Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Inicio de sesión

2016 La constitución económica de 1991

La constitución económica de 1991

​Derecho

La constitución económica de 1991

Foto Freya.jpeg

Freya Mery Mosquera
Docente Tiempo Completo
Abogada
Magister en Derecho con Énfasis en Tributación




En los siglos XVIII y XIX, las disposiciones de origen constitucional reguladoras de la economía eran más bien incipientes. La escasa regulación obedecía a la prevención contra el exceso de la época mercantilista y la concepción liberal de la separación entre, el Estado y la sociedad. (1)

Las constituciones aunque no regulaban un modelo económico, si establecían la opción por las libertades económicas, eran un sistema donde se aplicaba el libre juego de las reglas del mercado, garantizando de esta forma la no intervención del Estado (2). Aun así el Estado intervenía en el proceso productivo, a través del sistema normativo, se motivaba en la necesidad de afrontar las nuevas realidades del siglo XIX: revolución industrial, el naturalismo político y económico.

De frente al abstencionismo y a las limitaciones de las funciones del Estado, se imponía un nuevo intervencionismo con el propósito de ayudar a la consolidación del capitalismo, a través de la construcción de infra-estructura,  del proteccionismo  aduanero y fiscal, la creación de servicios educativos y asistenciales y el fomento del industrialismo.(3)  No obstante el modelo se mantuvo sin grandes cambios hasta el siglo XX, en el que las guerras mundiales y la depresión dan lugar a los cambios introducidos contenidos  constitucionales.

Posterior a la Primera Guerra Mundial surgen los fundamentos en el que descansa el actual constitucionalismo distinguiéndose porque el orden económico y social se convierte en parte importante de los ordenamientos. (4)

La Constitución Alemana de 1919, recoge los valores institucionales, que constituyen el principal ingrediente del constitucionalismo económico democrático; nacionalización y socialización de las empresas, racionalización y planificación de la producción, reconocimiento de la función social de la propiedad y derecho a la vida digna, constitucionalización de los sindicatos y de las organizaciones patronales. (5)

La “Constitución Económica”, como concepto jurídico, es una institución que nace con la promulgación de la Constitución de Weimar, la cual junto a la Constitución Mexicana de 1917, inician la tradición de incorporar, a la carta fundamental, la llamada cláusula del Estado Social.

Los planteamientos teóricos de VON STEIN y GERMAN SÉLLER, encontraron sus primeros respaldos en estas constituciones, quienes recogiendo el debate europeo acerca del Estado de derecho o Dictadura totalitaria, identifican como salida jurídico-institucional el Estado Social de Derecho.

Luego de la segunda Guerra Mundial los países democráticos inician la reconstrucción con ordenamientos constitucionales que consagran el constitucionalismo económico: el Estado Social Democrático y de Derecho. El concepto encontró sus primeros respaldos y se extendería en las principales constituciones europeas a saber: la Ley Fundamental de la República Federal de Alemania de 1949, Constitución I de la República Italiana de 1947, Constitución Francesa de 1946 y 1958, Constitución Portuguesa de 1976, Constitución Española de 1978. Lo propio sucedió en América Latina a partir de 1980.

El Estado social de Derecho denominado también como “Estado de Bienestar”, Estado Social Demócrata, o “Wellfare State”, significo un desplazamiento del Estado liberal manchester iano a un nuevo Estado, en el cual se adapta el Estado tradicional a las condiciones sociales y de desarrollo de la modernidad. (6)

constitución.png

Los elementos que constituyen la esencia del Estado Social surgen de la necesidad de adoptar por parte de los estados modernos, políticas sociales que beneficiaran a los más desfavorecidos y la posibilidad de intervenir en el direccionamiento de la economía, sin perjuicio de las iniciativas privadas; el Estado promueve el cambio de la estructura económica siempre y cuando se dirija al desarrollo social.

