Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Inicio de sesión

2015 Educación Médica en Medicina Tropical

Universidad Cooperativa de ColombiaSala de Conocimiento2015Educación Médica en Medicina Tropical

Educación Médica en Medicina Tropical

​​Educación Médica 

Educación Médica en Medicina Tropical 

luis garcia.png


Luis Juan Carlos García Noguera
Doctor en Ciencias de la Educación
Docente investigador Universidad Cooperativa de Colombia sede Santa Marta
Líder grupo de investigación Ciencia y Pedagogía
luis.garcian@campusucc.edu.co​




En  el marco del XVI Congreso Nacional de Parasitología y Medicina Tropical, la Facultad de Medicina de la Universidad Cooperativa de Colombia sede Santa Marta, desarrolló el pasado 22 de octubre en la Quinta de San Pedro Alejandrino, el Simposio Educación Médica en Medicina tropical, presentando a todos los asistentes, cinco conferencias (una internacional y cuatro nacionales) donde se compartieron experiencias sobre la forma como actualmente se está desarrollando o puede desarrollarse  la formación en esta rama de la médica, dejando ver algunos elementos pedagógicos, curriculares y didácticos para su resignificación.  A continuación se presenta el resumen de las conferencias expuestas:



1. Educación médica en medicina Tropical. 
Dra. Cecilia Romero Goicochea
Directora del Instituto de Medicina Tropical e Infectologia. Facultad de Medicina. Universidad Nacional de Trujillo.-Perú.

Cuando se plantea, cómo la educación médica puede ayudar a resolver la atención de la salud de las poblaciones, es importante conocer los nuevos enfoques en este proceso, según la asamblea General de la OMS, se considera que a través de la educación se llega a la calidad, eficiencia, idoneidad y sobre todo en la equidad a nivel mundial. Para ello es necesario hacer una reforma en la enseñanza de la medicina y sobre de aquellas enfermedades que impactan al mundo que son las enfermedades infecciosas y tropicales.

En la actualidad vivimos en un momento histórico muy delicado debido, principalmente, a los profundos cambios que vienen experimentado la sociedad en los últimos años. Nuestras vidas giran en torno a problemas que están ocurriendo en diferentes puntos del planeta distantes entre sí y de nosotros. Y, no dudamos en pensar que el fenómeno de la globalización tiene que ver algo con todo esto. La globalización es un fenómeno que se está viviendo intensamente y ello también tiene que ver como la educación médica aporta a este proceso.

Las facultades de medicina y, en general, todos los centros de formación universitaria, así como por ejemplo los Institutos de Medicina tropical e Infectologia, se enfrentan al reto que plantea la sociedad del tercer milenio. En los últimos años se ha incrementado notablemente, los informes y recomendaciones elaborados por diversos organismos internacionales y nacionales sobre el impacto que los cambios sociales, económicos y tecnológicos, entre otros, que tendrán sobre los sistemas educativos y, en definitiva, sobre el «producto» o el profesional que formaran las facultades. Para ello, todos estos informes trazan el supuesto perfil que idealmente deberá tener el profesional para responder a todas las demandas de servicios de la población del tercer milenio, proponiendo, al mismo tiempo, toda una serie de modificaciones a realizar en los programas de formación para lograr un profesional con las competencias técnicas y sociales necesarias para afrontar los retos de este milenio.

A pesar de la insistencia que se está haciendo para que las facultades de medicina y los institutos de investigación, formen en competencias a los futuros profesionales médicos, todos somos conscientes que debe haber procesos y procedimientos bien definidos y con calidad donde haya un diseño y una planificación curricular adecuada que  tenga en cuenta todos los requisitos, en paralelo debe haber también un proceso de capacitación de docentes y profesionales implicados en la enseñanza de tal manera que todo confluya a un marco útil sobre todo en la enseñanza de las enfermedades infecciosas y tropicales. 

