Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Inicio de sesión

2015 Las competencias genéricas en educación superior y la teoría del capital humano

Universidad Cooperativa de ColombiaSala de Conocimiento2015Las competencias genéricas en educación superior y la teoría del capital humano

Las competencias genéricas en educación superior y la teoría del capital humano

​Competencias genéricas​

Las competencias genéricas en educación superior y la teoría del capital humano​

Andrea-Patricia-Huechacona-Fuentes.png 

Andrea Patricia Huechacona Fuentes
Profesor Programa Comercio sede Bogotá
Docente tiempo completo 
Abogada y licenciada en humanidades,  especialista en derecho de familia, magister en derecho administrativo. Docente universitario desde 2005. Ciberdemos.blogspot.com (democracia virtual).





¿Cómo beneficia a los seres humanos un modelo educativo implementado a través de las competencias?. Comenzaremos a resolver este interrogante a partir de lo manifestado por PNUD en 1991 citado en informe de naciones Unidas: «El verdadero objetivo del desarrollo es ampliar las oportunidades del progreso en el individuo… El ingreso no lo es todo en la existencia humana, igualmente importante puede ser la salud, la educación, un buen entorno físico, la libertad...por mencionar unos cuantos componentes del bienestar» (1991, p.37).  Desde éste momento el concepto competencia no solo como aptitud o habilidad laboral sino como componente para mejorar la calidad de vida,  ha adquirido mayor  relevancia.

 Bajo los parámetros del mercado actual,  el trabajador tiene consciencia de que debe aportar lo que realmente necesita la organización y el empleador a su vez contrata sólo aquello que  le aporta valor para desarrollar sus objetivos o estrategias. Por ende el trabajo comienza a ser perceptible como un elemento  funcional,  por lo que cada vez se reconoce más la importancia de disponer de un talento humano competente para el logro de los logros de la empresa.  La contradicción se da entonces entre la necesidad de obtener competencias que  no se limiten a buscar suplir necesidades del mercado y a convertirse en ventajas competitivas para las empresas sino que busquen también la satisfacción del ser humano y su bienestar a fin de construir una mejor sociedad que logre realmente un crecimiento económico; por esta razón los modelos educativos deben generar estrategias que fortalezcan competencias encaminadas a estos objetivos (Porter, 2001).
COMPETENCIAS-GENERICAS-EDUCACION-SUPERIOR.jpg
  Tomado de : google imágenes. https://pixabay.com/static/uploads/photo/2014/09/01/05/37/career-432573_640.jpg​

El efecto de la educación en el desarrollo económico y social de los países, ha sido estudiado por innumerables autores, quienes han demostrado por medio del análisis teórico y comprobación empírica, dicho efecto. Los enfoques clásico (Smith - 1776) y neoclásico (Solow - 1956) plantearon cómo la educación tiene un efecto en la acumulación del capital físico y humano, que junto con el progreso tecnológico, incrementa la productividad de dichos factores. A principios de la década del 60, Danison, Schultz y Becker, formularon la Teoría del Capital Humano, planteando que la educación debe ser considerada como una inversión que realizan los individuos y que les permite aumentar su dotación de capital, que aporta de manera determinante al crecimiento económico de los países, en virtud de su nexo directo con la productividad. En este contexto, diversos estudios referenciados han demostrado cómo el crecimiento económico de muchos países durante el siglo XX fue en parte debido a una mayor y mejor educación; o dicho en otras palabras una educación de calidad y es la expansión del conocimiento científico y técnico lo  que incrementa la productividad del trabajo y de otros factores de producción. (Briceño, 2011).

Para la escuela neoclásica  la inversión en educación aumenta la fuerza de trabajo del individuo al incrementar sus cualificaciones y capacidades productivas ya que la escolaridad puede aumentar la facilidad con que el empleador extrae de un trabajador su fuerza de trabajo, generando pautas de motivación como: los incentivos  y la capacitación. A su vez la teoría microeconómica analiza el concepto de capital humano a partir de la búsqueda de factores individuales que inciden en el aumento de  la productividad y del crecimiento económico, de ahí que el factor impulsor del proceso económico radica en la subjetividad individual para trasladarla a aumentar el ingreso marginal del empleador. En otras palabras, el propio individuo maximiza su utilidad en un entorno de mercado competitivo, buscando opciones educativas que lo lleven a progresar, a mejorar su calidad de vida y a formular estrategias para adaptarse a las condiciones del mercado laboral. Estas  elecciones racionales e independientes, hacen supuestamente desaparecer el carácter clasista del trabajo; argumentos cuestionables ya que excluyen factores relevantes como los costos de educación que limita el acceso a ciertas profesiones ocupaciones,  la salud,  los talentos naturales y las oportunidades del mercado. Bowles (2014).
El  ser humano como  actor principal del proceso de producción requiere  que a su valor se incorporen no  solo los conocimientos que ha  adquirido a lo largo de su vida, sino también los valores que lo diferencian. La teoría del capital humano postula que debe privilegiarse la educación y formación de los individuos más allá de su contribución al proceso productivo, ideas que contrastan  con el mercado laboral vigente en el que entre la  gran masa de trabajadores  existe preferencia hacia aquellos con calificación más alta, por lo que aquellos que no pueden acceder a los niveles de formación y capacitación necesarios, quedan relegados a condiciones de precariedad y exclusión. ( Briceño. 2011).

