Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Inicio de sesión

2015 Intervención clínica: un proceso constructivo

Universidad Cooperativa de ColombiaSala de Conocimiento2015Intervención clínica: un proceso constructivo

Intervención clínica: un proceso constructivo

​​​​​Intervención Clínica​

Intervención clínica: un proceso constructivo ​

Edgar-Rincon.jpg


Édgar Rincón Montero
Psicólogo de la Fundación Konrad Lorenz
Especialista en Psicología Jurídica 
Diplomado en Hipnosis Clínica y experto en Programación Neurolingüística (PNL)




"Existe una creencia popular que supone que ir al psicólogo es solamente para los casos en que la persona está ""loca"" o por situaciones de crisis graves; en cualquier otra circunstancia se considera innecesario buscar soporte profesional. Igualmente la creencia popular acerca de que se es todopoderoso en la medida en que aguanta las dificultades hace que las personas crean que buscar ayuda profesional es una evidencia de debilidad personal. Estas ideas surgen del desconocimiento de la labor del profesional en psicología, quien está en capacidad de intervenir en cualquier problema y utilizar estrategias que le permiten a las personas fortalecer o desarrollar habilidades de comunicación, afrontamiento, autocontrol, autoeficacia y cambio cognitivo.

Existe un principio orientador que es conveniente mantenerlo presente: Si lo que está haciendo no le da resultado deje de hacer eso e intente algo nuevo; y su forma complementaria: si tiene un problema significa que la forma como está afrontando la situación no es efectiva, por eso el problema persiste.
 trabajo-en-intervencion-clinica.jpg

La intervención clínica realiza una análisis de todos los eventos, variables, situaciones, personas, emociones, comportamientos, experiencias y pensamientos del consultante, y que resultan pertinentes para la queja que manifiesta, a fin de establecer un análisis funcional del problema; esto es, determinar cómo esas variables interactúan dando lugar al problema del consultante.

Este análisis funcional es fundamental para la comprensión del problema y para la formulación de una estrategia efectiva, lo que quiere decir disminuir los comportamientos indeseables, desadaptativos o problema, incrementar los comportamientos adaptativos y efectivos del consultante o generar nuevas estrategias o formas de solución de los problemas que manifiesta.

Después se inicia con una fase de intervención que consiste en implementar estrategias, tareas, cambios cognitivos, y establecimiento de nuevos resultados que lleven a un cambio permanente del consultante, teniendo presente los aspectos biológicos, contextuales y sociales que le son propios.

Existen diversas estrategias de intervención, pero es posible agruparlas en dos grandes campos:

Aquellas orientadas a modificar las formas de pensar de la persona en relación con su forma de percibirse, percibir a los demás y el mundo (tanto en ideas absurdas llamadas irracionales como en los juicios equivocados que la persona hace, lo que se denomina pensamientos distorsionados) y aquellas que modifican las consecuencias y motivación del comportamiento de la persona. En la práctica, la intervención clínica hace una combinación de estas estrategias haciendo que el resultado sea altamente efectivo e importante.

Es justamente la efectividad del resultado lo que hace importante la intervención clínica. Los cambios positivos que la persona obtiene como resultado de la intervención clínica contribuyen a su mejoramiento en afrontamiento de su entorno, incremento del bienestar general y experiencia personal de felicidad.

Conclusiones de la intervención clínica


Es posible concluir que la intervención clínica apropiadamente implementada, esto quiere decir, intervención en la cual se hace una formulación cuidadosa y una evaluación apropiada para cada caso, permite mejorar las condiciones personales en áreas importantes como son habilidades de afrontamiento (que son estrategias generales de cómo enfrentar los retos diarios), resolución de problemas (estrategias para valorar diferentes y mejores opciones de acuerdo con el balance de costo beneficio de cada una de ellas y privilegiando las opciones que mejoran los resultados de largo plazo, incremento de la autoeficacia (que se refiere al mejoramiento de la percepción propia en relación con la capacidad para obtener resultados esperados con el comportamiento propio) y cambio de las ideas limitantes, que hacen a la persona inflexible al cambio.

Objetivos de la intervención clínica 


Como objetivos en la intervención clínica se plantean la solución de la queja del consultante como intención principal. Sin embargo, los cambios que la intervención clínica propone suelen llamarse generativos; esto es, que contribuye al mejoramiento de distintas áreas de vida y no únicamente la que se constituye el motivo de consulta. Además estos cambios se establecen de manera permanente y, como resultado de la intervención, el consultante aprende herramientas y estrategias propias para mejorar situaciones en el futuro.
 

Desafíos profesionales, retos personales 


Los estudiantes durante la práctica clínica enfrentan varios retos, y mejor aún, tienen múltiples oportunidades de aprender acerca del quehacer del profesional en psicología en el campo clínico y también de desarrollar competencias para su mejoramiento personal, emocional y como proyecto de vida. El primer reto consiste en desarrollar habilidad para la comunicación efectiva, la empatía emocional y la comprensión del problema del consultante como resultado de un contexto social, de las características psicológicas individuales del sujeto y de los aspectos biológicos que subyacen en él. El siguiente reto es la formulación clínica del caso. Esto requiere de una forma de pensamiento analítico y sintético que hace que pueda tenerse una visión global de un problema complejo, y que es fundamental para el planteamiento de la intervención.

En la siguiente fase, la implementación de la intervención, el estudiante debe considerar cuidadosamente cómo utilizar cada técnica o estrategia, cómo seguir el proceso establecido y cómo ser creativo en la combinación de los recursos que tenemos como profesionales.

Igualmente, la capacidad de adaptación y flexibilidad en cada sitio de práctica exigen del practicante que cada día resuelva nuevas situaciones y aprenda el trabajo en diferentes contextos, acompañamiento de distintos profesionales y asuma decisiones que traen consigo consecuencias tanto para él como para los consultantes que tiene durante el semestre.

La oportunidad de la práctica clínica es el mejor momento de la formación del estudiante, pues por primera vez asume la responsabilidad de la atención individual y ejerce la feliz oportunidad de cambiar la vida individual de muchas personas.