En nuestro país existe una necesidad de cambio el cómo enseñar la medicina sobre todo en pregrado, sin embargo en posgrado  se está avanzando y aplicando metodología de Aprendizaje basado en problemas, evidencias clínicas, entre otras metodologías que hacen reforzar al estudiante de especialidad. Sin embargo debemos reflexionar más sobre la educación médica y como desarrollarlo sobre todo en el campo de la infectología, que   a  pesar  de  todos  los  progresos ,  aún  sigue  siendo  un  área  médica   crítica  para  el  manejo.

Todo esto, se puede articular a través de las interrogantes: ¿Qué entendemos por formación basada en competencias?, ¿Qué competencias genéricas debe desarrollar el estudiante de infectología?, ¿Cómo hacer que la educación formativa sea atractiva al estudiante?, ¿Cómo evaluar a estos estudiantes?, entre otras.

Por ello es importante hacerles conocer lo que estamos desarrollando en la Universidad nacional de Trujillo, y que perspectivas tenemos para hacer que se fortalezca más la educación médica especialmente en infectología.

2. La entomología médica en la formación de los profesionales del área de la salud.

Dra. Gloria Isabel Jaramillo
Universidad Cooperativa de Colombia sede Villavicencio

La entomología médica es el área de la biología que se encarga del estudio de los insectos y otros artrópodos asociados a la transmisión de enfermedades que pueden llegar a afectar tanto al hombre como a los animales domésticos y silvestres. Estos artrópodos son de gran importancia en la salud pública, no solo por la transmisión directa de microorganismos patógenos, sino porque pueden ser una molestia o generar entomofobia considerados como problemas médicos de tipo psiquiátrico; además algunos pueden ocasionar envenenamientos por picadura o actuar como endo y ectoparásitos (1). 

Las enfermedades transmitidas por vectores (ETV´s) como la Malaria, Leishmaniasis, Enfermedad de Chagas, Dengue, Fiebre Amarilla, nuevas patologías en nuestro territorio como Chikunguña y el virus Zika y otras enfermedades infecciosas se encuentran asociadas directamente a las condiciones de saneamiento básico, calidad del agua, características de la vivienda; condiciones socioeconómicas y culturales que sumadas a las características bioecológicas y geográficas del trópico, el cambio climático y el fenómeno de la violencia en nuestro país, constituyen un ambiente propicio para su transmisión (2). Las particularidades del territorio colombiano y la heterogeneidad de las condiciones de vida en el área rural, han hecho que la prevención y el control de estas enfermedades constituyan hoy uno de los más importantes retos para la salud pública en el país. Debido a la problemática en salud que actualmente atraviesa Colombia y la preocupación del gobierno y otros entes como el académico por solucionar estos problemas, los estudiantes en las diferentes áreas de la salud deberían conocer la bionomía, ciclos biológicos, hábitos y hábitat, ecología, parámetros reproductivos y poblacionales, genética y bioquímica y  ecología de los vectores, lo cual unido a lo arriba mencionado, regulan de alguna forma las leyes epidemiológicas. Las conclusiones realizadas a partir de estos ejercicios de integración de conocimientos, no solo permiten  desarrollar tecnologías y programas de control efectivos y eficientes que ayudan a disminuir la transmisión y contacto del vector con los humanos, sino que también permiten un diagnóstico y tratamiento acertado contra las enfermedades transmitidas por vectores.

El estudio de la entomología médica puede ser un tema árido para aquellos estudiantes que solo ven importancia en temas relacionados con la clínica. Por lo tanto es necesario que estos temas sean desarrollados con propiedad en una asignatura que involucre tanto la teoría como la práctica, en donde el estudiante tenga la posibilidad de salir y reconocer criaderos y hospederos, pueda realizar capturas e identificar correctamente en el laboratorio las especies de vectores más importantes en su medio. Este conocimiento debe ser integrado con lo desarrollado en otras asignaturas como parasitología, epidemiología y salud pública, que permitirán que el estudiante tenga una visión holística de la problemática de las enfermedades transmitidas por vectores.

