Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Inicio de sesión

2016 “Mi experiencia pedagógica y de vida con los peluditos"

Universidad Cooperativa de ColombiaSala de Conocimiento2016“Mi experiencia pedagógica y de vida con los peluditos"

“Mi experiencia pedagógica y de vida con los peluditos"

​​​​Experiencia pedagógica​

 “Mi experiencia pedagógica y de vida con los peluditos"

Patricia Pungo.jpg

Alrededor de varias tazas de buen café, su bebida preferida, la especialista Patricia Pungo pasó de la aparente calma y sosiego que se ve a primera vista, a la emotividad que le genera hablar sobre su trabajo con los estudiantes y sus amigos los peluditos.

Desde que tiene uso de razón ha estado acompañada de animales. A los tres años, Paty, como cariñosamente le dicen sus amigos, deseaba una hermanita para jugar con ella y juntas emprender las grandes aventuras que a esa edad cruzaban por su despierta imaginación. Sin embargo, recibió como regalo una vivaz gata negra y blanca llamada Chispa, que fue su primera mascota, con la que compartió hasta los 12 años. Su compañía le hizo olvidar la idea de tener una hermanita y tampoco tuvo la necesidad de recurrir a una amiga imaginaria.

Generaciones de mascotas

En su vida han estado presentes otros animales, como Cuky, una perra salchicha que llegó a su casa siendo cachorra, la cual fue adoptada por la gata Chispa y Kico, gato que a su vez fue acogido por Cuky; quienes son los miembros más relevantes de la primera generación de mascotas, que la acompañaron desde la escuela hasta graduarse como Licenciada en Español y Comunicación Audiovisual y luego de especialista en Gerencia de Instituciones Educativas de la Universidad Cooperativa de Colombia sede Pereira.

La siguiente generación está conformada por los perros Luna, Newton, Simona, Dakota, el Viejo y Sacha. Cada uno de ellos con su propia “perronalidad”, como afirma la profesora Patricia, situación que comprenden muy bien las personas que han tenido mascotas. Aunque tienen cosas comunes, cada uno de ellos actúa diferente, tiene una manera particular de tomar decisiones y enfrentar las situaciones que se le presentan. Esta generación además de brindarle compañía, estuvo ligada al deporte. 

Vocación y trabajo

Desde su etapa escolar hasta culminar el colegio, Patricia siempre pensó en estudiar Veterinaria, no pudo hacerlo porque no contaba con los recursos económicos suficientes para irse a otra ciudad, donde hubiera una universidad que ofreciera el programa. Luego ingresó a la Tecnología Industrial de la Universidad Tecnológica de Pereira, pero una oferta laboral le impidió continuar en este programa. Un amigo le hizo la transferencia a la Licenciatura en Español y Comunicación Audiovisual, que le abrió las puertas para ingresar a la docencia, algo que no estaba en sus planes, que sin embargo le ha traído grandes satisfacciones y desde el principio se sintió tan identificada con ésta profesión, que ejerce hace 24 años.

Con relación a su trabajo como profesora, destaca que los más importante no es el antes, ni el durante, sino el después; es decir cuando uno se encuentra con exalumnos que valoran el trabajo, que la recuerdan con cariño y agradecimiento, lo que significa que el esfuerzo realizado no fue en vano y que se aportó en la formación sobre todo de grandes seres humanos.

Ojitos lectores

El proyecto Ojitos lectores, coordinado por la pedagoga Patricia Pungo, fue una de las tres mejores experiencias reconocidas en la noche de la Excelencia del Ministerio de Educación Nacional en la categoría Plan Nacional de Lectura y Escritura, en la cual participaron más de 30 docentes y 22 establecimientos educativos de los departamentos de Santander, Antioquia, Atlántico, Valle del Cauca, Cundinamarca, Bolívar, Risaralda, Caldas, Putumayo, Casanare, Boyacá, Chocó, Quindío, Huila, Nariño y Tolima.
En la institución Educativa Juan Manuel González del municipio de Dosquebradas, donde actualmente trabaja, Patricia pudo articular su propuesta de lectura y escritura con los animales en el proyecto Ojitos lectores.

Inicialmente, Paty empezó a trabajar al interior del colegio varias campañas de sensibilización con los estudiantes, las cuales se enfocaban según la situación climática que se estuviera viviendo; por ejemplo, en época de calor, la campaña iba dirigida a la manera de hidratar a los animales, sobre todo a los callejeros, a fin de preservar su salud y su vida. Este trabajo se hizo también en otras instituciones educativas del municipio.

En la siguiente etapa, realizó el concurso de cuento entre los estudiantes de los colegios de Dosquebradas sobre los perros trabajadores, con el objetivo de crear conciencia para darles un buen trato, buena alimentación y cuidados; independientemente de que sean perros sin entrenamiento, pero que hacen tareas de vigilancia; o altamente entrenados, como los rescatistas.
La campaña se ha ido cualificando y actualmente cuenta con recursos didácticos, como la “Mascota viajera”, en la cual los personajes centrales son Mocho, Martina, Juana, Pepa y Niña, animales que hacen parte de la historia del colegio Juan Manuel González. El equipo para la campaña está integrado por algunos estudiantes y un veterinario, quienes hacen un trabajo de sensibilización con los niños y jóvenes de las diferentes instituciones para evitar el maltrato animal, que haya una buena tenencia y que en lugar de comprarlos, más bien los adopten.

Otro componente importante de la campaña, consiste en que los estudiantes escriben cartas sobre su relación con los animales, mediante la cual se estimula la competencia escrita. El resultado ha sobrepasado la meta inicial de 30 cartas por institución, hasta recibir 350 de la mayoría de los colegios visitados. 

"La idea con esta propuesta es fortalecer los espacios de lectura y escritura a partir de las vivencias de los niños con sus mascotas en las diferentes instituciones y entidades públicas y privadas de la región", afirmó la docente Patricia Pungo, quien además aseguró que esto genera beneficios para los niños tales como: “Aumenta su habilidad de escuchar, desarrolla su sentido crítico, aumenta la variedad de experiencias, mejora sus relaciones con los animales y los humanos, crea alternativas de diversión y placer, los motiva a querer leer e investigar y aprender valores comunes”.