Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Inicio de sesión

2015 Día del abogado

Día del abogado

​​​Justicia y Leyes

Día del abogado​

Doctor-André-Scheller-D'angelo.jpg 

Doctor André Scheller D'angelo
Decano Nacional de Derecho de la Universidad Cooperativa de Colombia
andre.scheller@ucc.edu.co​







La práctica de la abogacía siempre estará relacionada con el acompañamiento del otro. Una profesión cuya finalidad debería ser la justicia, no puede sustraerse a encontrar para su realización, el profundo ánimo de acompañar y ayudar al otro. El abogado que ve en su cliente a un semejante que necesita más que sus servicios: su ayuda, y en muchos casos la sola necesidad de tener un escucha, tendrá la virtud de haber aprendido a interiorizar la necesidad del otro; de allí parte la verdadera práctica del ejercicio profesional del abogado. Entre leyes, jurisprudencia, doctrina y alegatos, el abogado que respeta su profesión, es quien la ejerce con sus conocimientos puestos en la necesidad del otro, aquel desvalido que sufre por infringir la norma, o aquel que clama justicia y que no solo la pide, sino que la merece.
dia-del-abogado.JPG
En ocasiones, pareciera que ser abogado depende del texto de la norma y su repetición ambiciosa, acompañada del ego que envuelve al soberano letrado que por encima de su hombro mira al desvalido, que se sostiene de la espada de la justicia mientras que la gloria jurídica enaltece al jurista, al docto. Sin embargo, el verdadero letrado del Derecho, es capaz de mirar al otro a los ojos después de hacer su trabajo sin ego que lo mortifique y decirle cual ha sido el veredicto que le llevará tal vez a una interminable condena.

Ese abogado que tiene compasión por su cliente, que sabe lo que le duele a otro ser humano, es un verdadero jurista, conocer al otro, su angustia y su necesidad es conocer el Derecho, es saber de qué está compuesta la vida.

En el día del abogado, lo que se celebra es la posibilidad que nos ofrece el Derecho de ayudar al otro, de apoyar a un ser humano que necesita de nuestro ejercicio, del ejercicio de la noble profesión del abogado.​