Es precisamente por su carácter social que al Estado compete la dirección y regulación del proceso económico, lo que le impone una función de intervención y tutela económica, este protagonismo estatal según lo expone el doctrinaste español Ángel Ganorrera, no es más que “el reflejo de esa convicción típica del Estado social según la cual la economía ya no es un sistema espontáneo, perfecto y autor regulado, sino que necesita constante tutela del Estado regulador”. (7) 

Entre las consecuencias que se derivan de un estado social, se resalta la existencia de una regulación constitucional del proceso económico y del estatuto de sus principales protagonistas; contenido que hoy constituye uno de los núcleos esenciales de la Constitución Económica. Con este término, BECKERATH, quiso referirse al “conjunto de disposiciones que regulaban el régimen de la propiedad, del contrato y del trabajo, de la forma y extensión de la intervención del Estado, así como de la organización y técnica de la producción y distribución”. (8) Constitución esta que sería el oriente y basamento del ordenamiento jurídico, se ocupa de establecer los principios básicos dentro del cual el Estado podrá intervenir en el orden económico; son los estos principios los que integran la Constitución Económica. 

El doctrinante español García Pelayo  al referirse al concepto de Constitución Económica manifiesta que dicha expresión comprende “Las normas básicas destinadas a proporcionar el marco jurídico fundamental para la estructura y funcionamiento de la actividad económica”. (9)

Esta noción debe ajustarse, porque la Constitución Económica” no siempre tendrá reflejo en las normas jurídicas que la conforman. Lo importante es saber que el sistema jurídico de la economía está integrado tanto por la constitución como el preámbulo y los valores y principios constitucionales. 

En Colombia no fue sino hasta el año de 1821, cuando la Constitución garantizó en sus artículos 177,178 y 179, el derecho a la propiedad privada, la libertad de trabajo, de industria y de comercio; así termina la herencia colonial y se imponen los principios de origen liberal (10).

La Constitución de 1830 preservo la regulación atinente a la propiedad privada y se resalta la exclusión de la pena de confiscación. 

En la constitución de 1832, se prohíbe la creación de gremios o corporaciones de arte u oficio que obstaculizaran la libertad de ingenio, enseñanza o industria. En la constitución de 1843 no se consagro la libertad de trabajo, industria y comercio.  En la constitución de 1853, 1858 y 1863, se regula la libertad de trabajo, de industria y comercio.  

En la constitución de 1886 los temas económico no tuvieron cabida porque consideraban que eran temas que se debían regular más desde la ley, aun cuando si se regló sobre la libertad de trabajo y la propiedad privada. La reforma de 1910 no se refirió a las relaciones entre el estado y la Economía, pero si se ocupó del reconocimiento de los monopolios como árbitro por mandatos de rentístico. 

En materia económica la Constitución de 1936, introdujo cambios fundamentales como la intervención del Estado en la empresa, la función social de la propiedad, la expropiación sin indemnización y protección al trabajador. Se adapta así Colombia a las corrientes filosóficas que atribuyen un papel protagónico al Estado en los procesos económicos. (11)

La reforma de 1945, facultó al Estado para intervenir por mandato de ley, significaba que la competencia para intervenir continuaba en cabeza del legislador. El gobierno en ejercicio de sus facultades reglamentaria desarrollaba los principios generales.

La reforma de 1968, consagro la libertad económica, bajo formas de libertad de empresa e iniciativa privada. Reforzó y actualizó la naturaleza de la intervención económica, sus objetivos, propósitos y alcances e incluyo el concepto de planeación. A su vez extendió su intervención a los servicios públicos y privados.

Las anteriores reformas constitucionales procuraban mantener y profundizar el equilibrio entre la propiedad privada y la libertad de empresa por un lado y por el otro entre la función de la propiedad y la intervención del Estado en la economía. (10)

Los criterios antes referidos se preservan en la constitución de 1991, destinando el título XII, (arts. 332 a 372) destinados a ordenar el régimen económico y de la Hacienda Pública a tratar los aspectos económicos esenciales, sin que ello implique que en otros apartes de las mismas no se traten las cuestiones fundamentales en materia económica. No obstante hay que tener sumo cuidado para su interpretación por que no se pueden aislar, de los principios rectores, de los valores consagrados en el preámbulo, ni de los llamados derechos de segunda generación.

