido, pero que a pocos les ha inquietado.

La idea de Carolina en un principio, era viajar a Brasil o México, pero por motivos personales no pudo hacerlo.  A varios estudiantes le ofrecieron la propuesta de implementar el Banco de Donantes y Banco de Sangre Canino, pero hasta la fecha ninguno se había interesado por el tema por los riesgos de asumir un reto tan grande que permitiera dar solución a un problema social. 

Al ser rotante, pasante y ahora practicante de la Clínica Veterinaria Animales de Compañía de la Universidad Cooperativa de Colombia, sede Bucaramanga y tener contacto directo con los propietarios a quienes en varias ocasiones vio preocupados y acongojados por sus mascotas, la llevó a impulsar este proyecto del cual hoy, se siente satisfecha porque puede ayudar a dar vida a quienes se han convertido en un integrante más de la familia.

Curiosamente mientras desarrollaba la práctica profesional con la importancia del banco de sangre y banco de donantes caninos, el tema de la transfusión sanguínea de animales llegó a oídos de un ganadero, quien se acercó y le expresó su preocupación por un ovino-caprino, es decir una cabra, que estaba enferma y necesitaba salvarle la vida. 

 “Yo quiero transfundirla doctora, ¿Usted me la transfunde?, yo le debo mucho a ese animalito”, esta frase conmovió a la estudiante quien confiesa que casi llora de ver el amor tan grande del propietario por su animal. Por éstas y muchas razones más, Carolina Villamizar está convencida que eligió la mejor profesión.

Tras realizar los exámenes necesarios y tomar las muestras de otras cabras del mismo lote, se seleccionó un ejemplar  al que se le extrajo la sangre entera y se le realizó la transfusión a la cabra enferma. De esta experiencia ya paso más de un mes, el animal está totalmente recuperado y es allí donde más feliz se siente Carolina; pues ha evidenciado que con el tratamiento médico que se le realizó al animal se pudo prolongar su existencia y su propietario, quedó feliz y enormemente agradecido. 

Como estas experiencias vendrán muchas más a las que esta estudiante, próxima a obtener su título como Médica Veterinaria se enfrentará, por lo que desde ya continua preparándose y proyecta para el próximo año iniciar la especialización de medicina interna de pequeños animales y de esta forma seguir su vocación, esa que le inspira un enorme amor hacia los animales.