Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Inicio de sesión

2014 Creer en nuestras propias empresas

Creer en nuestras propias empresas

​​​​​

        Creer en nuestras propias empresas

   ¨Empezar es lo más duro, porque uno tiene muchas dudas e incertidumbres que lo pueden llevar al fracaso¨ 

                             ​Egresado.jpg


Dorián Aguirre es egresado del programa de Ingeniería Industrial de la sede Pasto, y hace cinco años le surgió una ¨idea loca", como así él lo describe, de montar un restaurante, pero al ubicarse mal y no hacer un previo estudio de mercados adecuado la idea quedó en impulso y pasó a convertirse en Wild Chiken, empresa de productos cárnicos. ¨Cerramos el restaurante y nos dedicamos a capacitarnos adecuadamente para tener un producto de calidad y poder lanzarlo al mercado, y de ahí nació Pollo a la Broaster precosido y empacado al vacío¨.


Para Dorian, a medida que fueron transcurriendo los semestres de estudio en la Universidad, la idea se fue consolidando y afianzando gracias a los conocimientos adquiridos, hasta el punto de llegar a crear un adecuado plan de negocios. ¨Empezamos a plasmar todo lo que habíamos emprendido, se hizo un análisis a nivel regional, nacional e internacional de los posibles competidores, proveedores y de todo lo que podía afectar la solidez de nuestro proyecto¨.

Y aunque Dorian y sus compañeros de emprendimiento no contaban con los recursos financieros para poner en marcha su idea de negocio, eso no los detuvo y optaron por buscar alternativas de apoyo y financiación con el Fondo Emprender, entidad del estado que es hoy quien los patrocina económicamente.  

¨Las ideas nacen de cosas locas y muchas veces el primer obstáculo que se puede presentar es la familia, quienes pueden llegar a ser muy escépticos; entonces lo que uno tiene que hacer es seguir adelante, investigando, algo que es muy importante, y todo ello conlleva a ver los resultados¨.

Para Dorian empezar es lo más duro porque existen muchas dudas e incertidumbres que pueden llevar al fracaso y es importante que se termine con la mala concepción de que los productos de otros lados son los mejores y que en el país no hay capacidad de competir. ¨Así como traen productos de otros lados, también podemos enviar productos de acá y así contrarrestar el hecho de la cultura ciudadana de no aceptar nuestra propias empresas¨.