Adicionalmente, es importante que el estudiante desarrolle sus habilidades en el campo de la investigación, y que los docentes incentiven su participación a partir de semilleros. Esto les permitirá complementar sus conocimientos y habilidades y ampliar el campo de acción profesional al cual deberán enfrentarse. Entomología médica para el estudio de enfermedades transmitidas por vectores, estudios moleculares para el diagnóstico y fisiopatología de ETV´s, manejo de los programas de ETV´s de acuerdo a las normas del Ministerio de Salud y el Instituto Nacional de Salud y  manejo de pacientes en zonas endémicas, son solo algunas de las posibilidades que los estudiantes del área de la salud podrían explorar y que con una adecuada dirección, se podrían proponer y desarrollar estrategias e innovaciones que ayuden a un adecuado manejo de las enfermedades vectoriales. 

Experiencias en la enseñanza de la entomología médica en diferentes áreas de la salud

Odontología

El estudio y comprensión de las enfermedades tropicales no es de conocimiento exclusivo de la medicina o enfermería. La odontología juega un papel muy importante en el diagnóstico acertado de algunas de ellas como lo es la leishmaniasis mucocutánea o mucosa. El estudiante de pregrado debe saber reconocer la patología y hacer un diagnóstico diferencial que permita un correcto tratamiento del paciente. Su estudio se puede abordar desde diversas perspectivas, aportando todas ellas valiosa información para los profesionales de la salud oral. 

Trabajo de grado presentado por la estudiante de pregrado en odontología, Jessica Cancino, de la Universidad Cooperativa de Colombia, sede Bogotá. Tutor: Dra. Gloria Isabel Jaramillo. Título: Tratamiento alopático y una aproximación a los tratamientos naturales utilizados para la Leishmaniasis mucocutanea en Colombia: monografía. Fecha: 2015.
 
Resumen: La leishmaniasis mucocutánea es una zoonosis que ocurre como resultado de la diseminación linfohematógena del parásito, está relacionada con especies mucotrópicas como Leishmania braziliensis y Leishmania amazonensis. Presenta lesiones en mucosa nasal, faringe, laringe, paladar o labio. Al examen físico se puede encontrar eritema y edema, y en estados más avanzados  ulceración, perforación y destrucción de tabique.  En Colombia, de acuerdo con el Instituto Nacional de Salud (INS) en  el año 2012  se presentaron 202 casos, 131 casos a la semana 47 en el 2013 y hasta la semana 51 del 2014 se presentaron 141 casos (3),  predominando en departamentos como Antioquia, Caquetá y Huila. El cambio en el patrón epidemiológico dado por la aparición de nuevos focos, el proceso de domiciliación, urbanización del ciclo de transmisión, fallas en el diagnóstico y sub-reporte de casos han contribuido a agudizar la problemática (4). Las contraindicaciones de los fármacos para el tratamiento de esta enfermedad, su alta toxicidad, efectos secundarios, resistencia del parasito, la limitación para obtenerlos y los lugares geográficos donde predomina la enfermedad hace que sea necesario recurrir a otras alternativas como las naturales. Se han descrito múltiples propiedades antimicrobianas, antiparasitarias y funciones farmacológicas para varias familias etnobotánicas que contienen principios activos y complejos químicos con una actividad única debido a las toxinas de metabolitos secundarios (5). Es importante tener una visión holística sobre la situación de la leishmaniasis mucocutánea en Colombia y generar información de base que permita conocer a fondo la enfermedad y sus manifestaciones, ya que es una patología poco abordada por los profesionales de la salud oral. Además se hace necesario realizar una recopilación exhaustiva de información tendiente a comparar los diferentes métodos terapéuticos encaminados a controlar la enfermedad. Es importante incentivar la investigación para el desarrollo de tratamientos naturales, ya que estos podrían mejorar las condiciones de calidad de vida de pacientes con leishmaniasis mucocutánea que viven en zonas endémicas alejadas de centros urbanos y servicios de salud (6).


