Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Inicio de sesión

2016 Brasil ao vivo!

Brasil ao vivo!

Mundo

​Brasil ao vivo!

sergiovargasala.jpg

Sergio Camilo Vargas Hernández
Comunicador social
Magister en Educación del Instituto Tecnológico de Monterrey (México) 
Docente en la Universidad en el área de investigación
comunicación para el desarrollo y ciudadanía



“Perder tempo em aprender coisas que não interessam, priva-nos de descobrir coisas interesantes” / “Perder el tiempo en aprender cosas que no nos interesan, nos priva de descubrir cosas interesantes” Carlos Drummond de Andrade.

El semestre anterior tuve la oportunidad de visitar Brasil, un lugar soñado para muchos en el mundo, un viaje para aprender el idioma y reconocer la cultura de este país que me sorprendió por su parecido a nuestras costumbres, aún más por sus luchas sociales por recuperar su historia, su comida y, sobre todo, su gente.

Este país me cautivó más allá de lo imaginado, en esencia, porque lo imaginamos como el centro suramericano del turismo y lo reconocemos como potencia luego de que allí se realizarán los Juegos Olímpicos y el Mundial de Fútbol, dos de los eventos de mayor cubrimiento mediático en el mundo.

Sin embargo, vivir allí va mucho más allá de esto, significa comprender la historia de la colonización más allá de España que es la que tradicionalmente conocemos. Esta cultura Brasilera fue permeada por los portugueses, holandeses, alemanes y africanos, lo que significa que hay un sinnúmero de culturas que hacen parte de la historia de este país. Por ello, vivir allí es conocer el arte de la danza, de la capoeira, la buena comida y, sobre todo, de la gente buena.

Brasil1.jpg

Si señores, en Brasil  hay un incalculable número de personas dispuestas a atender al foráneo de la mejor manera, no solo juegan fútbol que, entre otras, lo hay de mil versiones, también tienen esa calidez de la que nos ufanamos los colombianos, y que a veces allí se intensifica. Igualmente, son tan alegres como nosotros, pues celebran cada momento de alegría con gozo y gran satisfacción.
Yo estuve en Salvador – Bahía, uno de los centros históricos de Brasil, su primera capital por demás, hace falta visitar Pelourinho o Farol Da Barra o la Iglesia de Bonfim, para saber que allí hay algo más que fútbol y carnavales, allí hay vida afrodescendiente, hay mujeres luchando a través del arte de la Capoeira y Universidades Públicas como la UFBA o la Universidad de Reconcavo, renombrando su historia.

Un país con más del doble de habitantes que Colombia me brindó la oportunidad adicional de disfrutar del Capoeira, un deporte que emergió de la historia de la comunidad afro que luchaba en medio de una colonización europea y que aún se mantiene vigente para luchar contra la exclusión y la pobreza, que son problemáticas de vulnerabilidad que subsisten en un país que sufre, como todos los latinoamericanos, de altas demandas sociales.

Visitar Brasil por un semestre fue y será una experiencia que vale la pena vivir, definitivamente allí tienen mucho por enseñar y mucho más para vivir, en especial por nuestra territorialidad, pero sobre todo porque hay una cultura suramericana que tenemos que replicar.