Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Inicio de sesión

2015 Los emprendedores regionales y los desafíos para enfrentar el postconflicto

Universidad Cooperativa de ColombiaSala de Conocimiento2015Los emprendedores regionales y los desafíos para enfrentar el postconflicto

Los emprendedores regionales y los desafíos para enfrentar el postconflicto

​​Emprendimiento 

Los emprendedores regionales y los desafíos para enfrentar el postconflicto​

Julian-Ricardo-Rodriguez-Soto.jpg



Julián Ricardo Rodríguez Soto

Profesor de la Sede Espinal​
Profesor Tiempo Completo programa de Administración de Empresas
julian.rodriguez@campusucc.edu.co



emprendedores-regionales.JPG
El Estado colombiano celebra con gran júbilo las notables diminuciones de la tasa de desempleo global acumulado  y muestra con beneplácito proyecciones e indicadores de crecimiento  económico muy por encima  de los países de Latinoamérica. 

Desde luego este ambiente económico favorable esta permeado por los diálogos de paz y la posibilidad de un acuerdo con los grupos  armados al margen de la ley.  Ante este panorama tan positivo pareciera que las condiciones están dadas para asegurar un crecimiento progresivo  en el país.

Todas estas situaciones son las que  nos permiten plantearnos reflexiones, para  determinar  si las oportunidades y el buen ambiente económico están permeando a todo el país o si es una sensación que solo se percibe en las grandes capitales, lejos de las realidades que enfrentan las  regiones.

En primer lugar es necesario abordar el debate en términos de las cifras de desempleo que dejan un halo de desigualdad y notorias diferencias entre las regiones; mientras que la cifra de desempleo acumulada de enero a noviembre se ubica  por debajo del 9.1%; en ocho de las 13 ciudades  encuestadas  por el DANE tienen promedios por encima de dos dígitos, sin lugar a dudas este es un indicador que las oportunidades laborales no están llegando a todas las regiones del país  y paralelo a esto FEDESARROLLO advierte sobre calidad del mercado laboral permeado por la informalidad, la autoempresarialidad  y el subempleo. 

Desde luego que la pretensión de esta columna no es mitificar el emprendimiento, la principal intensión es llamar la atención sobre las necesidades y las dificultades que enfrentan los emprendedores nacionales, en un país compuesto por las disparidades regionales y donde la constante en la consolidación emprendedora está en las fluctuaciones y los cambios económicos del país. En una nación como Colombia con un tejido empresarial compuesto en  un 96.3% por micros, pequeñas y medianas empresas- Mipymes-.

Hoy por hoy el emprendedor regional  está enfrentado a situaciones indeterminadas que hacen impensable la consolidación empresarial a nivel nacional e  improbable alcanzar índices de productividad  y competitividad que requieren los mercados globales.

En un reciente grupo focal ejecutados por el grupo de Investigación JACECAF de la Universidad Cooperativa de Colombia sede Espinal y con la cooperación del grupo de investigación SUMAR – Liderado por el Profesor Humberto Serna Gómez se lograron identificar algunas posibles causas que frenan el crecimiento y la consolidación empresarial especialmente en las regiones; a los nacientes empresarios se les consulto sobre las causas que generan más incertidumbre a la hora de consolidar su unidad productiva.

En segundo lugar, otra posible situación que contrae el crecimiento empresarial para el Pequeño y Mediano emprendedor está asociado con el tema tributario, ellos manifiestan que hay mucha incertidumbre referente al tema,  los constantes cambios tributarios, el impuesto al patrimonio y la posible alza en la tasa del IVA son la principal preocupación para el emprendedor. Si a esto le sumamos el que no es clara la posición del gobierno sobre el desmonte del 4*1000, un impuesto que nació temporal, pero que hasta hoy se mantiene. 

Aunado a lo anterior, otro revés  en la consolidación empresarial en las regiones, está asociada de forma tangible a los productos sensibles de exportación como es el petróleo, oro, carbón entre otros más, estos productos que aunque tienen poca transformación productiva son el motor empresarial y emprendedor en regiones; hay muchas lugares de Colombia donde la oferta de servicios (hoteleros, gastronómicos, financieros, de transporte,) dependen del buen desempeño de la locomotora minera, sector que hoy está golpeado por los bajos precios del crudo, la intervención estatal al sector minero y los problemas de impacto ambiental. 

Para finalizar con algunos ejemplos la creación de empresa y el emprendimiento no es una tarea fácil, el empresario hoy está siendo impactado por agentes externos que poco contribuyen a consolidar su organización y en cambio los sitúan en un escenario empresarial cargados de incertidumbre, por ello que la situación para el empresario-emprendedor de regiones como Cúcuta, afectada por los vaivenes económicos y sociales de su principal cliente, el vecino país de Venezuela, los llanos orientales impactados por los bajos precios del petróleo, los pequeños mineros de oro, afectados por débil normativa del sector y los agricultores sin condiciones claras para invertir, en fin un sin número de inconvenientes, distintas realidades, y diversos retos para los emprendedores en un mismo país.

Es importante que frente a tanta expectativa en temas de paz, postconflicto y acuerdos con los grupos al margen de la ley, el Estado Colombiano empiece a pensar que la paz se incuba con una notable presencia institucional y  en condiciones de  seguridad, se  construye con igualdad de oportunidades, se consolida con empleo formal y se fortalece cuando la clase empresarial evidencia un país comprometido con los emprendedores, los encargados de generar empleo y construir condiciones favorables, si el Estado no fortalece el tejido empresarial nacional en todas las regiones, el gobierno central  seguramente seguirá desgastándose en acuerdos, mitigación de conflictos y diálogo, con la utopía de un país en paz y con débiles condiciones empresarial y de empleo, eso sin lugar a dudas sería una solución muy cortoplacista para un problema que tiene más de fondo como de forma, la paz la consolida el Estado, pero requiere de muchos agentes que la hagan perdurables, los empresarios serán agentes decisivos para garantizar una paz duradera y que llegue a todas las regiones del país.