Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Inicio de sesión

2016 Una aventura en Damietta, Egipto

Una aventura en Damietta, Egipto

Pasajero Sorprendente​

Una aventura en Damietta, Egipto

Durante seis semanas, Melisabel González, Coordinadora de Internacionalización de la sede Bogotá estuvo realizando un voluntariado internacional como asistente de inglés en la ciudad de Damietta, en Egipto.

"Llegar a un país con costumbres tan diferentes propias de la religión del Islam, significó un reto muy grande, pues tenía ciertos temores que se adquieren al ver noticias y leer la situación política. Sin embargo, después de convivir con mujeres y hombres de este país, cambié muchos paradigmas y aprendí a ver cosas hermosas de su cultura y su religión", destaca Melisabel.

En su trabajo como asistente de idiomas conoció a estudiantes con diferentes percepciones del mundo y aspiraciones. Le llamó la atención que los jóvenes consideran que el futuro es sombrío después de la Primavera Árabe (2010-2013),  a pesar de haber sido considerado como un acontecimiento positivo para el país por parte de los medios en occidente, tuvo un impacto negativo con graves repercusiones políticas y económicas. Nuestra coordinadora afirma, que contrario a los que muchos piensan:  "Los jóvenes de esta región son en general apáticos por los temas políticos, prefieren no participar en organizaciones de la sociedad civil y consideran que el sistema educativo en su país es deficiente". 

"Varias cosas me llamaron la atención en Damietta, en primer lugar es una ciudad donde no es común la presencia de extranjeros, así que las personas nos pedían selfies y nos abordaban en la calle para hacernos preguntas. Las mujeres no suelen reír a carcajadas, así que cuando lo hacía, recibía mirabas reprobatorias o de incomodidad de las personas que estaban conmigo. Sin embargo, las personas en Egipto tomaban nuestros problemas como propios y estaban siempre dispuestos a ayudarnos, así existiera una gran barrera del idioma".


Esta experiencia de voluntariado internacional con AIESEC, le permitió no solamente conocer personas de este país, sino que compartió con estudiantes de la India, Bolivia, Brasil, México y Sudáfrica.

Melisabel considera que las experiencias de movilidad internacional siempre son valiosas para el desarrollo profesional y personal de todas las personas. No solo un voluntariado o intercambio son útiles como logros para la hoja de vida, sino que obligan a los seres humanos a salir de su zona de confort y ponerse en los zapatos de los otros, entender cómo se hacen las cosas o respetar culturas y personas que difieren en pensamiento, religión y raza.

Por esta razón, la Universidad, a través de su convenio con AIESEC, que se firmó a inicios de este año, busca que los estudiantes puedan realizar pasantías y voluntariados en el exterior en donde puedan desempeñarse en áreas relacionadas con sus estudios profesionales, al tiempo que desarrollas habilidades de liderazgo, flexibilidad, adaptación al cambio y fortalecen su red de contactos internacionales.

Para la comunidad estudiantil que desea realizar estas prácticas internacionales en cualquiera de los 126 países en los que se encuentra presente AISEC, será validado por la Universidad como requisito de grado. Para conocer más sobre esta organización sin ánimo de lucro, navegue en su portal web.