Medicina

Semillero de investigación de la facultad de medicina, Universidad Cooperativa de Colombia, sede Villavicencio. Estudiantes: Pedro Antonio Contreras, Sergio Angulo lozano, María Mónica Cárdenas, William Andrés Oliveros, Paola Gómez, Juan Camilo Cárdenas, María Angélica Pinilla. Tutores: Dra. Gloria Isabel Jaramillo,  Dra. Norma Pavas. Título: Hormigas y cucarachas como vectores mecánicos de microorganismos patógenos implicados en infecciones asociadas a la atención en salud (IAAS). Fecha: 2015.

Resumen: Las Infecciones asociadas a la atención en salud (IAAS) son aquellas que se adquieren luego de la admisión del paciente en el hospital y se manifiestan durante su estancia en hospitalización o hasta 72 horas después de su egreso. Estos eventos son considerados de gran interés epidemiológico, debido no solo a la morbilidad y mortalidad asociada sino también a las pérdidas económicas que estas conllevan. En Colombia, el decreto 1562 (1984) obliga a la notificación epidemiológica de los casos de IAAS presentados en las instituciones (artículos 27 y 34). Por lo cual es indispensable que se identifiquen y determinen las causas y fuentes de posibles infecciones dentro de los diferentes centros asistenciales. Los insectos presentes en áreas intrahospitalarias representan un potencial riesgo para la salud de los pacientes, ya que han sido implicados en la transmisión mecánica de microorganismos patógenos al hombre  y pueden ser causantes de IAAS. Considerando la importancia de las cucarachas y las hormigas como vectores mecánicos de microorganismos patógenos al hombre y por lo tanto en la transmisión mecánica de estos en hospitales, se hace necesario realizar estudios que permitan establecer la relación de estos insectos con las infecciones asociadas a la atención en salud (IAAS), para poder tomar medidas de control necesarias y eficientes que bajen los niveles de infestación de forma segura y disminuir el riesgo a los pacientes (7).

3. Competencias genéricas: educación médica en medicina tropical.

Dra. Isabel Hernández Arteaga
Universidad Cooperativa de Colombia sede Pasto

Actualmente las enfermedades transmitidas por vectores engloban amplias regiones de América, Asia y  África; regiones que tienen en común un elevado nivel de pobreza, que permite circunstancias epidemiológicas propias; una de ellas, las enfermedades tropicales, que, dada la globalización en el mundo, los vectores causantes, viajan y se reproducen en nuevos ámbitos (8).  Teniendo en cuenta esta problemática de salud la formación del médico con competencias de la medicina tropical es una prioridad, para abordar desde la investigación el desarrollo e innovación del conocimiento, la implementación de métodos y procedimientos en el afrontamiento de la enfermedad y en la gestión de acciones encaminadas a buscar soluciones (9). Los avances en la educación médica enfrenta este paradigma con la habilitación docente en metodologías de enseñanza y evaluación válidas y viables (10).  Las estructuras curriculares facilitan el interés por parte del médico hacia procesos que posibiliten la excelente calidad de la enseñanza (11). Se requiere docentes médicos acordes a su misión, definiendo atributos y competencias (12).

