Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Inicio de sesión

2015 Biodiesel de aceite usado responsabilidad social y ambiental

Universidad Cooperativa de ColombiaSala de Conocimiento2015Biodiesel de aceite usado responsabilidad social y ambiental

Biodiesel de aceite usado responsabilidad social y ambiental

​​​​​Resposabilidad ambiental​​​

Biodiesel de aceite usado responsabilidad social y ambiental

Carlos_Ramirez_Velazco_2.jpg





Carlos Alonso Ramírez Velasco.
Ingeniero Industrial Universidad Nacional de Colombia sede Manizales.  Especialista en Finanzas Universidad del Valle Cali.  Estudiante de maestría en Ingeniería Ambiental Universidad Mariana Pasto.  Profesor Investigador Universidad Cooperativa de Colombia sede Pasto. ​





CO2 GAS DE EFECTO INVERNADERO

Aparte del vapor de agua y el metano, el CO2 es uno de los principales gases de efecto invernadero, el cual se produce por actividades tanto naturales como antrópicas, una de estas fuentes de emisión es el parque automotor del mundo; Orovio  (2010, p229) considera que “al quemar cualquier derivado de petróleo se produce CO2, CO y otros gases de efecto invernadero; se estima que cada litro de diésel empleado en un motor emite una cantidad de 28 gramos de este gas por cada kilómetro recorrido.

Estas razones ubican, junto con las algas, al aceite de cocina usado como una alternativa energética sostenible, si se emplea como materia prima para la obtención de biodiesel sustituyendo a los agro-combustibles, lo cual además de no permitir la emisión de CO2 del proceso agrícola de materia prima para combustible, reduce algunas enfermedades en seres humanos y evita que el aceite usado de las cocinas vuelva a la cadena alimentaria o se vierta en los lavaplatos cuyos desagües llegan a los ductos que desembocan en los ríos para contaminarlos con peróxidos y evita que se vierta a la caneca de la basura para que en los  rellenos sanitarios se puedan separar lixiviados con menores costos.

Explica la Corporación Centro de Investigaciones en Palma de Aceite CENIPALMA , que al sustituir el diésel fósil B0 por biodiésel B10, se reducen en 11,7% las emisiones de gases de efecto invernadero y al sustituirlo por B20 se reducen en 23,4%, lo cual no está ocurriendo en Colombia: de acuerdo a la Federación Nacional de Biocombustibles  actualmente se comercializa una mezcla B7 equivalente al 7% biodiésel y 93% diésel fósil en el centro oriente del país y B10 en los demás departamentos de Colombia a excepción de la frontera con Venezuela, para el año 2020 se espera alcanzar una mezcla comercial B20 equivalente a 20% biodiésel y 80% diésel fósil; la Federación explica que en la actualidad se producen 10.000 barriles diarios de biodiésel en seis refinerías Colombianas; lo cual incentiva el incremento del mercado de biodiésel pues al pasar en cinco años de B7 o B10 a B20 debería incrementarse la producción a más de 20.000 barriles, problema que ocasionaría alternativas empresariales, sociales y energéticas para explotar.

ACEITE DE COCINA USADO: ALTERNATIVA ENERGÉTICA SOSTENIBLE 

El desinterés de la ciudadanía de Pasto Colombia en reciclar aceite usado de  cocinas, el poco conocimiento en Nariño sobre transformación industrial de aceite usado como materia prima y la débil capacidad de organización social y empresarial del departamento, han propiciado una deficiente infraestructura tecnológica de aprovechamiento de aceite usado, con consecuencias en una eliminación desordenada de aceite por parte de hogares y algunos restaurantes de la ciudad de Pasto, en la prevalencia de pobreza de los recicladores de Pasto y en el desaprovechamiento del aceite usado de cocinas, constituyéndose este en un contaminante, generando mayor uso de diésel fósil y mayor huella de carbono.  Según CEPAL  entre todos los departamentos de Colombia, Nariño ocupa un bajo nivel en fortaleza e infraestructura económica y se considera como colero en temas de ciencia y tecnología, con un bajo nivel de productividad y competitividad.

