Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Inicio de sesión

2015 Un puente entre el psicoanálisis y las neurociencias

Universidad Cooperativa de ColombiaSala de Conocimiento2015 Un puente entre el psicoanálisis y las neurociencias

Un puente entre el psicoanálisis y las neurociencias

​​​​​Psicoanálisis y las neurociencias​

 Un puente entre el psicoanálisis y las neurociencias​


Joerly Mosquera ​​​
  
Judith Calvache
​​                ​​Estudiantes del programa de Psicología de la Universidad Cooperativa de Colombia, sede Cali.​​ ​

 

Las estudiantes Joerly Mosquera de octavo semestre y Judith Calvache de cuarto del programa de Psicología, pertenecientes al semillero de investigación de Neurociencias, Clínica, Básicas y Aplicadas, SEMINEC, desarrollaron una investigación denominada “Neuropsicoanálisis de la dinámica estructural de la personalidad de Freud” con el acompañamiento del profesor Carlos Hurtado González, la cual fue presentada en la IV versión de Casa Abierta desarrollada en el primer semestre de 2015 en la Sede Cali.
Ellas cuentan que construyeron la ponencia entorno al estudio que Freud desarrolló de la personalidad de los sujetos, pues consideraron importante mostrar los avances que tiene el neuropsicoanálisis como campo de investigación, no como enfoque, dado que 15 o 20 años atrás era una utopía hablar de este “encuentro”, pues los ponentes de las neurociencias y los psicoanalistas no se hubieran puesto de acuerdo. 

“El psicoanálisis plantea que el sujeto sí se construye a partir de sus experiencias primarias, en la infancia y que somos lo que fuimos, sin embargo las neurociencias nos prueban que cada día nos estamos reconstruyendo y que no somos únicamente lo que fuimos sino lo que construimos día a día del mundo que nos rodea. Nos pareció pertinente hacerlo con un tema que es controversial pero que es interesante para la población en general porque tanto la seudopsicología como la psicología han abordado y mostrado mucho interés por entender la estructura de la personalidad del sujeto como una forma de acercamiento de quiénes somos los seres humanos y hacia dónde vamos. 

Cuando Freud desarrolló la teoría de la personalidad, construyó una primera tópica pero en ésta él aún no hablaba de las instancias de la personalidad que habla en la segunda tópica que fue más o menos para 1923. En la primera tópica lo que hizo fue construir las instancias del aparato psíquico que se dividía en: consciente, preconsciente e inconsciente, una instancia correspondía a la otra, y entre cada una habían algunos mecanismos de defensa, resistencias, y digamos como puertas que se abrían entre una instancia y otra para filtrar la información. Eso lo explicó también a través de la teoría que Freud hizo a cerca de la elaboración onírica o el proceso de cómo construimos nuestros sueños. Ya después en una segunda tópica retoma los conceptos de consciente, preconsciente e inconsciente, pero a la luz del Ello, Yo y el Superyó, nuevas instancias que introduce dentro de la teoría para explicar la estructura de la personalidad del sujeto, cómo se configuran las acciones, las decisiones y cómo corresponde una estructura a otra”.

¿Cómo entender las instancias de la personalidad de Freud? 

Las estudiantes plantean el siguiente ejemplo.
Una persona quiere comprar un carro. Pero sabe que tiene la responsabilidad de pagar la carrera, pero tiene muchos deseos de comprar el auto. Entonces lo que va a suceder de acuerdo a cómo hayas configurado tu personalidad a partir de la experiencia con tus cuidadores primarios, es decir tus primeras figuras de apego (padres, abuelos, tíos) lo que va a hacer el Ello es decir… vamos a comprar el carro, podemos comprarlo, lo necesitas, quieres el carro, tienes derecho a tenerlo, que importa lo demás, después lo puedes resolver, el carro, el carro, el carro… Lo que va a hacer entonces el Superyó es decir… no puedes comprar el carro, sabes que tienes que pagar los recibos, la universidad, no puedes ser tan irresponsable, qué van a pensar tus papás, ellos no te enseñaron a ser así, vas a ser la persona mas irresponsable de todas, te vas a quedar en la ruina, no vas a poder pagar el semestre y si no estudias vas a  ser un (a) fracasado, ¿quiéres ser fracasado? no puedes serlo. Lo que diría el Yo es... Listo, vamos a ver, podemos comprar el carro, si hacemos esto y aquello, sin embargo no sería tan factible por esto y lo otro, quizás si ahorramos un poco podemos comprar el carro o si lo compramos ahora, tenemos que guardar dinero para esto. El Yo es esa instancia donde llega la información filtrada y que trata de conciliar un poco entre el Superyó y el Ello. Este es un ejemplo muy somero de cómo interactúan las instancias de la personalidad. 

Joerly-Judith.jpg
Según Joerly y Judith, lo más rescatable de todo es la explicación que las neurociencias brindan a esta teoría de Freud, no tratando de desestimarla porque fue válida en su época y lo es aún, sino porque son conscientes de que precisamente el psicoanálisis no busca introducir procesos neurológicos dentro de sus teorías, sino que las neurociencias intentan darle carácter epistemológico a esos principios o postulados que el psicoanálisis ha establecido, no con el fin de desestimarlo sino para que sean verificables con algún método científico. 

“Otro de los planteamientos de nuestra ponencia es que el inconsciente puede estar ubicado en el tallo cerebral, en el sistema límbico, el hipocampo y la amígdala, esa fue la parte más importante que arrojo del lado del inconsciente y de la arquitectura cerebral y lo que nos plantea el concepto freudiano. 

A la luz de las neurociencias el Yo es un eslabón que enlaza la realidad del otro con el medio externo, es decir, cuando hablamos de enlazar la realidad con el medio externo, se hace referencia a que se hace uso del lóbulo frontal, que también se utiliza la región ventral, y el córtex frontal, que están en constante interacción para que el sujeto logre hacer esta relación de sí mismo con el medio bajo el principio de realidad. Cuando hablamos del Superyó decimos que es una estructura que se presenta en las neurociencias, es como una reestructuración del córtex orbitofrontal que en neurociencias nosotras entendemos que es el área encargada de hacer que el ser humano o el sujeto pueda adaptarse a las normas del medio ambiente bajo el cumplimiento de la ética,  la norma y todos los valores y convenciones culturales que tenemos. 

El Ello podemos entender cómo funciona la estructura cerebral en el complejo reptiliano o cerebro primitivo, que es como el primer cerebro primario que tuvimos, mas instintivo, mas dado al deseo, a la satisfacción de las necesidades inmediatas, sin racionamiento consiente”.

Conclusiones de esta investigación  

Joerly y Judith manifiestan que lo que proponen desde las neurociencias sobre la teoría de Freud, no deja de ser algo sumamente especulativo hasta que los avances investigativos permitan hacer una comparación empírica y metodológica. Lo que están proponiendo puede ser real porque hasta el momento no se ha ubicado el inconsciente freudiano en el cerebro y como una estructura, ni como sistema, sin embargo existe investigaciones que se acercan a este hallazgo sin embargo no han sido comprobadas. “Nuestra investigación no deja de ser una mera hipótesis y no se puede tomar como una verdad absoluta que convierta esto  en un mito o como un leyenda científica, y que termine como una falacia. Hasta que no haya una comprobación empírica de lo que decimos no podríamos afirmar que en efecto la teoría de Freud puede ser ahora reconfigurada a través del entendimiento de las neurociencias y que el inconsciente puede ser una estructura o un sistema cerebral como tal, aún no lo sabemos”.