Competencia. En este panorama, es un término que genera amplia gama de criterios respecto a su interpretación, presentan significados diversos y abstractos. Son actuaciones integrales que permiten identificar, interpretar, argumentar y resolver problemas del campo médico, movilizando el ser, hacer, conocer y convivir, coherente con las necesidades sociales (13); en este caso, necesidades del binomio salud-enfermedad; su desarrollo constituye un proceso de formación integral al enfrentar problemas reales.  Esta  concepción implica cambios sustanciales, de tipo curricular, didáctico y actitudinal, para asumir aprendizaje significativo y complejo; el paradigma implica cambios epistemológicos, axiológicos y actitudinales  por el  logro de competencias base de la toma de decisiones y la solución de problemas (14). La formación en medicina tropical por competencias implica el adaptarse a situaciones del mundo en transformación. Las competencias son el componente articulador de los niveles de formación, siendo referentes comunes sobre los que las personas deben saber y saber hacer durante su formación (15). Según la tendencia educativa competencial, debe evidenciar como requisito la adquisición sistemática de conocimientos, habilidades, destrezas y valores, que le permitan desempeñar funciones diversas, desarrolladas de manera integral y con capacidades creativas de mejora continua de su práctica (16). La formación por competencias permite la actualización del médico desde una posición objetiva y respetuosa del conocimiento científico y su aplicación en enfermedades tropicales (17); dicha competencia centra su atención en la búsqueda de conocimiento y su relación con el entorno; desde un enfoque multidisciplinario se destaca la investigación en medicina tropical, que incentiva en el médico el espíritu crítico, reflexivo e innovador (18).

Las competencias genéricas identifican elementos comunes a cualquier profesión, son transversales en todos los niveles educativos, transferibles a diversidad de funciones y respuesta a necesidades de la sociedad. Su importancia coincide con los ejes del debate de la educación para el siglo XXI, una educación centrada en el estudiante, pedagogía transversal y transdisciplinar, educación de calidad, pertinente y transparente. En Colombia, se consideran transversales en la formación profesional, e indispensables para el desempeño académico y laboral. Son transversales a las áreas curriculares y del conocimiento, en determinadas  circunstancias pueden transferirse a otros contextos (19). Se consideran longitudinales y su complejidad es progresiva a toda la formación. Su desarrollo apoya decididamente la formación profesional, para el caso de medicina tropical, cuya importancia se destaca en esta ponencia (20). Las competencias genéricas en Colombia son:

Comunicación escrita: comunicar ideas por escrito, en este caso,  referidas a la medicina tropical; con la finalidad de escribir textos que comuniquen de manera clara a las comunidades sobre la promoción y la prevención de las enfermedades tropicales. Tiene que ver con la redacción de textos científicos sobre resultados y adelantos de investigación en este campo, como aporte al desarrollo e innovación del conocimiento; límites entre los que se detectan distintos niveles competenciales. El médico debe ser capaz de analizar distintas perspectivas de la medicina tropical y su impacto en las comunidades, dando a conocer hechos y evidencias a la sociedad y a la comunidad científica. Desde esta competencia, le es posible evaluar su aprendizaje, apropiarse del conocimiento y pertinencia con la realidad existente, rompiendo lindes en su formación para reflexionar críticamente sobre la medicina tropical en su región; describiendo procesos que proyecten la escritura de propuestas para gestionar procesos y soluciones eficaces para comunidades que padecen enfermedades tropicales.  

Razonamiento cuantitativo. El médico debe poseer habilidades matemáticas, para desempeñarse adecuadamente en contextos que involucran información cuantitativa. Estas habilidades implican la comprensión, diseño y aplicación de procedimientos y argumentos fundamentados en contenidos matemáticos genéricos, que permiten particularmente al médico, plantear posiciones críticas sobre el quehacer de la medicina tropical, tomar decisiones en el mejoramiento de la calidad de vida del paciente y su entorno; generando estrategias cuando se enfrenta a información cuantitativa. Se constituye en la base de estudios diagnósticos específicos de la medicina tropical, epidemiológicos y de evaluación.  

