Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Inicio de sesión

2016 Cazando talentos y sembrando sueños

Cazando talentos y sembrando sueños

​​Pasajero Sorprendente / Sede Bucaramanga​​​​

Cazando talento​​s, sembrando sueños

12803161_596901780459347_2252300374828982489_n.jpg

Ser colombiano es sinónimo de ser solidario, y aunque se diga que los santandereanos somos envidiosos, existen personas como Pablo Andrés Galván Bonilla y Emanuel Galván Bonilla, estudiantes de Licenciatura en Educación Física, Recreación y Deporte de la sede Bucaramanga, que demuestran lo contrario y para quienes ser hermanos y ser santandereanos implica vivir fraternalmente y siempre atentos a las necesidades de los demás.

Emanuel y Pablo se hicieron acreedores en diciembre del año pasado del tercer lugar del Premio Rymel Serrano en la categoría “Jóvenes con ideas de negocio solidario y asociativo”, gracias al trabajo que vienen desarrollando con su Fundación Cazatalentos, la cual busca incentivar a jóvenes de Ruitoque Alto, Acapulco y Guatiguará, a seguir sus sueños a través del deporte.

Estos hermanos son colombianos ejemplares, tienen vocación de servicio y trabajan a diario por los niños y jóvenes de sectores vulnerables, los impulsan a soñar y a creer en ellos mismos. “El objetivo principal de nosotros es ocupar el tiempo libre de esos niños para que no se desvíen en las drogas, en todos los cambios sociales que tiene actualmente esta sociedad. A futuro queremos no solamente llevar a los muchachos a ocupar su tiempo libre sino que puedan cambiar su forma de vida, ósea su manera de ver la vida y que tengan más oportunidades”. Afirmó Emanuel Galván Bonilla.

La labor de nuestros Pasajeros Soprendentes inició en la Mesa de Ruitoque, lugar en el que lastimosamente muchos jóvenes se veían involucrados en la droga y donde las posibilidades de un futuro prometedor eran casi nulas. Preocupados por la situación que vivían estos jóvenes, estos hermanos deciden emprender una labor titánica e inician con adecuar la cancha, la cual era usada para el expendio y consumo de droga, con la adecuación de la cancha y la motivación que los hermanos Galván Bonilla daban a los jóvenes del sector, poco a poco se empezó a formar un grupo de jóvenes talentosos, que encontraron en el deporte un motivo para soñar en grande.  “Recuerdo decirle a mi hermano Emanuel Galván: ‘Hay una gran necesidad y debemos ocupar el tiempo libre de los jóvenes en la Mesa de Ruitoque, hermano necesitamos hacer algo’, y pues gracias al trabajo realizado, al día de hoy ya tenemos chicos que se han alejado de las drogas, llegan con lágrimas en los ojos a decirnos que quieren ser alguien en la vida y ayudar a sus familias. Es gratificante ver a padres de familia satisfechos y felices con los cambios en sus hijos”. Expresó Pablo Andrés Galván Bonilla.

Aunque no ha sido nada fácil emprender esta labor debido a la falta de recursos y al poco apoyo recibido por entidades externas, los hermanos Galván Bonilla no han dado el brazo a torcer, el deporte ha sido su herramienta de inclusión social y hoy por hoy son muchos los frutos cosechados. En la actualidad cuentan con un grupo de 150 jóvenes que practican el futbol, el patinaje y la natación, resaltan que una de las jóvenes que pertenece a la fundación se encuentra en la Selección Colombia de Patinaje, que han realizado viajes por el país con muchos de estos jóvenes, y que este año gracias a un convenio van a poder viajar a Sevilla, España con un grupo de jóvenes deportistas de la Fundación. “Quisiéramos que las empresas crean en este proyecto pero desgraciadamente  es un proyecto al que pocas personas se han unido, pero lo poquito que nos han dado y la colaboración que hemos recibido no sólo en dinero sino en aportes como elementos deportivos y actividades, han fortalecido este proyecto. Hemos llevado chicos a probar a argentina, los hemos llevado a otro nivel”. Puntualizó Pablo Andrés Galván Bonilla.

Para la sede Bucaramanga es gratificante contar con estudiantes que le ponen el alma a su profesión y que a través de ella benefician a la Comunidad. La labor de estos jóvenes nos invita a salir de nuestra propia comodidad, a trabajar y luchar por el bienestar del otro, a creer en el otro y ser solidarios.