Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Inicio de sesión

2015 Universidad Cooperativa de Colombia rechaza el maltrato animal

Universidad Cooperativa de ColombiaSala de Conocimiento2015Universidad Cooperativa de Colombia rechaza el maltrato animal

Universidad Cooperativa de Colombia rechaza el maltrato animal

​​​​​​​Sala de Conocimiento

Universidad Cooperativa de Colombia rechaza el maltrato animal 

maltrato animal.jpg

En relación a los recientes casos de maltrato y tortura hacia los animales en algunos municipios del país, se hace necesario que la sociedad se detenga a pensar en los tipos de actos inhumanos que algunas personas realizan en contra de estos seres vivos, en la educación e inculcación de valores, así como en el actuar en pro del bienestar y protección integral de los animales, quienes además de brindar beneficios, impactan positivamente la vida de las personas.
 
“El maltrato animal es algo que debemos rechazar, primero porque nosotros somos los humanos, los seres pensantes y tenemos la responsabilidad de cuidar de ellos. Nosotros tenemos la forma pensante de tratarlos bien, y cuando hablamos de maltrato animal no solamente es un golpe, es también el no mantener su estatus de salud…”, dijo Diego Goyeneche Patiño, Médico Veterinario; PhD, docente Universidad Cooperativa de Colombia, sede Bucaramanga.
 
El maltrato animal preocupa y conmueve a la sociedad puesto que evidencia un comportamiento erróneo en las personas. Los animales tienen una importancia más allá de la utilidad que directamente pueden tener para los humanos, además no hay razón por la cual un animal deba sufrir.  
 
“A veces uno ve que los perros llegan demasiado enfermos, con enfermedades crónicas muy avanzadas que uno como médico se pregunta dónde estuvo el dueño de estos animales; entonces obviamente se rechaza el maltrato animal no solo hacia los golpes como lo sucedido en las corralejas; también es una labor no solo de los veterinarios sino de la sociedad en común; de autorregular eso mediante la educación, educar también a los dueños de animales y en general a la población, para que exista ética en cuanto a cómo tratar un animal, condiciones, espacio que necesita, vacunas, medicamentos, nutrición, etc…”, expresó Diego Goyeneche Patiño, Médico Veterinario; PhD, profesor Universidad Cooperativa de Colombia, sede Bucaramanga.
 
La fidelidad y el cariño que han demostrado muchos animales domésticos han permitido ganarse un lugar dentro de las familias, pues el contacto directo e interacción del animal con las personas contribuye a mejorar la calidad emocional, además de brindar acompañamiento. Por ello, el tema de esterilización también es importante ya que previene de cierta forma el maltrato u abandono de algunos animales. 
 
“La importancia de esterilizar y ejercer un control en la reproducción de los perros se basa en mantener la salud pública, al poder controlar la reproducción animal de caninos, al poder evitar que los perros en la calle sirvan de reservorio a enfermedades zoonóticas, estas enfermedades se transmiten de los animales domésticos a los humanos, generando una enfermedad e impacto en la salud pública. Tener por ejemplo perros en las calles; ya se ha demostrado que incrementa la posibilidad de que los humanos se puedan contagiar con leptospira, rabia, listeriosis, por ello es importante invitar a la ciudadanía que cuando se comprometan a tener un perro, no lo dejen abandonado, no lo saquen a la calle, es mejor darlo en adopción y si están esterilizados mejor”, afirmó Diego Goyeneche Patiño, Médico Veterinario; PhD, profesor Universidad Cooperativa de Colombia, sede Bucaramanga.
 
Los animales ofrecen multitud de beneficios al ser humano, estos son seres de compañía que satisfacen algunas necesidades esenciales en la sociedad, por ello el bienestar de los animales implica la necesidad de evitarles todo sufrimiento, asegurándoles calidad de vida y una muerte humanitaria. 
 
“En general crueldad es inhumanidad, ser cruel es un acto que va en contra de la naturaleza del hombre, por ello los hechos ocurridos en las corralejas han puesto a la sociedad a pensar si la crueldad en contra de los animales es por ellos o porque es una sociedad enferma, que posiblemente ha perdido sus valores, una sociedad sin familia, sin padres que oriente o enseñen a sus hijos; entonces hechos tan graves como los ocurridos nos hace pensar a todos sobre qué clase de personas están haciendo eso, quién los educó, a qué se dedican, y este es un acto que además una parte de la sociedad acepta por ser tradición cultural, según ellos, donde se sobrepone la tradición cultural a la barbarie”, expresó Avigdor Roberto Guerrero García, Médico Veterinario, docente Universidad Cooperativa de Colombia, sede Bucaramanga.
 
Desde la academia existe preocupación constante por la implementación de nuevos avances tecnológicos que permitan que las universidades y centros de estudios de las ciencias de la salud cuenten con alternativas pedagógicas en la enseñanza de la medicina veterinaria y zootecnia. Precisamente, la Universidad Cooperativa de Colombia es pionera en programas de investigación orientados a desarrollar métodos alternativos para la enseñanza. “Venimos trabajando varios años en cómo disminuir el maltrato y uso de animales en prácticas. Animales que no necesitan manipulación y reemplazarlos por medios efectivos de enseñanza que cumplan la competencia del estudiante, pero que además de eso sean de características bioéticas y de respeto con la sociedad y los mismos animales”, expresó Avigdor Roberto Guerrero García, Médico Veterinario, docente Universidad Cooperativa de Colombia, sede Bucaramanga.
 
Es un deber de las instituciones educativas la búsqueda de alternativas pedagógicas y de bienestar animal en los métodos de enseñanza. En la Universidad se trabaja, se enseña y desarrollan proyectos de investigación relacionados con objetos virtuales de aprendizaje, modelos anatómicos inanimados; precisamente en la actualidad en la Sede Bucaramanga, se adelantan proyectos sobre modelos anatómicos preservados que dan una duración de 10 y 12 años y disminuyen el número de animales y piezas anatómicas que se vayan a utilizar, así como la investigación y trabajos sobre biomodelos que son animales de laboratorio con un uso más eficiente y de más bioética, ello por el bienestar integral de los animales.