Lectura crítica. El médico debe ser competente en la lectura crítica y reflexiva de la medicina tropical en el contexto regional, que implica identificar perspectivas y juicios de valor, determinando su articulación y responsabilidad social. Igualmente, reflexionar críticamente sobre su compromiso a partir de la problemática social existente y evaluar su contenido. Esta competencia representa, las habilidades cognitivas necesarias para aproximarse a una lectura crítica de la realidad actual en medicina tropical, precisando a partir de textos científicos, la actualidad y avances sobre medicina tropical; exige que el médico lector identifique y recupere información presente en los textos sobre el tema, construya el sentido global de la medicina tropical estableciendo relaciones entre enunciados y evaluando la intencionalidad del quehacer de la medicina tropical. 
 
Competencias ciudadanas. Posibilitan la construcción de marcos de comprensión del entorno, que promueven el ejercicio de la ciudadanía en la participación activa y búsqueda de soluciones en el campo de la medicina. En esta medida, el médico de medicina tropical, como  ciudadano, debe conocer su entorno desde todos los vértices, teniendo presente sus derechos y obligaciones, siendo capaz de reflexionar y discutir sobre enfermedad tropical con las comunidades.  Esta competencia motiva su interés por asuntos propios de salud  en particular lo que concierne a la medicina tropical; el médico de  medicina tropical desempeñe como tal, reconociendo y valorando el contexto de esta especialidad médica, entendiendo los grandes problemas de la realidad regional y nacional, ejerciendo liderazgo con compromiso social, ciudadano y ético.

Inglés. El médico de medicina tropical en el mundo del siglo XXI, debe ser capaz de comunicarse efectivamente en inglés, comprendiendo y utilizando este idioma para satisfacer necesidades de tipo inmediato en el conocimiento y comprensión de textos sobre medicina tropical, del cual pueda pedir y dar información; relacionarse de forma básica con interlocutores interesados en el tema.  Es fundamental ya que el conocimiento  en este campo se dinamiza en bases de datos en el idioma inglés. Paralelamente precisa la producción de textos coherentes sobre temas propios de medicina tropical, de interés en el ámbito académico de la salud, con la finalidad de dar a conocer sus hallazgos y exponer sus puntos de vista de las distintas circunstancias propias de la medicina tropical. 

4. La educación en el trabajo como forma de organización docente para promover la participación comunitaria en la prevención del dengue en Cuba.

Dra. María Yaquelin  Expósito Concepción
Universidad Cooperativa de Colombia sede Santa Marta

El dengue clásico junto a sus formas más graves, el dengue hemorrágico y el síndrome de choque de dengue, es un grave problema de salud en términos de morbilidad y mortalidad. En las décadas de los cincuenta y los sesenta se desarrollaron campañas de erradicación del mosquito Aedes aegypti, agente trasmisor de esta enfermedad, que lograron su eliminación en varios países. Sin embargo, la historia reciente de esta entidad habla de su reemergencia en América, convirtiéndose en una de las enfermedades emergentes más importantes en la región. 

La participación comunitaria fue la solución encontrada para el logro de programas más costo-efectivos y sostenibles (21). Sin embargo, después de numerosos esfuerzos, los gobiernos y las entidades de salud preocupados por este problema se desencantaron. La principal razón no fue la falta de interés, sino el no saber cómo las comunidades podían llegar a ser realmente involucradas en las acciones de control. Como resultado apareció un nuevo abordaje de la participación desde el empoderamiento de las personas.

La experiencia cubana en el control de A. aegypti transitó por este mismo camino. En la década de los años 90 y primera década del presente siglo, las autoridades cubanas evidenciaron que el Programa Nacional de Erradicación de A. aegypti estaba confrontando dificultades para mantener los logros alcanzados en el control de este vector en la década de los ochenta.

El peligro de la ocurrencia de epidemias de dengue motivó a la incorporación activa de la población en las acciones de control de A. aegypti. Estos esfuerzos se materializaron también desde las universidades con la incorporación de estrategias en la educación en el trabajo en la atención Primaria de Salud orientadas a la búsqueda de estrategias efectivas de participación comunitaria en el control del vector.  La conferencia expone  una experiencia significativa  sobre  la implementación de una estrategia  pedagógica  desarrollada  en la Facultad de enfermería Lidia Doce de la Universidad de Ciencias Médicas de la  Habana con el l objetivo de  que favoreciera  progresivamente el desempeño  profesional de los estudiantes de enfermería en la comunidad para lograr la participación comunitaria en la prevención del Dengue. 

