Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Inicio de sesión

2015 Una historia de vida…. una historia para aprender

Universidad Cooperativa de ColombiaSala de Conocimiento2015Una historia de vida…. una historia para aprender

Una historia de vida…. una historia para aprender

Pasajero sorprendente / sede Arauca


Una historia de vida…. una historia para aprender

Maria-Emilse-sede-Arauca.jpg


 
Siempre me pregunté quién era ella. Me inquietaba su situación de discapacidad, me preguntaba si además de su limitación física, tendría una cognitiva; cómo sería su vida y la de su madre, quién siempre está al lado de ella y la espera todas las noches de 6 a 10 en los pasillos de la Universidad, mientras ella recibe sus clases en el programa de Ingeniería de Sistemas.

Estos interrogantes ya no estarían más en mi cabeza. Llegó la hora de conocerla y saber un poco sobre su vida, después de aplazar una y otra vez este encuentro por cuestiones de tiempo, reuniones, compromisos de última hora, se llegó el momento de ir a su casa, conversar con ella, con su madre y hermanas.

Acompañada del ingeniero Hermes Mayorga, jefe del programa de Ingeniería de Sistemas, fuimos hasta su casa ubicada vía a la vereda Matecandela, sector Barrancones del municipio de Arauca, a unos 5 kilómetros de la infantería de Marina, en una carretera destapada, y que en la noche los habitante del sector sufren por la falta de alumbrado público, allí  se encuentra su casa: una pequeña vivienda construida en láminas de zinc, y que con la temperatura promedio que hace en una región como Arauca, el calor es mucho más intenso, el piso en tablas de madera, y un poco más elevado del nivel de la carretera para evitar afectaciones en las temporadas de invierno a causa de las inundaciones.

Al ingresar a su casa, allí estaba ella, sentada sobre su cama mientras su mamá la arreglaba para recibir nuestra visita. Su saludo fue poco efusivo, admite ser muy tímida, por el escaso contacto con otras personas. Fuimos amables y muy cálidos en nuestro saludo, la idea era que ella se sintiera cómoda con nuestra presencia y nos permitiera conversar un rato con ella…

María Emilse Coronel Sarabanda, una joven de 25 años, estudiante de cuarto semestre de Ingeniería de Sistemas de la Universidad Cooperativa de Colombia sede Arauca, en su infancia fue diagnosticada con una artritis degenerativa juvenil. A sus 7 años llevaba una vida normal, como cualquier niño a esta edad, pero justo en esa época empezó a sentir dolores muy fuertes en sus articulaciones, sin algún dictamen médico que le advirtiera de las graves consecuencias que esta enfermedad podría traer a su vida. Pasaron los años y Emilse siguió su vida común y corriente, los fuertes dolores de la enfermedad  siempre estuvieron presentes, pero no le impedían dejar de realizar sus actividades de una niña su edad.

A sus 13 años todo cambió. Cuenta la protagonista de esta historia, que una tarde llegó muy cansada a su casa después de pasear en bicicleta por toda la ciudad, ese fue el último día, que ella recuerda que caminó, de ahí nunca más ha sabido qué es la libertad o independencia, "nunca más me pude volver a parar". Sus palabras con gran nostalgia, su cara con anhelo, sus ojos con esperanza y su mente viva, permanecen en el tiempo reviviendo cada momento. A pesar de su situación, su madre siempre ha estado con ella, inseparable como su sombra, ha sido sus pies y sus manos en estos años de lucha constante, en papeleos y trámites con la EPS, en búsqueda de mayores oportunidades y mejor calidad de vida. Es por esto, que aun así todo parezca en contra, la situación económica, su estado físico, las grandes distancias por recorrer de su casa al centro de la ciudad, la falta de oportunidades laborales para su madre y hermanas, no han sido una limitación para continuar en la búsqueda de sueños y de momentos de realidad.

Desde el mismo momento que en que María Emilse no pudo volver a levantarse de su cama por sus propios medios, su madre siempre ha tenido claro que ella debe continuar con su vida, fue así como terminó sus estudios de bachillerato, luego inquieta por su formación académica, y aprovechando las oportunidades del Estado, inició sus estudios en el SENA, donde se graduó como Técnica en Sistemas. No satisfecha con esto, decidió postularse a las becas otorgadas por el ICETEX a personas desplazadas y sin mucha esperanza, según mencionó Emilse, fue la única persona en Arauca a la que se le entregó esta beca, "Fue uno de los días más felices de mi vida… era algo que estaba deseando hace muchísimo tiempo…".

Es así como día a día, esta joven de corazón fuerte es llevada por su madre a la Universidad Cooperativa de Colombia sede Arauca, por lo general llega 2 horas antes de la clase de las 6 de la noche para hacer sus trabajos en las salas de sistemas, durante estas casi 6 horas diarias en la Universidad, doña María Sarabanda espera pacientemente a su hija hasta las 10 de la noche, lo que significa una verdadera prueba de amor a la que seguramente sólo una madre estaría dispuesta a realizar sin esperar nada a cambio más que el bienestar y la felicidad de su hija. Este sacrificio vale la pena porque esta estudiante de Ingeniería de Sistemas es una de las mejores de su clase, valorando aún más el esfuerzo de su madre, hermanas y otras personas, como sus compañeros, que siempre están dispuestos a ayudarla.

Llegando al final de mi conversación con Emilse, quien me estaba dando una lección para mi vida en muchos aspectos, le hice la pregunta que no podía faltar: ¿Qué es lo que más deseas comprar o tener el día que seas una profesional y puedas tener tu independencia económica?, su respuesta movió lo más profundo de mis emociones, y sí que me puso a reflexionar sobre lo mucho que nos acostumbramos a las cosas que tenemos diariamente sin agradecer por ello, "comida… mucha comida". Esa fue su respuesta, y sonrió como si en ese momento pasara por su mente, su plato favorito  que seguramente ha anhelado una y otra vez… No es mucho lo que pueda decir de esta respuesta, ya cada uno de ustedes estará haciéndose una idea sobre la situación que por muchos años Emilse y su familia han tenido que vivir.

María Emilse Coronel Sarabanda una estudiante de la Universidad Cooperativa de Colombia que sorprende por su fuerza, empeño y perseverancia, que a pesar de los cientos de obstáculos que pueden presentarse en el camino, ella sigue valiente para alcanzar sus sueños, y aunque su cuerpo es débil y de niña, la fuerza en su interior la llevará a conseguir todo lo que se proponga para su vida.