Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Inicio de sesión

2015 ¿América prehispánica: Subdesarrollada?

Universidad Cooperativa de ColombiaSala de Conocimiento2015¿América prehispánica: Subdesarrollada?

¿América prehispánica: Subdesarrollada?

​​​Civilizaciones amerindias ​

¿América prehispánica: Subdesarrollada?​


rodrigo-tabares-UCC-Sede-pereira.jpeg 

Rodrigo Tabares Ruiz

Comunicador Social Periodista
Especialista en Informática Educativa









La mayoría de los libros tradicionales de historia y algunos medios masivos de información, con intereses muy definidos, han presentado hasta ahora una visión sesgada sobre la América prehispánica, según la cual nuestros pueblos indígenas antes de la llegada de Cristóbal Colón eran subdesarrollados y atrasados, situación que para algunos ideólogos es la causa histórica del actual estado de pobreza en que viven los países de Latinoamérica.

Los recientes descubrimientos científicos sobre las civilizaciones amerindias muestran un panorama completamente diferente, que debe llevar a cambiar muchos de los conceptos que los libros tradicionales de historia han divulgado sobre el pasado de América precolombina. Por ejemplo, cuando llegó Colón las grandes civilizaciones indígenas poseían una tecnología  basada en la ecología, es decir que la relación hombre naturaleza no era depredadora, sino cimentada en la armonía, el respeto y el mantenimiento de los ecosistemas, a diferencia de la sociedad de consumo, que contamina y destruye permanentemente el medio ambiente.

Igualmente, es necesario resaltar que en las estructuras económicas precolombinas predominaban elementos que hoy forman parte de la Economía solidaria. Las relaciones entre las grandes culturas indígenas iban más allá de la cooperación simple de los pueblos primitivos, pues ya existía una organización social y política compleja.
Mexico_SunMoonPyramid.jpg.jpeg
Muchas de las ciudades de los pueblos amerindios  tenían mayor población que las europeas, alcanzando una cifra cercana a los 100 millones de personas, y contaban con alcantarillado, agua corriente, jardines botánicos y un sistema de limpieza para evitar la contaminación, lo que refleja el grado de su avance social.

Es importante destacar que uno de los adelantos tecnológicos más importantes de las civilizaciones amerindias es el maíz. La revista Science  calificó esta planta como “la primera hazaña, y tal vez la mayor, en el campo de la ingeniería genética”. Mientras otros productos como el arroz, el trigo y la cebada se dieron en forma silvestre, el maíz jamás existió en forma salvaje, es decir que constituye una creación de los pueblos aborígenes de América.

Los biólogos llevan más de tres décadas debatiendo de dónde salió el maíz y aún no se han puesto de acuerdo. La versión más aceptada es que surgió hace unos diez mil años como producto del proceso de manipulación de varias especies realizado por los indígenas. Algunos creen que se produjo una mutación muy extraña de un tipo de trigo conocido como “teocinte”, semillas con las cuales los nativos experimentaron hasta que alteraron su composición genética y obtuvieron el maíz.

Desde los medios de información y la academia debemos valorar en toda su dimensión la importancia y los avances de las culturas precolombinas y rescatar su sabiduría, como una manera de encontrar nuestras raíces y dejar de adoptar los paradigmas foráneos, los cuales han sido decisivos para caer en el estado de subdesarrollo en el que hoy nos encontramos postrados, y el cual se inició con la imposición del modelo europeo traído por Colón y su séquito.