Métodos. 

El estudio correspondió a un proyecto de desarrollo realizado en el período comprendido desde Septiembre de 2013 a julio de 2014 , con estudiantes de octavo semestre de licenciatura en enfermería que realizaban su prácticas de educación en el trabajo en el área de salud del  municipio San Miguel del Padrón de  La Habana.   Para la obtención de los datos y el procesamiento de la información se emplearon  indagaciones teóricas y empíricas. Los resultados alcanzados en las indagaciones empíricas fueron analizados mediante los métodos estadísticos correspondientes.  


Resultados.

Se expone un bosquejo del desarrollo histórico de la formación de enfermería en Cuba y la caracterización de los planes de estudio de Enfermería y su comportamiento internacionalmente, en particular el desarrollo en los escenarios de formación de la Atención Primaria de Salud encaminados a la prevención y promoción de la salud. Se analiza además La Educación en el Trabajo como principio rector de la formación en las Ciencias Médicas  Cubanas. 

Se ha señalado acertadamente que todo Modelo Pedagógico responde a una necesidad histórica – concreta. Cada época, en correspondencia con el nivel de desarrollo de sus fuerzas productivas, exige de determinado tipo de hombre y para  cada lugar concreto. El Modelo Pedagógico, al surgir de la necesidad objetiva de una época y de una sociedad, deviene alternativa de solución del problema de la formación del hombre y, por lo tanto, constituye la anticipación pronosticadora de una realidad futura, ideal. Teniendo en cuenta lo anterior se  modela la estrategia pedagógica.

Para conformar la estructura de la estrategia,  se partió de la elaboración de sus fundamentos teóricos desde el punto de vista filosófico, sociológico, pedagógico y psicológico, los cuales permiten dar coherencia, carácter científico y organización a la Estrategia Pedagógica implementada.

Consideraciones finales 

La valoración de los resultados de las indagaciones aplicadas al proceso de ejecución de la Estrategia Pedagógica revelan las transformaciones que se obtienen en el desempeño profesional de los estudiantes de la carrera de  Enfermería en la Atención Primaria de Salud para lograr la participación ciudadana en la prevención del Dengue.

5. El aprendizaje basado en problemas en la educación médica en medicina tropical.
Dr. Luis Juan Carlos García Noguera
Universidad Cooperativa de Colombia sede Santa Marta 

En  el marco de la llamada “Sociedad del Conocimiento” son múltiples los requerimientos y esfuerzos orientados a una educación médica que no solo enseñe contenido, sino que también se preocupe por enseñar qué hacer con esos contenidos y en beneficio de quién (22). Provocando en consecuencia la búsqueda de propuestas pedagógicas y didácticas que potencien el desarrollo de la capacidad pensante de los estudiantes.

En tal sentido, el aprendizaje basado en problemas ABP es una teoría de corte constructivista centrada en el estudiante que en el marco de la educación médica en medicina tropical permite promover en la enseñanza y el aprendizaje, el desarrollo de habilidades comunicativas e intelectuales a partir de los procesos de reflexión que se derivan del estudio de una situación problema, que puede ser entre otros, casos clínicos de dengue, chagas o malaria entre otras patologías.

Es así, como  el ABP se concibe como una experiencia pedagógica tutoríada por el maestro (23),  fomentando en el aula de clases la investigación y resolución de problemas del mundo real con una mirada multidisciplinar que favorece la formación en medicina tropical, llevando a la integración de las distintas disciplinas que tejen el currículo de medicina y el desarrollo de destrezas de conocimiento que debe caracterizar el quehacer médico.