La Constitución económica de nuestro país, consagra principios que rigen la actividad económica desarrollada por los individuos y el Estado, así como la prescripción de las libertades, el contenido y límite de los derechos, las responsabilidades que acarrea, los deberes las obligaciones que se tiene en la práctica de la actividad económica en cuestión y el grado de intervención de los poderes públicos dentro de la economía. (11)

La inclusión de preceptos económicos en las constituciones es el resultante del reclamo de los ciudadanos que piden no solo el reconocimiento político y social de sus derechos sino también el de sus derechos económicos. De allí que la Constitución Económica contengan los derechos que legitiman los sujetos económicos, el contenido y límites de los mismos y la responsabilidad que conlleva el ejercicio de la actividad económica. 

Las Constitución de Colombia, desde 1821 hasta 1868 y en especial la constitución de 1991, no fueron ajenas a estos reclamos y regularon varios aspectos de los mismos y se manifiestan en la consagración de otros principios. Principios estos que hoy día se reflejan en; la función social y ecológica de la propiedad, aseguramiento de la prestación de los servicios públicos, la libertad económica y la iniciativa privada respetando sus límites, las articulaciones de la policial sociales y económicas del Estado a través de los planes de desarrollo, el estímulo a la competitividad y la productividad, la protección al trabajo y las gravitas de la propiedad. Algunos se destacan por su reconocimiento constitucional como derechos fundamentales. 

Esta reflexiones nos llevan a manifestar que La Constitución Económica reguló con amplitud, la actividad económica y dentro de ella la actividad financiera pública, estructurando un bloque normativo. La evolución de nuestro derecho constitucional se presenta dentro de los avances jurídicos propios del siglo pasado en que los contenidos constitucionales pasaron de ser solo Constituciones Políticas a ser Constituciones Jurídicas a las que la realidad no le es ajena de ahí que reconozca la ordenación económica en el contenido constitucional. (12)

BIBLIOGRAFIA
  1. Alexis Julio Estrada. “Economía y ordenamiento constitucional, en  AAW  Teorías Jurídicas y Económicas del Estado, Iª ed, Bogota, Universidad Externado de Colombia. 2002, 
  2. Manuel Arango Reyes “Constitución y modelo económico” en homenaje a Carlos Lleras Restrepo Piedrahita, Simposio Internacional sobre Derechos del Estado, Bogotá. Universidad Externado de Colombia, 1993.
  3. M Bassol Coma, Constitución y sistema económico, Madrid, Tecno.
  4. Alexis Julio Estrada. “Economía y ordenamiento constitucional, en Teorías Jurídicas y Económicas del Estado, Iª ed, Bogota, Universidad Externado de Colombia. 2002, 
  5. Alexis Julio Estrada. “Economía y ordenamiento constitucional, en Teorías Jurídicas y Económicas del Estado, Iª ed, Bogota, Universidad Externado de Colombia. 2002, 
  6. Jesus Santiago Sanchez . “El derecho al medio ambiente como fenómeno limitante de la constitución de 1991”en AAW Teorías Jurídicas y Económicas del Estado, Iª ed, Bogota, Universidad Externado de Colombia. 2002, 
  7. Angel Garronera Morales, El Estado español como estado social y democrático de derecho,Madrid, Tecno.
  8. Fernando Segado, El sistema constitucional español, Madrid, Dykinson 1992.
  9. Manuel García Pelayo, Las transformaciones del Estado contemporáneo, Madrid. Alianza Universidad. Editorial alianza, Madrid 1994.
  10. Alexis Julio Estrada. “Economía y ordenamiento constitucional, en AAW Teorías Jurídicas y Económicas del Estado, Iª ed, Bogota, Universidad Externado de Colombia. 2002, 
  11. Alexis Julio Estrada. “Economía y ordenamiento constitucional, en AAW Teorías Jurídicas y Económicas del Estado, Iª ed, Bogota, Universidad Externado de Colombia. 2002, 
  12. Gabriel Muñoz Martinez, Juan Jose Zornoza Perez. “El sistema normativo del derecho tributario” en “La obligación Tributaria y sus fundamentos constitucionales” Julio Roberto Piza. Bogota, Universidad externado de Colombia 2015.