Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Inicio de sesión

2015 De la paz y la economía colombiana: ¿un proceso de paz conveniente?

Universidad Cooperativa de ColombiaSala de Conocimiento2015De la paz y la economía colombiana: ¿un proceso de paz conveniente?

De la paz y la economía colombiana: ¿un proceso de paz conveniente?

​​​​Opinión


De la paz y la economía colombiana: ¿un proceso de paz conveniente?​


Ingrid Giovana.png

Ingrid Giovana Rondón Márquez
Profesional en negocios internacionales
Magister en Educación, Doctoranda en Ciencias de la Educación. 
Docente tiempo completo del programa de Administración de Empresas de la Universidad Cooperativa de Colombia.  ​



“Me han condenado al exilio, y he venido como suplicante a tu hogar, pero no para buscar seguridad y salvación –pues, ¿con qué objeto iba a venir aquí, si temiera a la muerte?-, sino para vengarme de quienes me han expulsado, venganza que ya empiezo a cobrarme al poner mi persona entre tus manos. Por tanto, si tienes el deseo de atacar a tus enemigos, sea noble señor, sírvete de mis calamidades, y haz de mi adversidad la buena fortuna del pueblo volsco. Lucharé a favor vuestro mejor de lo que he luchado contra vosotros, en la medida que se combate mejor cuando se conocen las tácticas de los enemigos que cuando se ignoran. Pero, si has desistido de la guerra, ni yo quiero vivir, ni para ti estaría bien que salvaras la vida de un hombre que antaño fue tu mortal enemigo y que en el presente no te puede servir ni serte útil” (Plutarco – Vidas paralelas, Alcibíades-Coriolano)

En estos momentos millones de ojos están puestos en el proceso de paz entre el gobierno de Colombia y las FARC; sin embargo son muchas las opiniones divididas que existen entre la población acerca del favorecimiento o descontento de los colombianos y más aun la inmediatez de algunos políticos que viendo la oportunidad de emitir juicios en pro o en contra, se atreven a aprovechar esta situación para conveniencia netamente personal y la defensa de sus intereses particulares. 

No obstante se hace meritorio realizar un breve análisis acerca de los diferentes procesos de paz que se han dado en otros países y la incidencia en la economía para poder vislumbrar posibles escenarios a los que podríamos someternos en el evento de lograr consolidar la tan anhelada “paz” que tanto reclaman las nuevas generaciones. 

El primer ejemplo que vale la pena mencionar es el proceso Nepalí, que comenzó en 2006, con la vivencia de una guerra maoísta y campesina.  Este conflicto dejó más de 13.000 muertos y 50.000 desplazados.  Hoy, este territorio Nepal, geográficamente ubicado en el Himalaya en el Continente Asiático, luego del logro de la dejación de armas, a pesar de ser uno de los países más pobres  y menos desarrollados del mundo, ha logrado un ascenso del PIB Per cápita de 323 dólares para el 2006,  1100 dólares para el año 2007 y 1300 dólares para el 2012. Nepal posee una ventaja competitiva que le permite acelerar su crecimiento económico, por ejemplo mediante la explotación de su potencial en energía hidroeléctrica y turismo, áreas de reciente interés de inversores extranjeros

      Opinión.jpg

Otro ejemplo más cercano a Colombia ha sido El Salvador, cuyo conflicto armado fue originado por factores como la caída internacional del precio del café, los constantes fraudes electorales y el descontento de los salvadoreños por la forma de gobernar de los militares. Para dar por finalizado este conflicto de más de una década entre el gobierno de El Salvador y el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FLMN), se firmó un pacto el 16 de enero de 1992 en Chapultepec, México.  Es evidente la evolución que se ha generado en El Salvador y las oportunidades laborales y educativas que han surgido posteriores a la firma de la paz, pese a la existencia indiscutible de que los conflictos sociales tienen sus adeptos, que son quienes se benefician económicamente, bien sea por el comercio armamentista, el reclutamiento y otros muchos derivados de la violencia.
 
 La tasa de alfabetización en Nepal ha tenido un crecimiento asombroso en los últimos años, como lo muestra la grafica.  Vale la pena mencionar que un pueblo educado es mucho más productivo y esto  representa mayor progreso para una nación.

Por su parte El Salvador, otro claro ejemplo de un exitoso proceso de paz, ha mantenido un crecimiento no solo educativo, sino que también su producto interno bruto ha presentado un crecimiento superior y sostenible. Fuente:  http://www.indexmundi.com


Según el Carter Center, un gran número de los mas de 50 conflictos armados que han azotado el mundo desde la Guerra Fría se han originado por choques religiosos, étnicos y políticos, y de estos, la mayoría de ellos ha sido solucionado por la vía negociada.  Esto muestra que es importante aprender de la historia. 

Vale la pena recordar el ejemplo mas impresionante:  Bill Clinton en 1995 negoció en 20 días en el interior de una base aérea el llamado Acuerdo de Dayton que acabó con mas de tres años de Guerra en Bosnia; este acuerdo es el espejo mas admirable de resolución de conflictos.

Cabe mencionar a su vez países como Guatemala, Irlanda del Norte (firma la paz el 10 de abril de 1998), Angola (20 de noviembre de 1994), Sudáfrica (Diciembre de 1996, Filipinas (15 de Octubre de 2012) entre otros, que han visto cómo sus economías han tenido un crecimiento, con oportunidades de empleo para un mayor grupo de habitantes y con el mejoramiento de la productividad. Fuente:  http://www.indexmundi.com

Expertos en temas políticos dan diversas opiniones acerca del proceso de paz y las implicaciones de éste para los colombianos. Algunos peritos como Rafael Humberto Moreno, afirman que en nuestro país es la política la que corrompe el narcotráfico, y hasta el mismo paramilitarismo.  Aseveraciones que muchas veces pueden generar sensibilidad y molestias para otros.  Por su parte, Profesores de la Universidad de Harvard en Ciencia Política, Economía, Gobierno y Ciencias Sociales, afirman que Colombia está preparada para la paz, sin embargo surge la pregunta de qué consideran legítimos los colombianos por el hecho de que muchas personas están indignadas por el comportamiento de la guerrilla.  “Esto es difícil, pues implica reconocer el poder y la autoridad de la guerrilla, al menos en algunas partes del país y algunos aspectos de la vida colombiana”, dice el experto James Robinson. 

En Colombia han existido intentos fallidos de paz, como se evidenció en el año 1982 bajo el mandato del Presidente Betancourt, en 1990 en el periodo Gaviria, 1998 en el gobierno de Pastrana, hasta el actual presidente Juan Manuel Santos, quien el 7 de Agosto de 2010 mostró intenciones de diálogo con las guerrillas Colombianas.  Los motivos que llevan a los países en conflicto a la búsqueda de la paz no son otros que el cansancio de la guerra y las necesidades económicas. 

Tal es el caso de Colombia, en donde los gastos del Estado Colombiano en seguridad rebosan el 6.5% del PIB, valor que contribuiría ampliamente al incremento del gasto público en temas como la educación, la agricultura, salud o vivienda. 

Aprender de la historia es nuestro mayor legado, y éste aprendizaje debe ser motivo para que como Colombianos nos atrevamos a visionar un país con oportunidades para todos, con una democracia representativa y participativa, donde se  mejoren las condiciones de vida de todas las personas.  Indudablemente la paz en Colombia debe generar espacios de progreso con el devenir de empresas productivas que generen empleo y aumenten el poder adquisitivo de la Nación, pero es una labor de todos y para todos.