Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Inicio de sesión

2015 Fluorosis dental: un problema de salud pública en dos ciudades del Meta

Universidad Cooperativa de ColombiaSala de Conocimiento2015Fluorosis dental: un problema de salud pública en dos ciudades del Meta

Fluorosis dental: un problema de salud pública en dos ciudades del Meta

Salud oral ​​


Fluorosis dental: un problema de salud pública  en dos ciudades del Meta

ruth_angela_gomez_scarpetta.jpg
Ruth Ángela Gómez Scarpetta
Docente investigadora
Facultad de odontología Universidad Cooperativa de Colombia, Villavicencio, Bacterióloga.
 Especialista en Epidemiología y candidata a maestría en Epidemiología. Realiza investigaciones en las áreas de la Salud Pública y la Epidemilogía.




Durante el 2014 y el 2015, este grupo de investigadores han desarrollado trabajos de investigación descriptiva, mediante muestreo probabilístico de la población escolar de 8 a 12 años de edad, de los municipios en mención. Observando un total de 459 menores en Villavicencio y 372 en Puerto López, logrando establecer una a prevalencia de la fluorosis dental, según índice de Thylstrup y Fejerskov (TFI≥1) del 65,8% (IC 95% = 61,5% a 68,5%) para Villavicencio y de 88,4% (IC 95% = 85,4% - 91,9%) para Puerto López, sin encontrar diferencias significativas entre niños y niñas, así como tampoco entre las diferentes edades. En cuanto a la severidad de fluorosis; los grados de severidad más frecuentes en Villavicencio fue de TFI 1(23,7%) y 2 (31,4%), mientras que en Puerto López fuero los grado 1(35,5%)  y 3(22,8%); por otro lado el grado de mayor severidad  en Villavicencio fue el 4 (2,4%), mientras que en Puerto López se encontraron grados de severidad mayores a 4 en el (9,7%). Lo que indicaría una mayor afectación por fluorosis dental en  los escolares de Puerto López. Los dientes más afectados  en ambas poblaciones fueron los premolares superiores (48,2%) e inferiores (40,6%), seguidos de los incisivos laterales (40,2%).

Aunque estos resultados  no pueden ser generalizados a la población de menores de 8 a 12 años de Villavicencio, puesto que en la muestra no se incluyeron menores de colegios privados, así como tampoco una muestra representativa de las zonas rurales pertenecientes a este municipio, como tampoco las correspondientes a Puerto  López. Sin embargo, teniendo en cuenta el diseño de este estudio en aspectos como el tamaño de la muestra, el proceso de calibración de los examinadores clínicos y la utilización del índice de TF, el cual resulta ser mucho más sensible que el usado en el referente más reciente para la región oriental ENSAB III(1), además, la no inclusión de resultados de este evento para la región oriental en el último ENSAB IV (2); lo descrito en este estudio puede ser considerado como un estimador representativo del comportamiento de la fluorosis dental en estos municipios.

Así, se podría decir que  este evento en estos municipios ha incrementado de forma muy significativa, comparado con la prevalencia de 8,9% reportada en el ENSAB III (1998), lo que a su vez concuerda con lo reportado con diferentes estudios realizados en ciudades como Cartagena, Yondo, Bucaramanga, Manizales y Bogotá, en los últimos 12 años, que  reportan prevalencias que oscilan entre 48,1% a 97,9%.

       fluorosis-dental-2015.jpg
                                                                                       Foto tomada de: http://bit.ly/1OX5YvA​​

Si bien la aplicación de F ha mostrado ser una estrategia efectiva en la disminución de la prevalencia e incidencia de la caries, a su vez los diferentes estudios citados muestran un aumento de prevalencia de la fluorosis dental en la última década, tanto en otros países como en ciudades colombianas y en las que por los resultados del presente estudio se puede incluir a Villavicencio y Puerto López, lo que se explicaría por la exposición a múltiples fuentes de F en edades de formación dentaria; así los menores se exponen al F a través de los alimentos, sal, agua de consumo, bebidas envasadas, dentífricos y enjuagues bucales, por lo que se requiere una mayor vigilancia de las autoridades de salud pública, que permitan tomar medidas preventivas para el control de los niveles adecuados de F de cada una de estas fuentes, en beneficio de los individuos de la comunidad y de las generaciones futuras. 

Teniendo en cuenta que la fluorosis dental es un indicador de exposiciones a niveles de F superiores a las permitidas por las normas nacionales e internacionales, lo que a su vez puede representar consecuencias sistémicas en la salud de estas poblaciones (3) y que la aplicación de este ion vía sistémica en edades de formación dentaria plantea dudas de costo beneficio acerca de su efecto preventivo para la caries dental versus los efectos colaterales de la fluorosis dental y toxicidad sistémica (4)