A pesar de que la teoría del capital humano rescata la importancia de las competencias específicas enlazadas al saber hacer; existen unas competencias transversales genéricas que abordan la identidad del ser humano y por ende van aunadas al perfil profesional de las distintas profesiones; estas competencias fueron ampliamente desarrolladas en el informe Delors y mencionadas por Amartya Sen quien reafirmó la importancia de la educación como determinante del desarrollo económico de los países, resaltando que la educación constituye un medio para ampliar las capacidades y posibilidades de los individuos, y de esta forma mejorar la calidad de vida de la sociedad resaltando no el capital humano sino el potencial humano. A su vez,  el  informe Delors, resalta la necesidad de  la construcción de una sociedad democrática, pacifica, equitativa e incluyente a través de una convivencia pacífica fortalecida por el pluralismo, el consenso  y la tolerancia; en la que se desarrolle no sólo el aprender a hacer, sino también el aprender a conocer, aprender a ser y el aprender a vivir juntos  (Delors, 1994)​.

Para lograr un real crecimiento económico y una  sociedad mejor, los individuos deben dejar de ser un factor de producción para convertirse en trabajadores libres asociados que  actuen como agentes políticos propiciadores de cambios económicos y políticos y  que desarrollen todo su potencial humano; para ello las universidades deben estar preparadas para brindar una educación que involucre  los parámetros del marco Tuning y los pronunciamientos de la Unesco, en el que se aborden tanto las competencias profesionales como las  genéricas, ya  que son éstas últimas las que  logran que la persona a través de elecciones individuales resalte su potencial humano. El aprender no solo a hacer sino también a conocer, ser y a vivir en sociedad,  permiten a las personas abordar las problemáticas de la sociedad actual y aportar soluciones a las mismas; a través de la implementación de  habilidades como el pensamiento crítico, sistémico y creativo entre otros. Para este objetivo el  Estado debe  intervenir con políticas que tiendan a equilibrar las desigualdades sociales y favorezcan las decisiones individuales al momento de  capacitarse y seleccionar un empleo; por lo que debe propiciar estrategias para que la población desfavorecida que quiera educarse,  lo haga  sin tener en cuenta factores como  los costos de la educación, la alimentación o el transporte  a fin de que su decisión obedezca sólo a su voluntad y no a un rango limitado de posibilidades para algunos que quieren y pueden capacitarse. 

BIBLIOGRAFÍA:
Bowles y Herbert Gintis. EL PROBLEMA DE LA TEORÍA DEL CAPITAL HUMANO: UNA CRITICA MARXISTA. Revista de Economía Crítica, nº18, segundo semestre 2014, ISNN 2013-5254, p. 220-228. http://www.revistaeconomiacritica.org/sites/default/files/revistas/n18/15_Bowles-Gintis_Teoria-del-capital-humano.pdf
Briceño Mosquera A. (2011).  La educación y su efecto en la formación de capital humano y en el desarrollo económico de los países.   Apuntes del CENES ISSN 0120-3053 Volumen 30 - Nº. 51. Primer Semestre 2011 Págs. 45 - 59
Delors, Jacques (1994). "Los cuatro pilares de la educación", en La Educación encierra un tesoro. México: El Correo de la UNESCO, pp. 91-103. http://www.uv.mx/dgdaie/files/2012/11/CPP-DC-Delors-Los-cuatro-pilares.pdf
Programa de las Naciones Unidas para el desarrollo (1991). Desarrollo humano, informe 1991, New York, p. 37.
Porter, (1988). Management education and development, New York .editorial Mc Graw Hill.. !988. PORTER, L., et. Al management Education and Development, editorial McGraw-Hill Book Company, New York, E.U.