Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Inicio de sesión

2016 El "Brexit" o los costos del liderazgo personalista y una poblacion desinformada

Universidad Cooperativa de ColombiaSala de Conocimiento2016El "Brexit" o los costos del liderazgo personalista y una poblacion desinformada

El "Brexit" o los costos del liderazgo personalista y una poblacion desinformada

​​​Cepeg

El "Brexit" o los costos del liderazgo personalista y una poblacion desinformada​​​​

Edgar Vieira Posada (1) - copia.jpglogo_cepeg(FINAL)(CURVAS)-01.jpg
​Edgar Vieira Posada
Director Centro de Pensamiento Global
CEPEG 
Universidad Cooperativa de Colombia​
El Centro de Pensamiento Global – CEPEG  tiene por objetivo facilitar la inserción de docentes y estudiantes  en las dinámicas de un mundo en p​​roceso de globalización.


Un aspecto fundamental de lo sucedido en el Reino Unido es hasta dónde se justificaba consultar las decisiones de gobierno a poblaciones generalmente desinformadas. Si los gobiernos han sido elegidos democráticamente, tienen la responsabilidad de gobernar de acuerdo al marco institucional y programa de gobierno acordado y no exponer al país a graves consecuencias económicas y políticas por conservar liderazgos personalistas. 

Una contradicción del mundo globalizado ha sido que disponer de mayor facilidad de acceso a la información no se ha traducido en más y mejor conocimiento, pues abundancia no implica validez y pertinencia, y se presta para la incorporación de información superficial, incompleta, que induce al error. Adicionalmente, las poblaciones solo consideran aspectos prácticos que pueden incidir en su vida diaria y no el reflexionar sobre políticas de estado.

reino-unido-6-638.jpg
    Imagen tomada de: ​​​http://bit.ly/29K99sx​

En el caso del “Brexit”, lo más mortificante ha sido saber que una parte de la población votó por la salida de la Unión Europea, dizque para equilibrar el resultado con los que votasen por permanecer, pero que en el fondo no les interesaba que se produjera el retiro. Y ahora se muestran sorprendidos de los primeros resultados y de las advertencias sobre las consecuencias de su voto: que su primer ministro se retira, la crisis política de sus partidos, la caída de la libra esterlina, las amenazas de desmembramiento del Reino Unido, que la mayoría de su juventud de pensamiento globalizado deseaba permanecer en la Unión Europea, la posible salida de grupos financieros importantes del país, las mayores dificultades para exportar luego de haber contado con un mercado europeo totalmente abiertos a sus producciones……… 

Pero en el momento de votar por la salida, la gran mayoría de los británicos solo pensó en el problema de la inmigración ante el libre ingreso de ciudadanos de otros países europeos y les motivó el mensaje nacionalista de recuperar la soberanía y de volver a gobernarse por sí mismos. (Un poco como el mensaje de Trump: volver a recuperar la grandeza de los Estados Unidos!). Insistimos en que este es el peligro del retorno de nacionalismos extremistas en circunstancias en que las poblaciones consultadas no tienen conocimiento suficiente y adecuado para adoptar una decisión.

En este contexto, David Cameron jugó con fuego y se quemó e interrumpió una carrera política que venía siendo brillante. Pero lo más grave es a lo que dejó expuesto a su país, porque la grandeza que dizque piensan recuperar, puede terminar en el fraccionamiento del Reino Unido, que debemos recordar, está integrado por Inglaterra, Gales, Escocia e Irlanda del Norte. Y en Escocia y en Irlanda del Norte se votó mayoritariamente por permanecer en la Unión Europea. En Escocia pueden hacer también un referendo que produzca su salida del Reino Unido. Y en Irlanda del Norte es peor la situación, pues es un territorio que pertenece físicamente a Irlanda y que apenas recientemente recuperó la paz después de una lucha sangrienta entre protestantes partidarios de pertenecer al Reino Unido y de católicos (representados por el IRA) interesados en unirse a Irlanda y este enfrentamiento podría reproducirse.

Frente a Europa, no hay que olvidar que el Reino Unido históricamente ha tenido problemas con el continente del cual prefería marcar distancia y que en la Unión Europea en particular, nunca se incorporó al euro, no participó del tratado de Shengen y fue de los socios más difíciles exigiendo siempre condiciones especiales para su participación en el proceso de integración. Era un socio importante, pero incómodo y difícil de manejar. Ahora tendrá que renegociar sus relaciones económicas con la Unión Europea (y con el mundo incluida Colombia), y corre el riesgo de que buena parte del sector financiero que destacaba mundialmente a la City londinense, retire sus oficinas y se pasen a operar en suelo del continente europeo. Son muchos los próximos desarrollos de los que habrá que estar pendientes.