Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Inicio de sesión

2014 Liderazgo con rostro de mujer

Liderazgo con rostro de mujer

​Alumni

Liderazgo con rostro de mujer

ANA MARIA ZAPATA 1.png

Ana Maria Zapata Acevedo cosmetóloga, dueña de su propia empresa, abogada por amor y convicción a sus sueños, Egresada de la Universidad Cooperativa de Colombia sede Cartago, ofrece y promueve empleo a madres cabezas de familia, por ser estas uno de los grupos vulnerables de nuestra sociedad.


Le gusta estar a la vanguardia de la actualidad y se preocupa constantemente por dar un ejemplo de fortaleza, decisión y disciplina en su entorno;  pertenece a diferentes asociaciones de la ciudad como FENALCO, la Federación Nacional de Comerciantes, trabajando en pro del comercio cartagueño;  aporta su tiempo en diferentes organizaciones y causas,  una de ellas,  sin ningún interés ni remuneración, pertenece ad honorem, a la Armada Nacional de Colombia como Teniente de Fragata de la Reserva Naval del Pacífico, donde en diferentes actividades hace sus aportes a la Patria, siguiendo como ella misma lo dice, ¨con aquellas enseñanzas impartidas en la Universidad Cooperativa de Colombia¨. 

¨En mi época no fue fácil pensar que una mujer podía sobresalir en los ámbitos empresariales porque  los hombres decían, hacían, mandaban y a pesar de todo esto en mi casa ocurrió un fenómeno muy especial, a medida que iba creciendo mis opiniones eran tomadas más en cuenta, ante mi madre y  mis hermanos generaba sensación de liderazgo, pero con esto también llegan las responsabilidades, debió ser, porque mi madre (era mama-papa) eso favoreció mucho mi dirección como líder¨, nos cuenta Ana María. 

Ana María no escatima detalles al contarnos como logró sus sueños, como cumplió sus expectativas; en sus comentarios ubica la constancia y la disciplina como una de sus herramientas principales para conseguir sus metas, contándonos cuál es el logro más importante de su vida, como mujer. ¨Uno de mis logros más grandes es generar empleo, iniciar una empresa a tan corta edad y poder ofrecer a muchas madres de familia la oportunidad de tener ingresos para el sustento de sus familias, teniendo en cuenta que hoy en día tener empleo es un lujo, tener lo mínimo vital en este caos económico no es fácil, entonces es muy gratificante poder lograr esta iniciativa, ya que si todos pensáramos así, podríamos ayudar a cubrir las necesidades de otras familias también¨.

Al preguntarle a Ana María como logra combinar todas sus múltiples ocupaciones, madre, empresaria, líder regional, gerente de su empresa y también teniente de la armada nacional nos contestó: ¨ siempre he dicho que se deben fijar prioridades, un ejercicio especial que hago constantemente es partir una hoja por la mitad, allí comienzo y defino mis prioridades,  lo que me conviene y lo que no;  por eso una de ellas es mi hogar, mi prioridad, lo más importante del mundo.  Yo le digo a mi esposo que se “encarto con esta mujer, porque yo prefiero ser viuda que separada” (risas), yo le digo que no voy a criar un hijo sola, que para eso me case, además desde muy joven no solo buscaba un hombre para mí, también buscaba un padre para mis hijos, porque si era buen padre también sería un buen esposo¨.

Ana María termina su día dando gracias a Dios, pensando en todo lo que le ha tocado vivir y pensando además que Dios realmente es un mago por todo lo que le ha otorgado, su matrimonio, su hijo, su empresa y aquella gran oportunidad de generar condiciones especiales para las madres cabezas de familia, que tengan un sustento digno y logren salir adelante. Ser mujer como dice Ana María, es tener disciplina, saber lo que se quiere y para dónde se va, tener en claro su papel en esta sociedad sin llegar a los extremos y lo más importante es educar con el buen ejemplo, esta es la mejor herencia que se le puede dejar a nuestras familias y por ende a  nuestra sociedad.