Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Inicio de sesión

2016 Seminario - taller regional Rizoma

Seminario - taller regional Rizoma

Seminario - taller regional Rizoma: formulación de Rúbrica Institucional Universidad Cooperativa de Colombia

foto.png


Claudia Espinal Correa
Líder Funcional Rizoma
Candidato a magister en Innovacion Tecnologica - U.P.B





Siendo uno de los núcleos de la estrategia Rizoma Explora: Aprende, centrado en la contribución a la formación profesoral en aras de la apropiación de nuestro modelo educativo con enfoque de Competencias, el Seminario Rizoma: Rúbrica Institucional, Bogotá 21-22-23 de marzo, quiere dar cuenta de esta temática dando respuesta a la necesidad implícita en la interacción de las comunidades virtuales desarrolladas  durante el Taller virtual versión uno: “Diseño programa de curso por competencias”, llevado a cabo en junio 2016 para nuestros profesores, y donde el tema de la evaluación por competencias fue constante, específicamente en rúbricas. 

Pero, ¿cuál es la importancia de la rúbrica, es más, ¿Qué es la rúbrica? Cualquier modelo educativo debe definir su forma de valorar el aprendizaje, asunto donde deja ver su enfoque y análisis sobre la forma de aprender y de enseñar en el aula. En el modelo por competencias, efectivamente la rúbrica se convierte en una herramienta que ayuda a valor no solo la competencia lograda, actuando como regulador del aprendizaje en tanto y en cuanto: “La evaluación de competencias, por sus propias características e implicaciones, constituye una de las tareas más importantes en los procesos educativos universitarios, especialmente por su propia utilidad formativa y sus consecuencias socio profesionales” (García-Sanz, 2014). De allí que dotar a nuestros profesores y líderes académicos de la conceptualización, y diseño de un modelo de rúbrica institucional se convierte en una tarea de primer orden por sus implicaciones descritas.

El diseño de una rúbrica pone de presente saber no solo en que se requiere competencia en el Saber, en el Ser y en el Hacer sino, en como evaluar de tal forma que estos tres componentes de la competencia estén insertos en la evaluación misma, siendo ello uno de los desafíos en relación a la educación meramente de trasmisión, cuyo acento fundamental está en el dominio conceptual de una disciplina en particular. En suma, gozar de una evaluación que no mide un fin sino un proceso, que no termina con una prueba, sino que ello hacer parte de su continuidad hacia el logro, que permite que el estudiante sepa de antemano que se espera de él para que sea competente en un área de su disciplina. Como comenta Maria Paz citando a Castro  “la evaluación de competencias se puede definir como un procedimiento en el que se requiere que el estudiante complete tareas o procesos en los que se demuestre su habilidad para aplicar conocimiento y destrezas o aplicar conocimientos en situaciones simuladas similares a la vida real”. (Castro, 2010).En tal sentido la rúbrica se convierte en un medio apropiado para su medición. 

e-card_encuentro_rizoma(900x630px)(EDITABLE).png

La rúbrica y su aparición data de 1912 en manos de Ernest C Noyes quien en aras de eliminar la subjetividad en la valoración de textos escritos elaboró “scale for the measurement of Quality in Englis composition by Yuong Peaople”, avance que permitió su uso en diversos centros de educación. Fundamentalmente se puede definir la rúbrica como la definición consensuada de criterios de calidad que competen al desarrollo de una competencia (lo que da pie a eliminar la subjetividad), teniendo en cuenta los niveles en que llegará a ser competente, estos niveles describen no solo aspectos cuantitativos sino cualitativos: obtener información en contexto, para saber qué hacer, cuando y como, es decir, una evaluación que problematice el saber, que lo movilice, que lo dinamice. Para su elaboración se tiene en cuenta descriptores e indicadores que justamente dan cuenta del nivel de logro de la competencia del estudiante. Estos niveles, en nuestro caso estarán relacionados con la taxonomía SOLO: Structure of Observed Learning Outcomes, propuesto por J. Biggs, basado en logro ascendente de la competencia propuesta, siendo así que dichos niveles son:
  1. Preestructural: la respuesta en el dominio de una competencia está centrada en aspectos no relevantes del aprendizaje.
  2. Uniestructural: la respuesta en el dominio de una competencia está centrada en aspectos informativos ofrecidos por una fuente, no hay un nivel de cuestionamiento.
  3. Multiestructural:  la respuesta en el dominio de una competencia está centrada en aspectos extraídos de diferentes fuentes de información, con un nivel de organización pertinente pero no se establece relación entre ellos, el análisis es por separado de cada información coleccionada de las fuentes.
  4. Relacional: la respuesta en el dominio de una competencia está centrada en aspectos de análisis. Allí la información de las fuentes es solo una herramienta para discernir, relacionar y concluir.
  5. Abstracto: la respuesta en el dominio de una competencia está centrada en aspectos que hacen referencia a la comprension en profundo de principios fundamentales de cómo operan los problemas en las disciplinas. El análisis es de tipo complejo. (Biggs, 1982).

En suma, la rúbrica como instrumento es la manifestación de como podemos apliacar la evaluación, entre otras, de nuestro modelo educativo por competencias,  una herramienta que se objetiva en un documento que deberá tener implícito los criterios de calidad que se deben lograr para ser competente, en directa relación con los niveles progresivos de aprendizaje descritos, una forma de valoración del logro, sus niveles y que se espera en cada nivel. 

Como se puede apreciar, hemos apuntado a contribuir al dominio de nuestro modelo en el ámbito de la evaluación con el presente Seminario Regional.
                                                                                                                                                                                                                  Bibliografía:

1-Biggs, J. a. (1982). Evaluation the Quality of Learning the SOLO Taxonomy. New York: Academic Press.
2-Castro, M. (2010). ¿Qué sabemos de la medida de las competencias?.Carateristicas y problemas psicométricos en la evaluación de competencias. Bordón.Revista pedagógica, 109-123.
3-García-Sanz, M. (2014). La evaluación de comptencias en Educación Superior mediante rúbricas:un caso práctico. Revista electrónica Interuniversitaria de Formación del Profesorado, 87-106.