Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Inicio de sesión

2015 "Drako" entre la música y los números

Universidad Cooperativa de ColombiaSala de Conocimiento2015"Drako" entre la música y los números

"Drako" entre la música y los números

Pasajero Sorprendente - Sede Santa Marta


"Drako" entre la música y los números​

francisco_perez.jpg
Imagen de Delwin Fandiño

Tiene 21 años, es cienaguero, estudia ingeniería civil, madruga como todos sus compañeros, es aplicado pero distraído y anda con una guitarra colgada de uno de sus hombros como una compañera.

Él es Francisco Pérez, más conocido artísticamente como ´Drako´, un joven apasionado por la Ingeniería civil y la música, la cual corre por sus venas.

Nació un 3 de enero de 1994, pasó por varios colegios, pero en la adolescencia quiso salir rápido y estudió en un Instituto semestralizado, graduándose a los 14 años.

El amor por la música, empezó cuando tenía tan solo 15 años, tiempo en el que su mamá le regaló la primera guitarra y asegura que desde ese mismo día empezó todo.

Un día, compró unos ´Converse´ pero los terminó cambiando por una guitarra, la cual guarda todavía y asegura que sigue siendo su compañera de inspiración.

Cuando empezó a tocar guitarra y a cantar, ya no estaba en el colegio, pues había obtenido el título de bachiller a los 14 años, y al salir duró un semestre entero dedicado a aprender el arte de la música. Cogía todos los días su guitarra, afinaba su voz y empezaba a dar luces de que iba a ser un gran músico, tal cual lo es hoy día.

"Casi todo el mundo empiezan a cantar en el colegio o en actos pequeños, pero mi caso fue diferente, porque cuando me regalaron mi guitarra, ya no estaba en el colegio, pero empecé a tocar en casa y poco a poco fue perfeccionando, pero el proceso es un poco largo". Dijo.

Drako no sabe de dónde viene el talento en la música, pues según él, es algo curioso porque su la familia es el único músico, aunque dijo que se dio cuenta  que era bueno, cuando cogió una guitarra y empezó a cantar; "la música en mi vida, fue una casualidad".

Este cienaguero de familia humilde, tiene raíces caqueteñas y santandereanas, o eso fue lo que escucho un día en una reunión familiar. Además, el tatarabuelo tocaba acordeón y cantaba de vez en cuando vallenato, al igual que uno de sus tíos, quien en la actualidad toca acordeón y versea, y sólo por esta parte pudo venir el gusto por el arte de cantar.

LA MÚSICA Y LA ACADEMIA


La carrera profesional que escogió nada tiene que ver con la música y la relación que hay entre lo que le apasiona y la academia no es mucha, pues es complicado cuando se tienen exámenes y a la vez un ´toque´.

"Cuando tú te apasionas por algo siempre vas a preferir la pasión por encima de muchas cosas, pero también está la conciencia  que estás pagando y debes estudiar, porque muchas veces del arte no se puede vivir", dijo.

Pacho, como lo llaman muchos de sus amigos y compañeros de estudio, trata de distribuir su tiempo entre una carrera que siempre le ha llamado la atención, pero que nada tiene que ver con los compases.   

"Mucha gente se sorprende al ver que estudio una carrear que de cierto modo no tiene que ver con la parte artística, pero hay cualidades que te  permiten ser artista y tener la capacidad para hacer calculo, y eso hay que aprovecharlo", aseguró.

La música se ha convertido en su pasión, a tal punto de no tener un género preferido, pues para él, hay una canción para cada momento y siempre ha tenido ese pensamiento.

Entre sus libros de números y cuadernos llenos de fórmulas matemáticas, aprendió a interpretar muchos géneros, pues "lo que sienta que está bien hecho, me agrada".

SUS GRUPOS

En el tiempo que le queda libre y fines de semana, ´Drako´ se cuelga una guitarra y junto a un grupo de amigos toca en diferentes partes de Santa Marta.   

Tiene una banda de Thrash Metal llamada ´Insane Crusher´ y un grupo de boleros, reggae y jazz ´Los Pejelagartos´.

De la banda de Metal aseguró, que su nombre salió de una canción de un grupo de Metal que los inspiró, y que infortunadamente tiene poca demanda, ya que en Santa Marta no hay una cultura para este tipo de música.

En cuanto a ´Los Pejelagartos´, su nombre pareció entre chistes en una reunión con amigos, y desde ese mismo día recibe invitaciones y llamadas para que cante y amenice ambientes de bodas, comidas y otras actividades.

Su ser polifacético, lo ha llevado a tocar en las calles de la ciudad y a deleitar a más de un samario o foráneo, que se dejan atrapar por las notas y su voz.

En cuanto a la vida laboral artística ha sido un poco compleja ya que "Santa Marta no tiene una cultura de metal, por eso siempre cuando toco metal lo hago por pasión". Pero con ´Los Pejelagartos´, siempre hay movimiento económico, almuerzos, bodas y cualquier tipo de eventos que sin duda es sensación.

Para Pacho la música es paz y agradece todos los días la oportunidad de estudiar, porque según él, es necesario este proceso para alcanzar un nivel de educación que contribuya al desarrollo armónico de las cosas.

"Tengo el pensamiento que la educación es fundamental para lograr una sociedad pacífica", dijo.

Para Aura Herrera, coordinadora de Bienestar Universitario, Pacho es un producto que viene haciendo la Universidad hace con los estudiantes.

"Francisco es un artista que ha venido participando por la Universidad en varios eventos, en los que se ha destacado por su participación. Ganó en Ascun Canción y este año se ganó un cupo para participar en el Festival Nacional de la Canción", expresó.

La coordinadora dijo sentirse orgullosa de este representante de la Región Caribe que nos va a representar en la Universidad de el Bosque en la Capital del país.

"Ama el metal y la música romántica", dijo la coordinadora.

Este es Francisco, un guitarrista polifacético que enamora con su canto, un joven que estudió en la UniMagdalena, Ingeniería de Sistemas, carrera que terminó abandonando hasta que se enamoró de nuestra sede.

"Cuando llegué a la Universidad Cooperativa de Colombia me pareció muy bonita y me pareció algo distinto de las otras universidades, realmente me apasiona la ingeniería civil, ya voy en séptimo y aspiro a terminar rápido", aseguró.

Aunque pensó estudiar música, no tomó esa decisión porque "infortunadamente hay lugares en donde uno no puede vivir de la música o no se logra obtener los sueños, entonces partiendo de eso decidí  estudiar ingeniería civil, carrera de la que he aprendido mucho".

'Drako' vive ´pensionado´ en una habitación en la Perla de América, viaja constantemente a Ciénaga a visitar a la familia, se despierta temprano, ensaya y canta cuando tiene tiempo libre, según el para mejorar cada día más esta pasión que desde los 15 años lo acompaña.