Imagen-288.jpg
Tratamiento aceite de cocina usado.​

Actualmente, en la ciudad de Pasto, la mayor cantidad de aceite usado de cocinas no tiene dueño y visto como biomasa para generar alternativas energéticas sostenibles, es una materia prima valiosa desperdiciada que se está votando al alcantarillado desde los lavaplatos de cocinas familiares y comerciales propiciando efectos nocivos al Río Pasto, o se está votando a las canecas de la basura conllevando al deterioro del suelo circundante al relleno sanitario de Antanas, localidad cercana a la ciudad.  De acuerdo a un muestreo estratificado con afijación proporcional, confiabilidad superior al 90% y error de estimación del 5%, realizado en Pasto por el grupo de investigación ESLINGA , a finales del año 2011 y principios del 2012, aplicado a 184 familias y 56 restaurantes de la ciudad de Pasto, se estimó para toda la población que los moradores de la Ciudad emiten mensualmente al medioambiente 324.047 litros de aceite y grasas revueltos y que el 43% de las familias y el 14% de los restaurantes vierten al lavaplatos el aceite usado de sus cocinas viéndose afectados el Río Pasto, su ecosistema, el río Juanambú donde este desemboca, posteriormente el río Mira y el océano Pacífico donde van a terminar finalmente estas aguas.

Según Pino  "cada litro de aceite contamina 100.000 litros de agua”.  De acuerdo a lo anterior y observando que el 43% de los hogares y el 14% de los restaurantes vierten el aceite usado por el lavaplatos, se estima una cantidad de 107.823 litros mensuales emitidos a los lavaplatos que contaminan las cauces del río Pasto, esto representa una contaminación de 107'823.000 litros de agua por mes.

El grupo de investigación ESLINGA, apoyando la responsabilidad social de la Universidad Cooperativa de Colombia UCC desde su semillero de investigación, ha venido realizando pruebas de laboratorio para obtención de biodiésel en la búsqueda de un producto derivado sujeto a estándares NTC-ISO internacionales, iniciativa que fundamentaría una base tecnológica aprovechable por comunidades económicamente desfavorecidas y vulnerables de la ciudad. Estas pruebas han presentado problemas tecnológicos en el proceso de obtención, especialmente por emplearse un sistema sumamente artesanal de 4 litros; problemas que esperan resolverse en aplicación de la convocatoria 715/2015 de Colciencias.  El grupo ESLINGA ha presentado un proyecto de investigación, relacionado con el diseño y construcción de un sistema prototipo para el aprovechamiento energético del aceite usado con capacidad de 500 litros, realizará pruebas de proceso, de equipos, del sistema automático y del biodiésel como producto derivado, hasta llegar a su estandarización mediante pruebas enmarcadas en el diseño estadístico de experimentos,  para en un futuro cercano, con el apoyo de entidades del estado, escalar esta iniciativa tecnológica en beneficio de las comunidades vulnerables, iniciativa que implementaría un sistema con capacidad ajustada a la cantidad de emisión u oferta de aceite usado por la ciudadanía y a la demanda financieramente necesaria por cubrir.  Durante la realización de las repeticiones de prueba en la investigación se empleará el aceite usado que emiten familias y restaurantes de la ciudad, evento que serviría de práctica para la implementación de un sistema de acopio con miras a fundar una industria a escala, el cual se presentaría en convocatorias del Sistema General de Regalías de Colombia, por tanto el desarrollo del proyecto, incluye la sensibilización a la comunidad para la agremiación en torno al reciclaje de aceite usado con la propuesta de un sistema logístico y social de acopio e incluye la agremiación de una organización rentable a constituirse en Spin-off por la UCC, investigadores, Juntas de acción Comunal, empresas públicas y privadas.

El incremento de la productividad se vería reflejado en alternativas de crecimiento económico para las empresas participantes en el presente proyecto, especialmente SERPRO empresa recicladora de aceite, que tendría bases tecnológicas y financieras para aprovechar su aceite acopiado, evitando el costo de transportarlo, mejorando su productividad y rentabilidad al procesarlo; pero especialmente la productividad se incrementaría en la apropiación de este conocimiento por parte de las empresas de biodiésel existentes que implementen el prototipo propuesto que electrónicamente medirá el pH requerido para una óptima conversión de aceite a biodiesel evitando costos de pruebas de laboratorio; esta razón motiva a que en el último año de la investigación este equipo sería sometido a obtención de patente en modelo de utilidad, para incrementar la productividad científica de la Universidad Cooperativa de Colombia.