Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Inicio de sesión

2015 La vitamina D y su importancia en la infección por el VIH-1

Universidad Cooperativa de ColombiaSala de Conocimiento2015La vitamina D y su importancia en la infección por el VIH-1

La vitamina D y su importancia en la infección por el VIH-1

​​Investigación

La vitamina D y su importancia en la infección por el VIH-1


wildeman_zapata_builes.jpg

Wildeman Zapata Builes
Líder del Grupo Infettare, Facultad de Medicina-Sede Medellín, Universidad Cooperativa de Colombia.
Profesor, Facultad de Medicina-Sede Medellín.
Magister y Doctor en Biología de la Universidad de Antioquia
Profesor investigador en las áreas de inmunología, biología celular y molecular, microbiología y enfermedades infecciosas.
wildeman.zapatab@campusucc.edu.co​


Desde su aparición, la pandemia del virus de la inmunodeficiencia humana tipo 1 (VIH-1) se ha constituido en uno de los principales problemas de salud pública en el mundo. Desde el inicio de la epidemia, aproximadamente 78 millones de personas se han infectado con el VIH-1 y 39 millones han fallecido por causas relacionadas con este virus. A nivel mundial para el año 2013, 35 millones de personas en el mundo vivían con el VIH-1, un dato más elevado que años anteriores debido al aumento de individuos sobrevivientes a causa de recibir terapia antiretroviral. Durante este mismo año se reportaron 2,1 millones de nuevas infecciones en comparación con los 3,4 millones de casos registrados en 2001, lo que representa un descenso del 38% y fallecieron 1,5 millones de personas en todo el mundo por causas relacionadas con el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA) (Gap Report 2014).

la_vitamina_D_importancia_infeccion_VIH-1.jpg

En Colombia para el año 2013, el Ministerio de Salud y Protección Social estimó un total de 145.367 personas viviendo con el VIH-1, para una prevalencia en adultos del 0,5%; además, 9.247 casos fueron estimados como nuevas infecciones para ese mismo año junto con 7.924 muertes. En Colombia, la infección continua siendo más frecuente en los hombres (82% de los casos reportados), principalmente en hombres que tienen sexo con otros hombres, así como también en trabajadoras sexuales, por lo que la principal ruta de transmisión es la vía sexual (aproximadamente el 98% de los casos); lo cual sumado al temprano inicio de las relaciones sexuales en la población colombiana, incrementará en el tiempo el número de nuevos casos (Ministerio de Salud y Protección social-Informe GARPR-2014).  

Durante la infección por el VIH-1, los linfocitos T CD4+ que hacen parte de los glóbulos blancos, son las principales células que se infectan por este virus, permitiendo su multiplicación, promoviendo la diseminación de la infección en todos los tejidos del individuo infectado. La cronicidad de esta infección lleva a una profunda inmunosupresión o “bajas defensas” que se denomina SIDA, lo cual favorece la aparición de enfermedades oportunistas y procesos oncológicos o malignos que eventualmente conducen a la muerte de la persona infectada.

Debido a las alteraciones en el sistema de defensa de los individuos infectados, se ha intensificado la investigación sobre la participación de algunos compuestos que regulen la respuesta de este sistema en el curso clínico de la infección. En este sentido, la vitamina D (VitD), que además de participar en la regulación del metabolismo mineral (calcio por ejemplo) tiene la capacidad de modular la respuesta inmune, podría ser un buen candidato a estudiar; sin embargo, es poca y controvertida la evidencia de la participación de la VitD sobre la infección por el VIH-1. 

Basados en esto, se realizó una búsqueda en las diferentes bases de datos científicas con el fin de revisar la relación entre la VitD y la infección por el VIH-1. El artículo de revisión publicado presenta evidencia científica sobre el efecto de la VitD en la patogénesis de la infección por el VIH-1, dada las implicaciones de este tópico en la identificación de nuevos blancos terapéuticos en esta infección.

En resumen, la VitD tiene propiedades anti-inflamatorias que podrían disminuir la hiperactivación inmunológica, signo clásico de la infección por el VIH, que reduce el número de células que se pueden infectar, permitiendo disminuir el daño a los diferentes tejidos de la persona infectada; además, promueve la producción de proteínas con actividad anti-VIH-1, sustentando su papel protector contra esta infección. En contraste, la VitD podría potenciar la replicación del virus y algunas características genéticas en el receptor de la VitD, podrían aumentar su actividad, asociándola con susceptibilidad a la infección por el VIH-1.

Las investigaciones realizadas hasta la fecha no permiten establecer claramente el papel de la VitD, su metabolismo y función en la inmunopatogénesis de la infección por el VIH-1. Por esta razón el grupo de investigación Infettare ha comenzado una serie de propuestas encaminadas a dilucidar el efecto protector o no de la VitD durante la infección o la exposición sexual al VIH-1 y poder así aplicar este conocimiento para el desarrollo de nuevas estrategias terapéuticas que reduzcan la transmisión de este virus.

El artículo original con las respectivas referencias puede ser descargado desde la base de datos de Elsevier, en el siguiente enlace: Artículo VitD y VIH​