Es claro entonces, que el objeto central del aprendizaje basado en problemas, es la asimilación productiva y creadora de los conocimientos por parte de los estudiantes (24). Lo cual resalta el carácter participativo que esta didáctica puede tener en la educación en medicina tropical, evidenciando el rol activo de quien aprende, confrontando de manera sistemática sus conocimientos con los casos clínicos que se le presentan.

De igual manera, La problematización del conocimiento en la educación en medicina tropical, propicia un espacio para el desarrollo cognitivo, en la medida que los casos clínicos que se presentan se convierten en retos o desafíos cognitivos que permiten despertar la motivación intrínseca de los estudiantes e involucran en su desarrollo el uso de destrezas de pensamiento (25).  

Más que contenidos, el ABP desde una mirada desarrollista propone un proceso de indagación que caracteriza la investigación formativa que desarrollan los estudiantes, enmarcada en un problema o caso clínico dando forma al proyecto a desarrollar (26), llevando a la puesta en práctica de habilidades cognitivas y metacognitivas, redundando en la mejora de las habilidades autorreguladoras.   

En concordancia, es posible afirmar que por medio del ABP se llega a desarrollar habilidades producto de la reflexión crítica médica, que debe desarrollar el estudiante para darle respuesta al problema de investigación propuesto, la búsqueda, sistematización y análisis de la información recolectada, el trabajo en equipos de aprendizaje con sus compañeros de clase y la conceptualización y respuesta dada al problema (27).

En el caso específico de la educación médica, el aprendizaje basado en problemas desde sus inicios se ha relacionado con este tipo de educación.  Como teoría,  surgió a partir de la reflexión pedagógica iniciada en la década de los 60 del siglo XX, en la Escuela de Medicina de la Universidad de McMaster – Canadá (28), donde  se presentó el ABP como una propuesta educativa innovadora desarrollada por los docentes,  con la intención de lograr una mejor preparación de los estudiantes.

Desde su difusión, a nivel internacional y nacional son múltiples los trabajos de investigación desarrollados analizando las bondades que tiene la implementación del Aprendizaje Basado en Problemas. En particular en el área de la educación médica, es posible resaltar internacionalmente el proyecto “Aprendizaje basado  en problemas multiprofesional: estudio cualitativo desde la perspectiva de los tutores”,  desarrollado en la Universidad de la Frontera – Chile. Concluyendo que el ABP multiprofesional contribuye al desarrollo de las competencias genéricas de los futuros profesionales de la salud, al igual  que desarrolla en los estudiantes  la capacidad crítica (29).  En ese mismo sentido, se desataca la investigación “Mejoría del rendimiento estudiantil en medicina tropical con el método de aprendizaje basado en problemas, en la Facultad de Medicina de la Universidad del Zulia”, desarrollado en la Universidad del Zulia - Venezuela. Que evidencia a partir de su investigación retrospectiva y prospectiva, una mejoría en el rendimiento académico de los estudiantes a partir de la implementación del ABP en el proceso de enseñanza – aprendizaje de la educación médica en medicina tropical (30).  A nivel nacional, entre otros estudios,  se encuentra el proyecto “La función del tutor en la estrategia de Aprendizaje Basado en Problemas en la formación médica en la Facultad de Medicina de la Universidad de Antioquia”, desarrollado en la Universidad de Antioquia – Colombia. Señalando que el ABP estimula la adopción de nuevos roles entre los docentes y provoca satisfacción  entre los estudiantes con esta manera de aprender y de relacionarse con los profesores (31).   También, se resalta la investigación “El aprendizaje basado en problemas como enfoque pedagógico en la educación en salud”, en la Universidad del Valle. Llegando a la conclusión que el ABP tiene bondades en el desarrollo de la capacidad cognoscitiva del estudiante, presentándose como una estrategia pedagógica que permite innovar en la enseñanza de las ciencias de la salud (32).