Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Inicio de sesión

2015 Tecnología-educación: una relación para pensar con criterios pedagógicos

Universidad Cooperativa de ColombiaSala de Conocimiento2015Tecnología-educación: una relación para pensar con criterios pedagógicos

Tecnología-educación: una relación para pensar con criterios pedagógicos

​​​​​Opinión 

Tecnología-educación: una relación para pensar con criterios pedagógicos​


Edgar Jacinto Rincon.jpg



Edgar Jacinto Rincón Rojas
Coordinador Maestría en Informática Aplicada a la Educación sede Bogotá.  
Magíster en Dirección Universitaria, Ingeniero de Sistemas
 Investigador, profesor en pregrado y posgrado, consultor otras.
 



Desde la década de los 80 se ha convertido en un imperativo global la adaptación de las TIC a la estructura funcional de cualquier organización. Estados, instituciones y principalmente las industrias, han resignificado su devenir a la luz de las nuevas tecnologías informáticas y comunicacionales.

En el siglo XXI estas tecnologías han adquirido modos y formas que concretan una nueva etapa emergente para la humanidad: La era cibernética, que día a día presenta elementos más complejos, entre estos un ser humano entendido, tal vez configurado, desde el uso de artefactos tecnológicos. 

Ya en este punto la educación y la pedagogía tendrían que entrar a pensar un análisis exhaustivo y mucho más elaborado que lo que hasta el momento se ha logrado epistemológicamente, en el marco de la aproximación científico-social a la simbiosis sujeto-tecnología.

 Aula maestrias.jpg
Es obvio que la esfera educativa no ha sido ajena a este proceso de transición paradigmática. El auge de las TIC en la educación se ha manifestado de maneras tan puntuales como decisivas en la pedagogía contemporánea. Actualmente se habla de Ambientes Virtuales de Aprendizaje, Software Educativo, E-Learning, Multimedia Educativa y una amplia gama de constructos propios de la conjugación de las TIC en la escena educacional.

Es muy cierto que en el ámbito industrial este proceso de tecnologización ha traído consigo grandes beneficios en cuanto el fin último de la empresa: la riqueza y la ganancia. Sin entrar en detalles sobre el pasivo ambiental, social y humano que esto ha conllevado; la pregunta que aquí surge es ¿la educación también podrá beneficiarse de la misma manera?.

No se puede pasar por alto que las nuevas tecnologías han jugado un valioso papel en términos de ampliación de la cobertura del sistema educativo y del engrosamiento considerable de las estadísticas sobre el porcentaje poblacional que en las últimas décadas ha logrado acceso a la educación. Definitivamente las TIC han permitido extender cierto tipo de programas educativos hacia contextos lejanos, que en el pasado eran inaccesibles para la escuela o la universidad tradicional.

Sin embargo, una considerable muestra de casos analizados respecto a la tecnologización de las aulas permite entrever, más allá de las optimistas estadísticas de cobertura, las consecuencias lógicas de la transposición mecánica de la lógica industrial, a la planeación de los procesos educativos contemporáneos. Un fracaso ostensible en cuanto calidad en la educación.

Los actuales estrategas o gerentes de la educación consideran que al igual que en la empresa, basta con sistematizar las instituciones educativas y las aulas, proveer de herramientas informáticas  a sus protagonistas (docentes y estudiantes) y diseñar métodos eficaces (software y redes virtuales) de acuerdo a los contenidos curriculares específicos.  

Con estas sofisticadas herramientas cibernéticas se ha logrado minimizar la acción creativa del estudiante en proporción a la decreciente interacción directa con el profesor, maximizar la tarea administrativa del docente, limitar el acto educativo a las dinámicas instructivas en labores operativas y en últimas, evitar los procesos de pensamiento crítico, filosófico y reflexivo en la escena educativa. 

Mirando más allá de la crítica destructiva o el pesimismo propio de los detractores idealistas, se considera necesario asimilar la era cibernética como un fenómeno tan promisorio como inexplorado desde la educación y la pedagogía. Es un reto para el pedagogo y el educador del siglo XXI desentrañar la rigurosa epistemología impresa  en el acto de educar y a la luz de esta reflexión profunda, brindar un norte a la vital articulación de las TIC en la Educación. Es necesario fecundar una genuina  transdisciplinariedad en esta ineludible conjugación contemporánea de tres grandes disciplinas, la Informática, la pedagogía y la educación. 

De este perentorio llamado a los educadores del siglo XXI surge el programa “Maestría en Informática Aplicada a la Educación” en la Universidad Cooperativa de Colombia, en el cual se asumen crítica, reflexiva y sobretodo propositivamente, los retos epistemológicos que las TIC presentan a los educadores. Esto sin dejar de lado el valioso aporte técnico que estas mismas ponen a disposición del docente contemporáneo.