Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Inicio de sesión

2015 Bibliotecas y editores: condenados a entenderse

Universidad Cooperativa de ColombiaSala de Conocimiento2015Bibliotecas y editores: condenados a entenderse

Bibliotecas y editores: condenados a entenderse

​Bibliotecas / editores 

Bibliotecas y editores: condenados a entenderse​

manuel gil 2.jpg

Manuel Gil

Magíster en Dirección Comercial y Marketing por el Instituto de Empresa de Madrid. En la actualidad compagina tareas de consultoría en el sector del libro y actividades como conferencista y profesor de diferentes maestrías de edición, tanto en España como en Latinoamérica. Es coautor de El nuevo paradigma del sector del libro, Manual de Edición. Guía para editores, autores, correctores y diagramadores, El paradigma digital y sostenible del libro y autor de Prueba, experimenta y aprende: Marketing para librerías, además de ser coeditor de la revista Texturas y dirigir el blog Antinomiaslibros.



Las bibliotecas han sido históricamente un canal natural para todas las editoriales; se sobreentendía que era un servicio público que debía ser potenciado y ayudado para la conformación de sociedades democráticas y el acceso a la cultura de las capas más desfavorecidas del tejido social. En el caso de España, el 43% de la población es socio de alguna biblioteca, lo equivalente a unos 20 millones de españoles.

manuel gil.jpg
Hasta hace un tiempo las ventas de la industria editorial por este canal eran ciertamente elevadas. Pero la irrupción de lo digital ha desatado un miedo atávico en numerosas editoriales a la hora de comercializar productos digitales en bibliotecas. Las editoriales carecen de modelos definidos de comercialización a bibliotecas y estas, a su vez, no han definido modelos de adquisición claros para el préstamo de este tipo de material, que convenzan realmente a la industria. Esto, por supuesto, conlleva una ralentización en la conformación de un mercado digital potente y estructurado.

Un somero análisis del sector editorial español muestra una caída, entre el 2008 y el 2014, de casi el 32% en su volumen de comercialización; un descenso de cerca de 1000 millones de euros en esos años, que retrotrae a la industria a cifras de mediados los años noventa. En paralelo, y pese a que los descensos presupuestarios para adquisiciones en bibliotecas han llegado a un 60%, la compra digital de las bibliotecas, tanto públicas como universitarias, ha crecido en porcentajes superiores al cien por cien. En muchos casos, estas compras se están produciendo en paquetes de contenidos bajo régimen de suscripción.

Continúa leyendo este artículo en el Blog Esperando El Eco de la Editorial de nuestra Universidad
​​