Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Inicio de sesión

2014 El modelo de utilidad patentado beneficia a 2.500 familias cafeteras de Nariño

Universidad Cooperativa de ColombiaSala de Conocimiento2014El modelo de utilidad patentado beneficia a 2.500 familias cafeteras de Nariño

El modelo de utilidad patentado beneficia a 2.500 familias cafeteras de Nariño

​Institucional 

El modelo de utilidad patentado beneficia a 2.500 familias cafeteras de Nariño 

2.Still1104_00004.bmp

El Caficultor nariñense es un campesino humilde, trabajador, laborioso, con poca formación académica pero gran conocimiento en cuanto a  su cultivo; de sanas costumbres, conocedor de la tierra como ningún otro; es hombre que ciertamente ha labrado, rasgado, arado, sembrado y cultivado la tierra para lograr el sustento de sí mismo, de su familia, de su región y de toda una nación.

El campesino se levanta a las cinco de la mañana, se toma el primer café, sale al campo e inicia su labor: le pone agua al semillero, deshoja, combate la hormiga arriera, le da alimento a sus animales y regresa a la casa antes de las nueve de la mañana a tomar el desayuno -pan, plátano maduro asado, carne, arroz, y por supuesto, café- un gran desayuno, pues las labores del campo así lo ameritan. Regresa a desyerbar, granear que significa recoger los frutos maduros de las matas y revolver el café pergamino que está secándose al sol; semilla que ha traspasado fronteras, pues este producto es uno de los más reconocidos del mundo por su suavidad.

Para los agricultores del departamento de Nariño es muy importante la unión familiar, esta  es la base fundamental de su quehacer diario, tanto así que su oficio, la agricultura, se convierte en ese espacio para compartir con su esposa e hijos pues todos participan en el cultivo del café, y desde muy pequeños aprenden las labores del campo.  

Comienza el proceso de sembrado, y los más pequeños del hogar cuidan la planta de café como si fuera parte de la familia; cuando llega la cosecha, el fruto es recolectado por la esposa, hijas y sobrinas del agricultor; quienes lo lavan, secan y empacan en bulto, y posteriormente es vendido como pergamino seco; cabe resaltar que venderlo de esta forma genera muy pocas ganancias al agricultor.

Con la llegada de la planta de trilla y torrefacción de café, diseñada y entregada por la Universidad Cooperativa de Colombia a la Institución Educativa de Desarrollo Rural del municipio de la Unión, los adolescentes aprenden formas de asociarse y tecnificar el cultivo familiar; de esta planta hace parte el modelo de utilidad patentado, que consiste en un aparato que separa simultáneamente tres tamaños de café especial trillado sin mezclarlo. 

Dicha planta ha beneficiado aproximadamente a 2.500 familias que hacen parte de las Asociaciones de Caficultores Minga de Sueños, Asprounión y de la Institución Educativa, quienes han empezado a tostar, moler y empacar su propio café, el cual es comercializado localmente, generando mayores ganancias para el agricultor y su familia, pues el producto es vendido con un valor agregado.

Las familias caficultoras han comenzado a notar la importancia de implementar en su oficio nuevos conocimientos, por eso muchos de los jóvenes de la región exploran en el aprendizaje y tecnificación opciones que facilitan la comercialización del café y por ende la calidad de vida de las generaciones futuras.