Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Inicio de sesión

2014 Un juego que se convierte en profesión

Universidad Cooperativa de ColombiaSala de Conocimiento2014Un juego que se convierte en profesión

Un juego que se convierte en profesión

Pasajero Sorprendente

Un juego que se convierte en profesión

“Desde muy pequeño me gustaba construir e investigar”


gustavo narvaez2.JPG

Gustavo Adolfo Narváez de la Rosa, es Ingeniero Mecánico, especializado en Diseño de Maquinaria y  Equipo Industrial, con Maestría en Docencia Universitaria, nacido en San Juan de Pasto en una familia conformada por papá, mamá y cinco hermanos. Desde muy niño su motivación por actividades de construcción e idear nuevos aparatos, lo llevó a explorar nuevas habilidades y a escoger una profesión para toda su vida. 

Decidió estudiar en Cali donde se graduó, y posteriormente empezó a trabajar en diferentes sitios, hasta que vio la posibilidad de conformar su propia empresa, todo marchaba bien, y logró que ésta se posicionará y fuera productiva, pero un revés de la vida donde perdió su patrimonio lo devolvió a su tierra natal, y la Universidad le dio la oportunidad de volver a comenzar, de ubicarse nuevamente con su familia y empezar a soñar.   

Está vinculado a la Universidad Cooperativa de Colombia sede Pasto hace más de 12 años, comenzó como profesor hora cátedra, pasando por profesor de medio tiempo, tiempo completo y desde hace 10 años está al frente del programa de Ingeniería Industrial de la sede Pasto. Hoy, desde este programa ha generado nuevos procesos investigativos y de conocimiento al punto de estar celebrando hoy la consecución de la primera patente de utilidad otorgada por la Superintendencia de Industria y Comercio (aparto para elevar tres tipos de café sin mezclarse) para la Universidad Cooperativa de Colombia y consolidándose como una excelente oportunidad para crear empresa en la región.

Ese es el principio básico de la Ingeniería Industrial  en la sede Pasto, pues el Departamento carece de grandes empresas y a pesar de que esta carrera tiene como perfil profesional el manejo de recurso humano y la gerencia, el tener como Director del programa a un Ingeniero Mecánico ha dado a éste, una nueva posibilidad de desarrollo encaminada en construcción de maquinaria industrial y el apoyo al Agro,  como base de la economía de esta región del Suroccidente del País. 

Lo anterior, tuvo eco durante una reunión con la Comisión Regional de Competitividad, donde se concluyó la necesidad de empezar a formular alternativas que permitieran subir los indicadores en la escala de innovación y competitividad, de esta manera surgió el interés de trabajar por la cadena productiva  del café en la Unión, municipio ubicado a la norte del departamento de Nariño; momento donde se integró y comprometió la Universidad con esta iniciativa. 

Normalmente, los agricultores de la Unión venden el café como pergamino seco al interior del país, sin ningún valor agregado y son las grandes empresas y los intermediarios quienes reciben mejores ganancias, al punto que muchos campesinos trabajan a pérdida; por eso se hizo evidente la necesidad de transformar esta materia prima y brindar la posibilidad de vender café en otras prestaciones a través de su procesamiento en una máquina industrial, desarrollada por la Universidad, para la trilla y torrefacción. 

El juego de niños de construir maquinas se convirtió en realidad cuando con sus propias manos y un equipo conformado por tres Ingenieros Industriales, dos Ingenieros Mecánicos, un Matemático, una Contadora y estudiantes de la Facultad, a quienes llama su familia, le dio la posibilidad de hacer su primer invento a escala real, investigaron, hicieron maquetas  en papel luego en cartón y así sucesivamente hasta construir toda una máquina agroindustrial.   

“Trabajar en la academia me ha dado la posibilidad de desarrollar mi profesión desde diferentes campos, la construcción de maquinaria y el vínculo cercano con los estudiantes, el aporte a la investigación y la gerencia de esta empresa, como es el programa de Ingeniería Industrial algunos de ellos”.  Mencionó, Gustavo Narváez.

Hoy, después de alcanzar esta patente, la primera para la Universidad, su deseo es continuar trabajando por la Institución, acreditar el programa y seguir construyendo plantas agroindustriales, patentar más aparatos y  conseguir que estas grandes empresas que se pueden conformar sean gerenciadas por egresados de la Facultad. Y de esta forma aportar en el mejoramiento de la economía de la región.

“Espero que el vínculo entre la educación, la empresa y el Estado sea real y empecemos a tocar el contexto y el pueblo, y se diseñen políticas en beneficio de la sociedad.” Concluyó, Gustavo Narváez.